<
>

El nuevo estadio del Barcelona no tiene fecha para iniciar obras

play
Así será el nuevo Camp Nou donde jugará Messi (1:20)

Las nuevas obras comenzaron en el 2018 y se estima que estarán terminadas en el año 2021. (1:20)

BARCELONA -- El ‘Nou Camp Nou’, el nuevo estadio, remodelado, del FC Barcelona, sigue acumulando retrasos. No ya en su fecha de inauguración sino, lo que es peor, en lo que al inicio de las obras se refiere, que ahora se estiman comenzar en junio... de 2019. A día de hoy, refiriéndose a todo el plan del club, solamente se trabaja en la construcción del Estadi Johan Cruyff pero ni el derribo del Palau Blaugrana y la pista de hielo ni el comienzo de las obras de remodelación del Camp Nou tienen fecha concretada. El Espai Barça, así, sigue frenado y sin fecha.

En abril de 2014 se dictaminó julio de 2017 como el momento en que todo daría inicio. Llegados a abril de 2018 el Barcelona ha reprogramado todo el plan y estima que en junio de 2019 se iniciará la gran obra en el estadio, con lo que la fecha de inauguración, prevista inicialmente para el verano de 2021, no podrá ser una realidad, al menos, hasta 2023. Siempre que no se produzcan nuevos inconvenientes.

Ocurre, oficialmente, que los permisos procedentes del Ayuntamiento acumulan retrasos por diferencias de criterio entre los diferentes grupos políticos y ahí acude al plano, de manera tan disimulada como sospechosa, el desencuentro existente por la situación política de Cataluña. El Barcelona, la directiva de Josep Maria Bartomeu, intenta por todos los medios mantenerse al margen de la tormenta pero las tensiones le afectan por el freno que supone en la aprobación de los permisos pertinentes con diversas trabas burocráticas que provocan pesar y preocupación en la entidad.

Por si fuera poco, organizaciones vecinales se muestran contrarias al plan general del Barça, estimando innegociables las recalificaciones para edificar un hotel de grandes dimensiones y la construcción de dos edificios de oficinas, además de entender “insuficiente” el aumento de zonas verdes proyectadas y la prometida eliminación de barreras para los habitantes del barrio. El Ayuntamiento intenta mediar entre el club y esas organizaciones vecinales que se oponen a las obras del Espai Barça.

El costo de las obras, estimado en algo más de 600 millones de euros inicialmente, debería ser costeado en un tercio, o más de acuerdo a los últimos cálculos del club, por un sponsor que diera nombre al estadio, pero las negociaciones en este aspecto tampoco han avanzado como se esperaba. Hasta el momento se han ido logrando buenos acuerdos de patrocinio, pero el mayor esperado sigue sin aparecer. Porque, se afirma, sin obra no hay patrocinador y sin patrocinador no hay obra. Como un pez que se mordiera la cola.

Por ahora, y al margen del estadio que se está construyendo y en el que jugará el Barça B y el equipo femenino, el Camp Nou llevará a cabo al final de esta temporada una pequeña obra presupuestada en 10 millones que servirá para mejorar la red eléctrica del estadio y que ampliará un túnel de acceso. Ello provocará que el anunciado partido amistoso que debían disputar Cataluña y Argentina en junio no pueda celebrarse en el recinto. Lo que provocará probablemente la cancelación del mismo.