<
>

Cagliari elude sanción por insultos racistas a Lukaku

play
Despedido analista tras comentar: 'A Lukaku solo lo paras arrojándole 10 bananas' (0:33)

Los comentarios racistas del analista fueron fuertemente rechazados en redes por los aficionados. (0:33)

El club Cagliari de la Serie A nuevamente escapó a las sanciones por el presunto comportamiento racista de sus fanáticos, ya que el tribunal disciplinario de la liga decidió el martes no tomar medidas sobre los ruidos de mono dirigidos al delantero belga del Inter de Milán, Romelu Lukaku.

El tribunal dijo en una declaración el martes que "en términos de dimensión y percepción real", los cantos no pueden considerarse discriminatorios según el código disciplinario de la liga.

"El tribunal decidió no aplicar sanciones al Cagliari", dijo, refiriéndose a los incidentes en el partido del 1 de septiembre.

Sin embargo, el Cagliari recibió una multa de 5,000 euros (5,530 dólares) después de que sus fanáticos arrojaron botellas de plástico al campo en una victoria por 3-1 en Parma el domingo.

Contra el Inter, los partidarios de Cagliari hicieron ruidos de monos cuando Lukaku dio un paso al frente para cobrar un penalti que convirtió para darle a su equipo una victoria por 2-1.

Lukaku dijo en ese momento que había sido víctima de racismo y Cagliari calificó el comportamiento de los fanáticos como vergonzoso.

El tribunal dijo en un comunicado que los funcionarios de seguridad pública le habían informado sobre "cantos, ruidos de animales y burlas" hacia Lukaku. Agregó, sin embargo, que "estos no fueron interpretados por los guardias de seguridad ni los delegados de la federación como discriminatorios".

El tribunal utilizó argumentos similares la temporada pasada cuando se negó a sancionar al Cagliari después de que supuestos insultos racistas apuntaran a Moise Kean, quien jugaba para la Juventus en ese momento.

En 2017, el mediocampista ghanés Sulley Muntari, que jugaba para Pescara en ese momento, salió del campo y se quejó de abuso racista en el terreno del Cagliari. La Serie A no tomó medidas contra el Cagliari, diciendo que solo participaron alrededor de 10 fanáticos.

El tribunal no mencionó los presuntos insultos racistas que, según los informes de los medios, estaban dirigidos al centrocampista marfileño del AC Milan Franck Kessie durante una victoria por 1-0 en Verona el domingo.

Verona dijo que sus fanáticos se burlaron del árbitro pero negaron el racismo.

El fútbol italiano se ha visto afectado por el racismo en la última década. En un incidente en 2013, el AC Milan salió del campo durante un amistoso contra un equipo de la división inferior en protesta por el canto racista.

En 2014, Carlo Tavecchio fue elegido jefe de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) semanas después de hacer un comentario sobre un jugador africano ficticio al que llamó Opti Poba "comiendo plátanos".

La FIGC lo libró de irregularidades, pero se le prohibió ocupar un puesto en el organismo rector del fútbol mundial FIFA durante seis meses.