<
>

España se jugará todo ante Alemania en la Liga de Naciones

play
Portugal pierde ante Francia y España busca sitio en el Final Four (0:51)

Lo mejor de la jornada sabatina de la UEFA Nations League. (0:51)

BARCELONA -- España no pasó del empate en Suiza y, de la misma forma que ocurrió en la primera edición de la Liga de las Naciones, se jugará su clasificación para la Final Four en la última jornada, obligada a ganar el martes en Sevilla a Alemania para no enlazar dos decepciones consecutivas en el torneo. De momento, la irregularidad en el equipo comandado por Luis Enrique le ha supuesto igualar una marca negativa que no sufría desde 2002, cuando enlazó por última vez tres partidos sin conocer la victoria.

La Roja, que tras vencer a Suiza en Madrid lideraba el grupo, entró en decepción con la inesperada derrota en Ucrania y a partir de ahí, con un equipo renovado y con visión de futuro, enlazó dos igualdas, la primera en el amistoso de Amsterdam contra Países Bajos y la posterior del sábado en Basilea frente a Suiza, que no solo la descabalga del primer puesto de grupo sino que provoca que las dudas se presenten alrededor del vestuario.

Desde el verano de 2002 no sumaba tres partidos consecutivos España sin vencer. En aquella ocasión igualó, a las ordenes de José Antonio Camacho, dos partidos en el Mundial de Corea y Japón: el de octavos de final frente a Irlanda (1-1) y que superó en la tanda de penalties, y el de cuartos de final ante Corea del Sur (0-0) que desembocó en su eliminación en la misma tanda de penalties. Dimitido Camacho, el estreno de su sucesor, Iñaki Sáez, se saldó con un empate en el amistoso que se jugó en Hungría el 21 de agosto de aquel 2002, en lo que fue tercer encuentro sin conocer la victoria, algo que no ha vuelto a suceder.

La renovación de la España que empezó a cambiar de cara a partir de la Eurocopa de 2016, cuando se despidió Vicente del Bosque con la eliminación frente a Italia en París, se ha demostrado menos sencilla de lo que se confió. Si la etapa de Julen Lopetegui ofreció tan buenos resultados como esperanzas, su despido en puertas del Mundial de Rusia, en 2018, rompió los planes de la federación, que tras el breve paso de Fernando Hierro, saldado con el fracaso que supuso la eliminación mundialista en octavos de final, apostó por Luis Enrique, quien dio un paso al lado tras la enfermedad y fallecimiento de su hija para regresar tras su divorcio con su ex colaborador Robert Moreno, que había ocupado el puesto en su ausencia.

Los resultados, de más y de menos, con nuevos futbolistas y un rejuvenecimiento evidente, no acaban sin embargo de despegar y tras 17 partidos como seleccionador Luis Enrique (10 victorias, 4 empates y 3 derrotas) acumula el porcentaje de victorias más bajo (58,8 por ciento), sin contar el paso interino de Hierro, desde la lejana etapa de Javier Clemente (58,1 por ciento), aunque en el caso del entrenador vasco, seleccionador entre 1992 y 1998, fue tras dirigir a la selección en 62 encuentros.

España tiene por delante una final sin vuelta atrás el martes contra Alemania si quiere disputar la Final Four de la Liga de las Naciones... Y, además, evitar acumular ya cuatro partidos sin victoria, algo que no le ocurre a la selección española desde 1991, cuando entre enero y abril, bajo la dirección de Luis Suárez, empató (1-1) frente a Portugal antes de enlazar tres derrotas consecutivas contra Francia (3-1), Hungría (2-4) y Rumanía (0-2).