<
>

Cartas desde Barcelona: De Ligt sigue siendo el sucesor de Piqué

play
¿Cristiano Ronaldo lo convenció a De Ligt para ir a Juventus? (0:40)

El defensor holandés reveló que habló con CR7 en el encuentro entre Holanda y Portugal (0:40)

OPINIÓN: Cartas desde Barcelona

BARCELONA -- Matthijs de Ligt le dio esquinazo al Barcelona proclamando que el Calcio es el paraíso para un defensor pero, en paralelo, Mino Raiola incluyó en su contrato con la Juventus una cláusula de escapada por la que a partir de su tercera temporada de permanencia en Turín podrá abandonar el club bianconero por 150 millones de euros, una cifra que puede considerarse sideral… Pero que está estudiada al milímetro por el representante y que tiene al Barça como espectador de lujo.

El central holandés tiene en su mano, y en su rendimiento, un futuro abierto en el Camp Nou con el indudable beneficio que ello le representará a su agente, quien se embolsó una comisión cifrada en 10 millones de euros y que aspira a repetir en 2022.

Porque entonces termina el contrato en el Barça de Gerard Piqué, quien tendrá 35 años y que, sin conocerse a estas alturas si estará en disposición de seguir en el club, sí puede aventurarse entrará en la recta final de su carrera.

De Ligt está llamado a liderar de inmediato la zaga de la Juventus pero la puerta del Barcelona para él no está, para nada, cerrada. De hecho el propio Raiola ha reconocido que el equipo azulgrana era el destino ideal para su perla más preciada, advirtiendo la conveniencia de que su llegada al Camp Nou se retrasara unos años, atendiendo a que solo tiene 19 y que su crecimiento aún no ha tocado techo.

El club azulgrana considera que el central holandés está llamado a convertirse en futbolista de referencia mundial en la próxima década y, por ello, mantiene los ojos fijos en él y entendiendo que en los dos últimos años ha ido rejuveneciendo y fortaleciendo la plantilla con vistas al futuro, puede frenar su nivel de inversión en fichajes, centrado a corto plazo en la sustitución de Luis Suárez y, a partir de ahí, en la sucesión de Gerard Piqué.

Expectante con Todibo, satisfecho con Lenglet y desconfiado con Umtiti, el Barça mantiene en el radar a De Ligt, un fichaje muy pensado, que provoca unanimidad a todos los niveles en el club y que, personificando el que se adivina desembolso más alto de la historia por un defensa, sigue siendo lo que se presentó como un fichaje estratégico.

El club azulgrana, que en 2022 ya no estará dirigido por Josep Maria Bartomeu, deberá pasar por caja con la Juventus y, también, con Raiola… Pero si se cumplen las expectativas creadas el futuro de De Ligt estará en el Camp Nou.