<
>

El Celta de Berizzo venció 1-0 al Almería y pasó a octavos

Un solitario gol del internacional danés Daniel Wass le dio la victoria al equipo de Berizzo EFE

VIGO (EFE) -- El Celta de Vigo rubricó este jueves su pase a los octavos de final de la Copa del Rey después de superar de nuevo al Almería, en un partido sin demasiada historia que se decidió con un solitario gol del internacional danés Daniel Wass en la recta final del primer tiempo.

El 1-3 de la ida en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo dejaba poco lugar a la sorpresa en Balaídos, de ahí que el técnico celeste, Eduardo Toto Berizzo, alinease un once plagado de suplentes, con sólo cuatro de sus habituales titulares en el once -Jonny, Cabral, Wass y Tucu Hernández-.

Conscientes de las escasas opciones de culminar la remontada, y con su equipo en una delicada situación en la liga Adelante, el entrenador del Almería, Joan Carrillo, también reservó a varios jugadores para el partido del fin de semana contra el Oviedo.

El Celta fue fiel a su estilo y no especuló, pero apenas generó peligro en el primer tiempo. Sólo con un cabezazo de Cabral, sobrepasado el primer cuarto de hora, y con un remate demasiado flojo de Drazic inquietó a Julián Cuesta antes de que Wass, de libre directo, pusiese el 1-0 con un lanzamiento de falta al filo del descanso.

Diez minutos antes había tenido el Almería una clarísima oportunidad para adelantarse pero Cristian Herrera, demasiado forzado, remató desviado un centro de Antonio Marín que se había comido Rubén Blanco.

En el arranque del segundo tiempo, y después de una pérdida de balón del joven Drazic en el centro del campo, el exfutbolista del Elche volvió a disfrutar de otra clara ocasión para darle algo de emoción a la eliminatoria pero su disparo cruzado se estrelló en la red lateral.

Acto seguido, Berizzo movió ficha y metió en el campo a su compatriota Augusto Fernández, al que los aficionados que se acercaron a Balaídos le cantaron "Augusto, quédate, Augusto quédate", ya que los rumores sobre un inminente traspaso al Atlético de Madrid han cobrado fuerza en las últimas horas.

Con el paso de los minutos el ritmo del choque todavía decreció aún más y sólo el Almería a falta de ocho minutos dispuso de una buena ocasión que desbarató Rubén Blanco con una gran estirada.