<
>

A la Juventus se le atraganta la adaptación de Matthijs De Ligt

Cuando en verano la Juventus se llevaba el gato al agua y cerraba el fichaje de Matthijs De Ligt por 75 millones de euros, la alegría entre los tifosi turineses se desbordaba pues se entendía que el club fichaba a uno de los defensas con mayor potencial del momento. Un chico de 19 años (ya cumplió los 20) que había demostrado una calidad y personalidad inaudita, que se había quedado a segundos de entrar en la final de la Champions League y que, incluso, había marcado goles clave como el que eliminó a la propia Juve. Tres meses después, la historia cambió.

El holandés no ha caído de pie en Italia. El joven está sufriendo un duro proceso de adaptación a un fútbol mucho más rígido en lo táctico, en el cual su equipo —a pesar de ser el campeón defensor y el equipo más potente del país— no lleva siempre el peso del juego, por lo que su fútbol se ve mucho más expuesto de lo que se veía en el Ajax.

La naturaleza directa del fútbol en la Serie A ha destapado al De Ligt más inseguro. El holandés brilla en la distribución más que en el corte, por eso su llegada al Calcio está dejando bastante que desear.

Además, la baja por lesión de Giorgio Chiellini ha puesto al joven central en el candelero. Lo que debía ser un aclimatación paulatina se ha convertido en un salto de cabeza a la parte honda de la piscina. De Ligt ha tenido que jugar mucho más de lo esperado, con Leonardo Bonucci como pareja de baile, y sus actuaciones han sido revisadas con lupa por la crítica. Obviamente, el central se ha visto sobreexpuesto y los reclamos por su producción no han tardado en llegar.

Ante el Lecce este fin de semana pasado De Ligt cometió un penalti por mano que acabó dejando servido el empate en el encuentro. Por suerte para los juventinos, el Inter de Milán no pudo pasar del empate ante el Parma tras haberse adelantado en el marcador, por lo que la Juve mantuvo la diferencia con los de Antonio Conte y, a la vez, el liderato. Pero eso no quita que las críticas al central holandés no se hayan repetido tras su error.

Y es que cometer un penalti por unas manos dentro del área no es la primera vez que le ocurre en su primera temporada en la Juventus. Este es el tercer penalti que le señalan en contra por una jugada similar, por lo que los medios han empezado a hacerse eco de la situación. Con todo, los errores forman parte del juego, pero por supuesto chirría bastante que el fichaje del año, un hombre que costó 75 millones de euros, no sea capaz de dejar su impronta en el juego del equipo desde el primer momento.

El camino de De Ligt en la Juventus no ha empezado de la mejor manera, aunque también es cierto que todo el mundo en el club sigue confiando en que su paso por Turín será largo y exitoso. La condiciones de este central son espectaculares y a sus 20 años se le adivina una carrera entre los mejores de Europa. De momento la crítica se está fijado en sus errores, pero está claro que tarde o temprano se asentará en el club y la Juve tendrá un relevo de garantías a la dupla histórica formada por Bonucci y Chiellini.