<
>

La liga más complicada para la Juve de los últimos tiempos

play
Cristiano vs. Neymar, la que sería la 'Pelea del siglo' (0:31)

Los dos astros del fútbol se subieron a un ring con guantes de boxeo para una campaña de publicidad. (0:31)

Arranca la Serie A y como viene siendo costumbre la Juventus es el gran favorito para levantar el Scudetto en la primavera del año que viene. El conjunto ahora manejado por Maurizio Sarri se ha llevado el trofeo en las últimas 8 temporadas de manera consecutiva y todos en el club apuestan porque no haya noveno malo. Sin embargo, la realidad es bastante diferente.

Por primera vez desde que la Juve arrancó esta trayectoria de imbatibilidad en el campeonato doméstico, los bianconeri cuentan con un técnico que se sale bastante de los canones establecidos en el fútbol italiano. La Juve ha cambiado a un ganador nato como Massimiliano Allegri, por un hombre que sólo tiene la Europa League ganada con el Chelsea el año pasado a su nombre.

El exbanquero Sarri es un ideólogo del fútbol total, al cual no le va bien ganar de cualquier manera. Bajo su batuta, tanto el Napoli como el Chelsea han logrado hacer un fútbol primoroso, pero ni fue capaz de meterse en la pelea por la Premier League con los Blues, ni en Nápoles pudo hacerle sombra a la todopoderosa Juve.

A la vez, el equipo de Cristiano Ronaldo es una máquina creada para ganar. Ni con Antonio Conte ni Allegri importaba tanto el cómo; lo esencial era ganar.

Por eso será interesante ver cómo el equipo se amolda a Sarri (que se perderá los primeros dos partidos de liga por neumonía) y viceversa.

El verano ha sido interesante para la Vecchia Signora. Hizo un grandísimo fichaje en la figura de Matthis De Ligt, el central que ansiaba media Europa. También consiguió los traspasos sin coste alguno de Aaron Ramsey y Adrien Rabiot. Pero por contra, el club no ha sido capaz de ni fichar al deseado Paul Pogba, ni de conseguir el traspaso de un gran delantero (Sarri quería a Romelu Lukaku). Ni tan siquiera han podido deshacerse de jugadores con los que el nuevo técnico no contaba, como Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín, Mario Mandzukic o Sami Khedira.

Por lo tanto, Sarri tendrá muchos problemas simplemente intentando armar las listas de convocados para los partidos.

A la vez, el Inter de Milán parece haber encontrado -finalmente- el balance entre los grandes nombres en su plantilla y el orden táctico necesario para sacarles provecho. Antonio Conte, su nuevo entrenador, es conocido por ser un hombre extremadamente directo con sus hombres, por lo que será difícil que problemas como los que desarbolaron al equipo el año pasado vuelvan a repetirse.

Conte ha conseguido atraer a un verdadero jefe para su defensa como Diego Godín, quien a pesar de su edad puede convertirse en un verdadero baluarte para la retaguardia interista. Además, el fichaje de Romelu Lukaku, uno de los jugadores por los que Conte siempre ha bebido los vientos, se ha catalogado ya por la crítica como quizás el mejor de cualquier equipo del campeonato que arranca este fin de semana.

Por lo tanto nadie puede descartar al Inter de Milán en la pelea por la Serie A, como tampoco debemos olvidarnos del Napoli.

La segunda temporada de Carlo Ancelotti en el club llega con un proyecto asentado y con la llegada de un jugadorazo como es Hirving “El Chucky” Lozano. El equipo sureño lleva gran parte de los ocho años que la Juventus ha levantado el título como su inmediato perseguidor, pero podría ser este el año en el que cambien las tornas y los de Carletto puedan dar un zarpazo en la Liga.

De momento, la Juve empieza su andadura en el campeonato doméstico ante el Parma. Será la primera piedra de toque del proyecto de Sarri. ¿Serán capaces los bianconeri de reverdecer sus laureles? Sin duda lo tendrán este año más difícil que nunca.