<
>

La derrota confirma poco balance en la plantilla de Juventus

play
Juventus perdió y deberá esperar para gritar campeón (2:26)

La Vecchia Signora cayó 2-1 ante SPAL. Ahora deberá esperar a la próxima fecha, salvo que, Napoli no gane. (2:26)

La Juventus se quedó a las puertas de levantar su octavo título consecutivo de la Serie A este fin de semana, cuando la SPAL fue capaz de darle la vuelta al partido ante los bianconeri contra todo pronóstico.

Enmarcado entre los partidos de ida y vuelta de los cuartos de final de la Champions League, el enfrentamiento no parecía ser un verdadero peligro para los hombres de Massimo Allegri, que con un colchón de 20 puntos en la tabla sobre el Napoli, se vieron con fuerza para llevarse el título con un once inicial plagado de suplentes.

De los teóricos titulares, sólo Joao Cancelo se vistió de corto de inicio en Ferrara, aunque en el equipo inicialista hubiera nombres tan consagrados como los de Paulo Dybala, Juan Cuadrado, Andrea Barzagli, el uruguayo Betancur, que está contando mucho para Allegri en las últimas semanas --fue titular ante el Ajax--, o la sensación joven del campeonato, Moise Kean.

Fue el adolescente delantero quien abrió el marcador a los 30 minutos de juego, pero el conjunto biancazzurri acabó por darle la vuelta y arrancar la segunda derrota del campeonato a los turineses.

Con tantos jugadores suplentes en el once inicial, la derrota levantó todo tipo de cuestiones acerca de lo verdaderamente desbalanceada que es la actual plantilla juventina.

El equipo titular bianconeri es todo un espectáculo. Alguno de los mejores jugadores del mundo, veteranos sólidos en defensa, un director de orquesta muy infravalorado como Miralem Pjanic y la verticalidad de Cristiano Ronaldo en el áreael, ponen en relieve la calidad de un equipo que sigue siendo considerado uno de los grandes favoritos a llevarse la Champions League esta temporada. Sin embargo, tal y como quedó demostrado ante la SPAL, el resto del equipo deja bastante que desear todavía.

En los últimos años, la Juve ha liderado la Serie A con mano de hierro, pero siempre ha fallado a la hora de conquistar Europa. Dos finales de Champions League en los últimos cinco años es algo de lo que en el club están orgullosos, pero el equipo necesita dar un paso al frente a la hora de confeccionar la plantilla si pretende asaltar el triplete.

Esta temporada tiene la liga en el bolsillo, y nadie duda de que el próximo fin de semana ante la Fiorentina (o como mucho el siguiente ante el Inter de Milán) los de Allegri levantará su octavo Scudetto. A partir de ahí, los mejores jugadores del equipo pondrán toda su atención en los partidos de Champions League --si consiguen superar al Ajax esta semana.

El problema será la multitud de minutos que esos hombres llevarán en sus piernas, de llegar a la fase decisiva de la competición reina del viejo continente.

Con un fondo de armario que no ha demostrado estar a la altura de sus compañeros titulares, Allegri tendrá que jugárselo todo a una carta. Cualquier lesión de uno de sus hombres clave en semis, o en una hipotética final de la Champions, dejaría al técnico tan expuesto como estuvo este fin de semana pasado ante la SPAL.

Al club por lo tanto sólo le queda encomendarse a que los dioses de fútbol no permitan una lesión de Bonucci, de Matuidi, de Pjanic y, muchísimo menos, que se agraven las molestias que viene arrastrando Ronaldo desde el último parón de selecciones, si pretenden cerrar la temporada con broche de oro.

Eso sí, de cara a la temporada que viene, el equipo necesita ir al mercado y fichar jugadores de tal nivel que puedan competir con los titulares por un puesto en el once de Allegri, siendo así capaces de reemplazarlos en los momentos más críticos de la temporada, de ser necesario.