<
>

El Barcelona busca su primer título desde 2019 más preocupado por Messi que por el Athletic de Bilbao

play
¿Jugará Messi en la final de la Supercopa? (0:53)

Martín Ainstein nos muestra a Messi entrenando antes de la final de la Supercopa, y dice que el capitán del Barcelona se le ve con ánimo y con ansias de jugar. (0:53)

BARCELONA -- Campeón en 13 ediciones desde 1983 (en que precisamente superó al Athletic Bilbao), el Barcelona buscará este domingo en Sevilla, con la duda de saber si podrá contar con Lionel Messi hasta el último instante, una Supercopa de España que, significando el primer título con Ronald Koeman en el banquillo del club azulgrana, rompa una sequía que se prolonga desde mayo de 2019, cuando ganó su último trofeo, la Liga con Valverde a los mandos. Para el Athletic de Marcelino es la ocasión de lograr su tercer trofeo, primer título desde que en 2015 ganase el último, precisamente frente al Barça.

Barça y Athletic se ven las caras por segunda vez en este inicio de 2021, diez días después de que el equipo azulgrana venciera en San Mamés en el estreno del nuevo entrenador del equipo vasco y ofreciendo una imagen muy mejorada que ha sido una constante y ofrece signos de optimismo alrededor de un Camp Nou que ha pasado de la depresión a la esperanza en cuanto Koeman varió el dibujo, Messi recuperó sus mejores sensaciones para recuperar su papel de líder del equipo y sus compañeros le acompañaron en un resurgir que puede tener su punto álgido con esta Supercopa que siendo un título menor adquiere un peso más trascendental en este presente azulgrana.

EN GUARDIA
Ocurre, sin embargo, que el barcelonismo anda en vilo esperando a conocer las sensaciones de su capitán, quien lesionado en el partido liguero de Granada quedó descartado en la semifinal frente a la Real Sociedad y mantendrá la duda de su presencia en la final hasta el último momento.

Messi se ha perdido hasta el momento cuatro partidos esta temporada de los que el Barcelona ganó dos (ambos de Champions en Kiev y Budapest) y empató los otros dos: el de Liga en el Camp Nou frente al Eibar y la semifinal de Supercopa ante la Real Sociedad, que acabó solventando a su favor en la tanda de penalties.

En el club azulgrana se mantienen todas las reservas al referirse al crack argentino, sabiéndose únicamente que el viernes no salió a entrenar en la Ciudad Deportiva, recuperándose de sus molestias en el bíceps femoral de la pierna izquierda y la intención era que este sábado probase sus sensaciones ya en Sevilla, aunque desde el seno del equipo se contempla mantener en el aire su participación en el partido hasta el último momento, no descartándose que pudiera ocupar una plaza de suplente, algo que no hizo el miércoles.

SIN RESERVAS
Más allá de Messi, el Barça afrontará el partido con el mejor equipo disponible, sin reservar a nadie y contemplando la final como la opción de confirmar las mejores sensaciones de un equipo en crecimiento... Y enfrentado a un rival que después de dar la campanada ante el Real Madrid en la semifinal buscará un título que rompa su sequía de los últimos cinco años y medio.

Cara a cara Barça y Athletic se han enfrentado en tres ediciones de la Supercopa. El club azulgrana se impuso en las ediciones de 1983 y 2009, venciendo los leones en 2015, con la inolvidable goleada (4-0) del partido de ida disputado en San Mamés y antes de que la pasada temporada la Federación variase el formato del torneo, pasando de dos a cuatro participantes.