<
>

Real Madrid se reencuentra con un portero que despreció y que le detuvo un penal a Cristiano

play
Alavés sorprende al Real Madrid (1:23)

El conjunto babazorro derrotó a domicilio al equipo merengue. (1:23)

El equipo del Real Madrid chocó con un portero que tuvo en sus filas, que valía 5 milones de dólares y ahora está valorado en 16 millones.

Tras ser derrotado por el Valencia y empatar con el Villarreal, el Real Madrid intentó reencontrarse con la victoria en LaLiga ante el Alavés en el estadio Alfredo Di Stéfano. Pero no logró el triunfo, gracias a un viejo conocido.

Titular del Alavés, el portero Fernando Pacheco se reveló en la base merengue y formó parte de las escuadras comandadas por José Mourinho y Carlo Ancelotti. Incluso participó en dos partidos con el técnico italiano, ambos por la Copa del Rey, en 2011 y 2014.

Sin espacio, el arquero se marchó y cayó en 2015 con el Alavés. Incluso, tuvo la oportunidad de regresar, pero el Madrid no quiso ejercer la opción de compra por el meta de 28 años. El valor, en ese momento, era de 4 millones de euros, casi 5 millones de dólares. Hoy, la camiseta del guardameta está valorada en 14 millones de euros por el sitio web de Transfermarkt, que son más de 16 millones de dólares.

Pacheco ha sido dueño del puesto desde que ingresó al club, sumando 191 partidos y ayudó al equipo a accender a la élite en 2015-16 y se ha mantenido en primera división desde entonces, destacando un noveno lugar en 2016-17 y un puesto 11 en 2018-19.

Desde que está en el Alavés, es el tercer portero con más atajadas en el campeonato de España en total, con 441 en 146 partidos. Solo están por delante Jan Oblak (476 intervenciones en 188 partidos) y Pichu Cuéllar (483 atajadas en 164 enfrentamientos). Pacheco también terminó como líder de las estadísticas en 2017-18.

Antes, en la temporada 2016-17, el portero logró una hazaña para unos pocos: salvar un penalti lanzado por Cristiano Ronaldo. Es cierto que el portugués marcó un 'hat-trick', y el Real Madrid ganó al Alavés por 4 a 1, fuera de casa, en esa ocasión, pero sigue siendo una hazaña especial para el portero, que ya no es un deportista sin espacios en un gigante, ahora es un ídolo en uno pequeño.