<
>

Inter de Milán de ojo en la próxima temporada

play
Con Lautaro de titular, el Inter no quebró el cero ante Udinese (2:48)

El Neroazzurro suma tres empates consecutivos en la Serie A. (2:48)

Quedan tres partidos por jugarse en la Serie A y el Inter de Milán, confeccionado para ganar la liga este año, todavía ni siquiera ha amarrado la clasificación a la próxima Champions League.

Los nerazzurri empataron en Udine y con ello mantienen a la Roma a cuatro puntos en el quinto puesto de la clasificación --el primero que da acceso a la Europa League y que privaría al Inter de cotas más altas. Sin embargo, nadie en el club piensa que pueda llegar a darse la debacle que dejaría a los interistas fuera de la Champions tras haber vuelto este año, cinco después de su última clasificación.

La posibilidad existe, pero todos en el club están trabajando desde la premisa de que el equipo estará el año que viene entre los 32 mejores del continente.

Tanto así que Giuseppe Marotta aseguró este fin de semana que la idea es que Luciano Spalletti siga siendo el técnico la próxima temporada. El máximo dirigente deportivo de la entidad comentó antes del 0-0 ante el Udinese que la relación con el extécnico de la AS Roma es magnífica, por lo que no ve el motivo de buscar un cambio en estos momentos.

Hace una semanas había sido el propio Spalletti quien había asegurado que el club le mantendría en su cargo si lograba cerrar la clasificación a la Champions League, pero como la confirmación no ha llegado aún, el nombre de Antonio Conte ha estado sobrevolando la entidad milanesa. Las palabras de Marotta, sin embargo, vienen a confirmar que la tripulación cambiará mucho, pero que el patrón seguirá siendo Spalletti.

Uno de los primeros jugadores que seguramente anunciará su llegada a Milán será Diego Godín. El uruguayo, según varios reportes, se convertirá así en el jugador mejor pagado del club y pese a su edad, la directiva espera que se convierta en el hombre clave del proyecto.

En Italia no hay miedo a los veteranos, mucho menos en defensa, donde leyendas como Baresi, Maldini, Nesta, Cannavaro, Chiellini o Materazzi han tenido sus mejores temporadas bien pasados los 30. Godín será el primero, por lo tanto, pero no el único.

El Inter debe decidir qué hacer con Mauro Icardi. El argentino --a través de su representante y controversial esposa, Wanda Nara-- confirmó que se queda en el club en el que fue capitán hasta febrero y del cual estuvo apartado durante más de un mes. Pero la afición, por su parte, no tiene muy claro que el delantero sea el hombre adecuado para liderar el próximo proyecto interista, y ya lo han hecho saber con cánticos en su contra en varios partidos. Los directivos han tomado nota y no se descarta que una buena oferta pueda acabar con Icardi lejos de la que ha sido su casa desde que tenía 19 años.

Por eso el club se está moviendo en el mercado y ha identificado a dos grandes objetivos: Federico Chiesa y Nicolás Pepe.

El italiano es una de las sensaciones del Calcio y estás siendo seguido de cerca por la Juventus también. En Milán saben que sería el complemento perfecto para Lautaro Martínez, el atacante del futuro del equipo, por lo que no quieren dejar pasar la oportunidad de poder ficharlo tras su gran campaña, en la que cual se ha asentado en la Azzurra y ha anotado 12 goles en la Serie A.

Pepe, mientras tanto, gusta por su velocidad y explosividad. A sus 23 años ha sido uno de los mejores jugadores del campeonato francés, marcando 21 goles para el Lille, y tanto el Bayern de Múnich como el Chelsea se han mostrado interesados en su fichaje. En el Inter ven en el francés de origen marfileño al recambio perfecto de Ivan Perisic, quien seguirá en el equipo, pero para quien necesitan ir buscando un relevo generacional.

En Italia también se ha hablado ya de que las negociaciones por Matteo Darmian del Manchester United y por Danilo del Manchester City estarían bastante avanzadas, pues ambos clubes están más que dispuestos a negociar los traspasos de dos jugadores que no consideran clave en sus proyectos.

Así, a Marotta y a Spalletti les hará falta confeccionar la lista de bajas y también definir qué ocurrirá con jugadores como el brasileño Miranda o el problemático belga Radja Nainggolan, con quien el técnico ha tenido sus más y sus menos este año.

Claro, todo esto quedará supeditado a que el equipo confirme su participación finalmente en la Champions League el año que viene, con lo que también quedaría sellada la continuidad del propio Spalletti. Para ello quedan tres partidos, ante Chievo, Napoli y Frosinone, por lo que el Inter no puede fallar.