<
>

Análisis de la Premier League: Están Liverpool, Leicester, Man City y después de eso es un caos

Virgil van Dijk metió dos cabezazos de gol para el 2-1 del Liverpool sobre Brighton. Getty Images

Hemos dejado atrás otro salvaje fin de semana de la Premier League y este es el análisis de lo que pasó.

La Premier League ha pasado a ser un entretenimiento mediocre

Ha sido una temporada extraña hasta el momento. Todos los equipos entre Tottenham en el quinto puesto hasta Everton en el número 17, han ganado entre cuatro o cinco partidos. Esos 13 equipos están separados por seis puntos. Dos partidos atrás, Tottenham estaba en el puesto 14 y ahora está a un lugar de las posiciones para ser parte de la Champions League. La brecha entre la quinta posición y la cima son 20 puntos; la brecha entre el quinto y los últimos equipos es de 12.

Además, los Spurs se han ganado ese lugar con 20 puntos: Nunca antes en la era de los tres puntos por victoria de la primera división inglesa, el equipo en el quinto lugar ha tenido tan pocos puntos en estas instancias. La temporada pasada, los Spurs tenían 30 puntos en el mismo lugar.

Se podría decir que esto es relativamente arbitrario o se podría decir que está el argumento de todos los años de "la división entre la elite y el resto", pero lo cierto es que este año esto se puede ver de manera más contundente. Nadia sabe cuál es la razón, pero esencialmente parecería que la Premier League se ha convertido en una versión del Championship. De todas maneras, como la segunda división de Inglaterra es por lo general la más entretenida, puede que al final de cuentas no sea algo tan malo.

Ljungberg va a necesitar más que el ADN de Arsenal para solucionar los problemas del equipo

Arsenal sólo ha marcado siete goles de visitantes esta campaña. Pierre-Emerick Aubameyang es dueño de seis de ellos. El único que no anotó él fue uno de consuelo, de Lucas Torreira contra Liverpool. Da un poco de miedo, desde su perspectiva, pensar dónde podrían estar sin Aubameyang - esa tiene que ser una de las cuestiones principales a resolver para Freddie Ljungberg en su cargo interino de duración indeterminada.

El mensajero de Stan Kroenke, su hijo Josh, dijo la semana pasada que Ljungberg tiene "ADN de Arsenal" una declaración que, en el mejor de los casos, no tienen mucho sentido pero teniendo en cuenta la manera en la que Arsenal ha jugado durante la mayor parte de la década sin demasiado carácter, no es en realidad el cumplido que él cree que es.

Está bien, Arsenal tuvo momentos en los que se lo vio afilado en su empate 2-2 con Norwich el domingo, pero uno se pregunta acerca de la suerte que podría correr el equipo si no puede superar al equipo que está anteúltimo en la liga, incluso con todo el bombo mítico alrededor del nuevo entrenador.

Lo que hizo el partido fue enfatizar que, mientras que el equipo de Arsenal es talentoso, sus problemas no van a desaparecer cambiando la identidad del entrenador, y además que esos jugadores talentosos - como el que marcó casi todos los goles de visitantes - van a poder enmascarar esos problemas durante un tiempo, pero no eternamente.

El momento con más suerte del fin de semana

Estamos arrancando diciembre, el inicio de la época de benevolencia, por lo que propongo seguir por ese camino de amor y paz y en esta oportunidad no hablar del VAR.

Bueno, sólo brevemente, porque a Aubameyang le ahorraron la indignidad de fallar un penal por los cordones de Max Aarons traspasando el área, por lo que se tuvo que repetir, lo que dio lugar a que el delantero de Gabón marcara el tiro de la repetición. Este juego se definió por muy pequeños márgenes.

Rodgers debería quedarse en Leicester

Brendan Rodgers no hizo un trabajo brillante para acallar las especulaciones sobre él y su puesto en Arsenal, pero no es algo que debería sorprender y tampoco debería ser un tema para criticarlo. No le debe nada a Leicester y cualquiera de sus fans que se sientan defraudados ante el prospecto de su partida por un supuesto mejor trabajo, deberían recordar cómo llegó a King Power en primer lugar.

No sorprende que Arsenal quiera a Rodgers (y si logra conseguir una actuación consistente de Kelechi Iheanacho, su status debería pasar de entrenador a mago), pero uno sí se pregunta por qué Rodgers quisiera ir a Arsenal.

En Leicester, tiene un escuadrón joven y vibrante en donde la mayoría lo quiere. Ya son los retadores más viables ante Liverpool, pero un lugar en la Champions League sería un grande bonus. Con Arsenal, va a tener jugadores talentosos pero un club repleto de problemas, con las expectativas de ganar trofeos ya, pero sin demasiadas chances de lograrlo. Por supuesto, el dinero será bueno, el status, también, y la idea de que él pueda devolverle a Arsenal su antigua gloria, tal como casi lo hizo con Liverpool, será tentadora para su ego. Pero Brendan, sigue nuestro consejo: quédate donde estás un rato más.

City necesita redescubrirse

Pep Guardiola no pareció demasiado preocupado por el fracaso de Manchester City en su intento de superar a Newcastle el sábado, citando su arrasadora superioridad y sugiriendo que el equipo de Steve Bruce tuvo la suerte de conseguir un empate. Si hubiera sido inglés, hubiese dicho algo como: "fue sólo uno de esos días".

Si lo tomamos como algo aislado, lo podemos descartar de esa manera. Pero es algo que sigue sucediendo. Pasó contra los Wolves. Sucedió contra Norwich. También contra Shakhtar Donetsk y Atalanta en la Champions League. Y hay muchas chances de que vuelva a suceder. Por supuesto, este equipo de City en teoría es tan bueno que podría alcanzar la brecha de 11 puntos que hay con Liverpool, pero va a tener que redescubrir su forma si pretende hacerlo.

Sólo Liverpool es capaz de detener a Liverpool

Otra victoria, otro resultado un poco más ajustado de lo que debería haber sido, otro paso hacia el título. La victoria de Liverpool por 2-1 ante Brighton el sábado puso de relieve un par de cuestiones que ya sabíamos. En primer lugar, que están encendidos y que siguen encontrando nuevas formas de ganar partidos, en este caso un par de cabezazos de su defensor central.

Pero, en segundo lugar, lo más probable es que lo único que puede llegar a detenerlos en su camino hacia el título por primera vez en 30 años sean ellos mismos. La tarjeta roja de Alisson en última instancia no los perjudicó, pero esos son los errores que pueden dar lugar a las mayores calamidades.

Watford tuvo razón en cambiar... pero puede que eso no termine haciendo la diferencia

Watford despidió a Quique Sánchez Flores. No estaba funcionando y no había signos de que iba a cambiar algo. Y lo cierto es que cuando cometes un error, es mejor admitirlo y tratar de hacer algo para solucionarlo.

De todas maneras, lo cierto es que quizá no sirva de mucho teniendo en cuenta la evidencia que teníamos antes de la temporada y lo que nos indica la historia: ahora es el octavo equipo de la Premier League en despedir dos entrenadores en una temporada y sólo uno de los siete anteriores pudo sobrevivir (Swansea en 2016-17, que se deshizo de Francesco Guidolin y Bob Bradley, pero pudo seguir en carrera con Paul Clement). Además, sólo cuatro equipos han podido sobrevivir con su actual cantidad de puntos o menos (tienen 8) en 14 partidos, uno de los cuales lo hizo en una temporada de 42 juegos y el otro pudo mantenerse con vida gracias a la diferencia de goles.

En resumen, esto no se ve nada bien. Watford cometió un error al traer de nuevo a Flores y no puede darse el lujo de cometer otro. E incluso si aciertan con el próximo nombramiento, es probable que ya sea demasiado tarde.

¿La mejora será suficiente para Silva?

Marco Silva quizá se ilusione con la performance mejorada de Everton a pesar de la derrota ante Leicester, y lo cierto es que su equipo se ve mejor si lo comparamos con las últimas semanas. Pero es la cuarta vez en la campaña que conceden un gol en el minuto 90 o más tarde, y sólo Norwich ha caído en más de los ocho partidos que han perdido ellos.

De modo que la pregunta es si la junta directiva de Everton le dará crédito por la performance o entenderá que los resultados no están mejorando y se están quedando sin tiempo para hacer algún cambio que pueda producir algún impacto tangible.

¿Por qué Manuel Pellegrini no eligió antes a Martin?

Esta semana, la actuación de David Martin contra Chelsea dio lugar a mucha emoción, y uno de los que la sintió más fuerte fue su padre héroe de West Ham, Alvin, que lo abrazó fuertemente después del juego. Y esto se ha dado con mucha razón. En primer lugar, ¿Cómo no te vas a emocionar con esta performance de un hombre que ha pasado toda su carrera en la Football League y de repente tiene la posibilidad de debutar en la Premier League con el club de su infancia hecho un manojo de nervios y sin poder comer, y termina ganando el partido para su equipo?

Pero lo que más llama la atención es la razón por la cual Manuel Pellegrini no ha hecho esto unas semanas antes. Desde el comienzo estuvo claro que Roberto no lo estaba haciendo bien, de modo que no se entiende la razón por la cual no ha probado antes a Martin, ya que es probable que, con su decisión tardía, Pellegrini haya hecho que su equipo pierda valiosos puntos.

Quizá parezca un poco grotesco enfocarse en esas cuestiones después de semejante resultado, pero esa decisión tardía es una de las razones por las que la posición de Pellegrini todavía sigue un poco en peligro.

Es por esto que se necesitan las campañas de los cordones multicolores

Cualquier fanático de Chelsea te dirá que hace años se escuchan los canticos anti-gay entre los fanáticos rivales. Incluso décadas. Pero contra West Ham el fin de semana, se sintió mucho peor que de costumbre y de hecho los observadores regulares se dieron cuenta de que nunca los habían escuchado tan altos.

Resulta que esta semana comenzó la campaña de los cordones multicolores y en unos cuantos estadios de la Premier League se podrán ver carteles, banderas y cordones multicolores para demostrar su solidaridad con la comunidad LGBT y para tratar de hacer que el fútbol sea un ambiente más abierto para sus miembros.

Si alguien se pregunta por qué se necesitan este tipo de campañas, simplemente mira lo que sucedió en Stamford Bridge el sábado.