<
>

Barça vuelve a mostrar dudas; histórico Luis Suárez

play
Barcelona mantiene las esperanzas; el Espanyol desciende (1:51)

Luis Suárez marca el gol que da respiro a los culés, ubicados a un punto del líder Real Madrid, a la espera de un fallo merengue; los Periquitos fallan en el intento por permanecer en Primera. (1:51)

El Barcelona cruza los dedos, una jornada más, esperando a un inesperado tropiezo del Real Madrid para seguir agarrado al sueño de la Liga.

Renovar el título, conquistarlo por tercera temporada consecutiva, como solamente consiguió dos veces en toda su historia, es el objetivo, único, de un equipo que en el derbi volvió a dejar muchas más dudas que certezas.

Ganó, que a estas alturas se entiende lo único indispensable, pero se dejó por el camino aquella ilusión renovada que ofreció en El Madrigal. Resultó chocante que en la víspera avisara Setién que el sistema del Villarreal no sería el mismo que esperaba del Espanyol y que, sin embargo, repitiera su misma apuesta futbolística, con un rombo en el centro del campo, colocando a Messi en la punta y por detrás de Griezmann y Suárez... Todo para acabar en un embudo.

Atascado y sin brillantez, el Barça, por primera vez esta temporada en el Camp Nou, no disparo a puerta ni en una sola ocasión durante la primera parte. En la segunda se contaron dos disparos al margen del gol de Suárez, con una única intervención, majestuosa, de Diego López para provocar una pregunta evidente: Si Setién se temía este escenario, ¿por qué no varió de entrada su sistema de juego?

Suárez, histórico pese a todo

"Soy feliz de entrar en la historia de este gran club" manifestó al acabar el partido Luis Suárez, quien anotó su 18º gol de la temporada. Ya van 15 en Liga, y sumó el 195 como azulgrana, rebasando a Ladislao Kubala para quedar en solitario como tercer máximo realizador histórico del Barça, solo por detrás de Messi (630) y César Rodríguez (232).

Ocurre con el uruguayo un hecho indiscutible: Evidencia que no es el mismo jugador de hace tres o cuatro temporadas. Muestra que a pesar de su entrega y entusiasmo el tiempo no pasa en vano. Pero mantiene inalterable su idilio con el gol. Sus números descienden, sí, pero sigue haciendo honor a su mote de El Pistolero que puede en cualquier momento sacar de un atolladero al Barça.

Suárez tiene esa virtud de la que disfrutan muy pocos futbolistas: es capaz de abstraerse a cualquier crítica, permanece sordo ante las proclamas de que este equipo necesita encontrarle un sustituto/heredero con urgencia. Además, sigue marcando goles que, en muchas ocasiones, evitan que el desespero futbolístico alcance al marcador de un Barça que se mantiene en la cornisa.