<
>

Olvídense del título de la Serie A: A Juventus le urge vencer al Napoli si desea un puesto en la Champions

play
Juventus vs Napoli, uno de los partidos del año (3:44)

Ricardo Ortiz y Andrés Agulla analizan el partido entre Juventus y Napoli de entre semana. (3:44)

No sorprende que el que quizás sea el partido más importante de la temporada de la Juventus se llevará a cabo justo el mismo día en el que se disputarán los cuartos de final de Champions League. Sin embargo, sí es sorpresivo el hecho de que éste sea un encuentro de liga. Con todos los clubes de Serie A ya eliminados del torneo más importante de Europa, éste es el día disponible perfecto para jugar una fecha reprogramada.

Napoli visitando a la Juventus, compromiso originalmente programado en la Fecha 3, fue originalmente concedido como victoria 3-0 para la Juve por forfeit, cuando el Napoli no pudo viajar debido a los casos de coronavirus en su plantilla. Sin embargo, el Napoli ganó la apelación y el encuentro terminó reprogramado. Es la tercera vez en tres meses que ambos equipos se ven las caras: la Juve se impuso 2-0 el pasado 20 de enero en la Supercoppa de Italia y el Napoli ganó 1-0 en su feudo en un cotejo de Serie A el 13 de febrero, y las consecuencias siguen acumulándose.

El empate 2-2 de la Juve con su rival de patio del Torino en la jornada sabatina hizo que los campeones defensores de nueve títulos de liga consecutivos quedaran empatados en el cuarto lugar con un Napoli que muestra nivel creciente, luego de imponerse en seis de sus últimos ocho partidos.

Tabla de Serie A para el 6 de abril

1. Inter 68 puntos (+40 40 diferencia de goles)
2. AC Milan 60 (+20)
3. Atalanta 58 (+32)
4. Juventus 56 (+31)
5. Napoli 56 (+30)
6. Lazio 52 (+7)
7. Roma 51 (+9)

Milan, Juve y Roma concedieron puntos de forma inesperada ante rivales de menor jerarquía en sus compromisos del sábado, mientras que el Inter (que suma nueve triunfos al hilo en Serie A), Atalanta (siete victorias en ocho encuentros), Napoli (seis partidos ganados en ocho fechas) y Lazio (tres victorias al hilo, 10 de 13) mantienen ciclos con nivel estelar.

Siete equipos se han destacado del resto en toda la temporada del Calcio (el Hellas Verona, ubicado en la octava casilla, se encuentra a 10 unidades por debajo de la Roma); sin embargo, sólo seis tendrán garantizado un cupo en competiciones europeas y solo cuatro jugarán en Champions League. Los seguidores de la Juve han considerado un derecho por nacimiento contar con un cupo en zona Champions durante la era moderna. Sin embargo, actualmente la Vecchia Signora se encuentra sometida a la mayor presión en bastante tiempo.

Con el Inter clasificado, las predicciones futbolísticas de FiveThirtyEight les dan a cuatro clubes probabilidades superiores al 50% de quedarse con las tres plazas de Champions League que faltan por definir: Atalanta con 80%, Milan con 73%, 71% para la Juventus y 53% para el Napoli. Las probabilidades de la Lazio prácticamente se han duplicado durante el último mes, pasando del 10% al 18%.

Al menos dos de esos equipos quedarán fuera de la lucha por la Orejona, y quien caiga derrotado en el encuentro del miércoles podría ver cómo cambian sus probabilidades de forma negativa.

Juve: calidad, estética y tropiezos

Este año, hemos hablado mucho sobre la Juve y por razones obvias. Los Bianconeri, que no lograron ganar el título de Champions por última vez en 2011, se encuentran en medio de un proceso con el objetivo de intentar una modernización y un mini movimiento juvenil que tenían en deuda por mucho tiempo. Han intentado sumar triunfos constantes mientras construyen con miras al futuro, y hasta ahora sólo han conseguido el último de ambas metas.

Mientras que Cristiano Ronaldo, de 36 años, Leonardo Bonucci (33) y Juan Guillermo Cuadrado (32) siguen fuertemente involucrados en el juego Juventino; de los 12 jugadores que han sumado un mínimo de 1,200 minutos en partidos de liga hasta la fecha, cinco tienen edades de hasta 23 años; a saber, los mediocampistas Federico Chiesa, Rodrigo Bentancur, Dejan Kulusevski y Weston McKennie, y el defensor Matthijs De Ligt.

La filosofía táctica ultramoderna impuesta por el técnico Andrea Pirlo ha tenido resultados maravillosos en algunas ocasiones, mientras que en otras ha ayudado a que la Juve muestre un fútbol sumamente estético en ocasiones; sin embargo, la plantilla aún no se encuentra en el nivel donde requiere estar para que dicho enfoque funcione óptimamente. Cristiano convierte goles con una frecuencia que justifica su cuantiosa contratación; a pesar de ello, su presencia impone al resto de sus compañeros la carga de presionar porque (a) la presión nunca ha sido elemento fundamental del juego del portugués; y (b) reiteramos que tiene 36 años.

Mientras tanto, el mediocampo soporta un peso importante en la generación y es allí donde se encuentra la mayor parte de las fichas juveniles del equipo Bianconero.

El empate del sábado con un Torino que confronta la amenaza del descenso contó todos los relatos de la temporada juventina en cuestión de apenas 90 minutos. Con McKennie y los suplentes Arthur Melo y Paulo Dybala suspendidos debido a su participación en una fiesta celebrada en la residencia de McKennie, la Juve controló el partido durante periodos extensos, produciendo 70% de posesión y 22 intentos de remate para 3.5 goles esperados (xG) contra 10 y 1.2 del Torino, respectivamente. El tanto convertido por Chiesa en el minuto 13 le dio una ventaja temprana a la Juve, aunque después se quedaron dormidos para ceder el control del encuentro por un breve lapso. El Torino produjo cuatro de sus 10 tiros y 0.8 de su 1.2 de xG en los 14 minutos posteriores al remate de Chiesa, hasta que Tonny Sanabria empató oficialmente el marcador con un rebote.

A partir de ese momento, la Juve recobró el control del encuentro; pero gracias a otro tropiezo (Sanabria volvió a convertir tras una pérdida de balón de Kulusevski a los 15 segundos de iniciarse el segundo tiempo) un gol de Cristiano en los últimos tramos del encuentro solo sirvió para firmar el pacto, en vez de la victoria.

La Juve controló el balón en 75 de los 90 minutos del partido; sin embargo, los 15 minutos restantes fueron demasiado calamitosos como para sellar los tres puntos. Pirlo lamentó la "falta de concentración" e indicó que "nos complicamos la vida" en su entrevista pospartido. Todo parece indicar que, en estos momentos, los buitres sobrevuelan Turín. Con una derrota el miércoles ante el Napoli, la Juve quedaría oficialmente fuera de los cuatro primeros puestos, y a pesar de la necesidad de pensar a largo plazo a la hora de contratar un director técnico de primer nivel, no sorprendería ver a la Juve entrando en pánico para cambiar de entrenador.

play
0:13

Dybala, Arthur y McKennie volvieron a los entrenamientos

Los jugadores de la Juventus Paulo Dybala, Arthur y Weston McKennie volvieron a entrenar después de cumplir un castigo por asistir a una fiesta en la casa del estadounidense, rompiendo las restricciones impuestas por el COVID en Italia.

Napoli: nivel de Champions vs. Lesiones

La temporada del Napoli se puede dividir en tres fases:

Fase 1 (20 de septiembre al 13 de diciembre): Durante los tres primeros meses de la temporada, el Napoli parecía contar con todos los elementos para ser contendores por el título. Sumaron 24 puntos en sus 10 primeros encuentros de Serie A, perdieron ante Sassuolo y Milan; aunque dominaron al Atalanta (4-1) y la Roma (4-0), marcando al menos dos goles en siete oportunidades. Tras su triunfo 2-1 sobre la Sampdoria del 13 de diciembre, el Napoli se encontraba a tres unidades por debajo del Milan en el segundo lugar de la tabla. Adicionalmente, lograron imponerse a la Real Sociedad y AZ Alkmaar para ganar su grupo de Europa League; no obstante, las lesiones estaban a punto de pasar factura.

Fase 2 (16 de diciembre al 21 de febrero): Con el oneroso recién fichado Victor Osimhen fuera de acción por una lesión en el hombro, la molestia sufrida en un tobillo por el artillero Dries Mertens a mediados de diciembre representó un golpe tremendo a las aspiraciones del conjunto napolitano. El delantero perdió acción durante la mayor parte de los dos meses posteriores. Asimismo, Osimhen dio positivo por coronavirus a principios de enero, postergando aún más su recuperación.

Las lesiones no solo recayeron en la línea delantera: el volante defensivo Diego Demme y el portero David Ospina también fueron bajas en febrero; por su parte, los zagueros Elseid Hysaj y Faouzi Ghoulam también confrontaron el COVID-19, seguidos por otras lesiones (una dolencia en la pantorrilla para Hysaj y una mucho peor ruptura de ligamento cruzado anterior en el caso de Ghoulam).

Los efectos fueron predecibles. El Napoli siguió marcando goles, fundamentalmente gracias al trabajo de los extremos Lorenzo Insigne e Hirving "Chucky" Lozano; sin embargo, los problemas defensivos siguieron acumulándose, tolerando 17 tantos en contra en 12 partidos de liga, sumando apenas 16 unidades para caer al séptimo lugar de Serie A. Asimismo, cayeron derrotados en Supercoppa ante la Juventus, perdieron contra Atalanta en semifinales de Coppa Italia y quedaron eliminados en Europa League tras perder 3-2 en el global ante el Granada.

Fase 3 (28 de febrero hasta el presente): La racha de lesiones sigue en curso; sin embargo, las primeras señales han sido alentadoras. Desde finales de febrero, el técnico Gennaro Gattuso ha mostrado un poco más de precaución. Luego de sumar altos índices de posesión durante gran parte de la campaña, el Napoli apenas ostenta 51% de posesión en sus seis compromisos de liga más recientes. Asimismo, han concedido solo siete goles en contra en dicho periodo, convirtiendo 15 tantos para sumar 16 unidades de 18 posibles.

Mertens e Insigne han anotado cuatro goles cada uno (adicionalmente, Insigne ha creado 20 oportunidades, mejor registro de su equipo en dicha categoría), y Osimhen ha convertido dos tantos en 181 minutos tras haber regresado a la actividad luego de sufrir una lesión craneal.

Ghoulam es baja a largo plazo y Demme (espinilla) y Ospina (dedo) han sufrido lesiones recientes. A pesar de ello, el Napoli vuelve a mostrar una forma digna de un equipo de primer nivel. Y mientras que el Inter comienza a despegarse con el Scudetto, el Napoli vuelve a quedar a cuatro puntos del segundo puesto.

Podríamos argumentar que, a pesar de contar con la presencia de Cristiano y el artillero del Inter Romelu Lukaku, Insigne ha sido el atacante más valioso de la Serie A. Usualmente opera como generador; sin embargo, se le pidió que asumiera una responsabilidad goleadora mayor a la acostumbrada tras la ausencia de Mertens, siendo el único jugador en la Serie A (y sólo uno de cinco en las Cinco Grandes ligas de Europa) en combinar al menos 14 goles con un mínimo de 40 oportunidades creadas. Los otros cuatro: Lionel Messi del Barcelona, Mohamed Salah del Liverpool, Bruno Fernandes del Manchester United y Memphis Depay del Lyon. Excelente compañía.

Asimismo, Insigne es arquetipo del ataque del Napoli, capaz de combinar volumen ofensivo con talento definidor. El Napoli es primero en la liga con 0.19 remates por posesión, y si bien es cierto que el valor de dichos tiros es inconsistente (ocupan la posición 15 en xG por remate), dichos disparos encuentran el arco contario. Su 0.33 de xGOT/SOT (xG por tiros a puerta dividido entre el total de tiros a puerta) los ubica en el séptimo puesto de la categoría y más allá de las estadísticas avanzadas, solo Inter y Atalanta marcan más goles.

El Napoli es uno de los equipos más eficientes de la liga en sus pases y ningún otro club del Calcio sube el balón con mayor frecuencia: intentan la mayor cantidad de corridas de largo alcance con el balón en la Serie A y cuatro de sus jugadores (los defensores Giovanni Di Lorenzo y Kalidou Koulibaly, el pivote Fabián Ruiz e Insigne, obviamente) han intentado más de 900 corridas con el balón a larga distancia. La defensiva ha sido inconsistente, producto de tantos cambios en la alineación. Sin embargo, Gattuso ha logrado conseguir una solución en fechas recientes (al menos, así pareció ser el caso antes de la victoria 4-3 sobre Crotone del sábado).

Un tercer partido para separarles

Un tercer partido para separarles

Juventus 2, Napoli 0 (20 de enero): En este partido, el Napoli simplemente tuvo muy poco para ofrecer. La Juve no rompió un empate sin goles hasta el minuto 64, aunque controlaron el balón (58% de posesión durante el empate), sin ofrecer oportunidades de calidad al Napoli. El Napoli inició apenas una posesión en el tercio final contra 14 de la Juve, aparte de que la Vecchia Signora sumó promedio de 8.4 pases permitidos por acción defensiva (PPDA), contra 20.6 del Napoli. Andrea Petagna fue titular en la línea delantera en sustitución de Mertens; sin embargo, produjo cero intentos de remate en 72 minutos y el Napoli prácticamente no produjo oportunidades de calidad, u oportunidades de cualquier tipo, hasta sellar su derrota.

Napoli 1, Juventus 0 (13 de febrero): Nuevamente, el Napoli cedió control del esférico, permitiendo 63% de posesión durante los aproximadamente 30 minutos en los que el marcador estuvo igualado y 62% durante todo el encuentro. Nuevamente, la presión favoreció a la Juve: iniciaron 13 posesiones en el tercio final contra 8 del Napoli, con promedio de 9.1 PPDA contra 17.7 del Napoli. Sin embargo, mientras la Juve superó al Napoli en remates por margen de 3-1 (24 contra 8), la calidad de sus tiros fue muy poca. Giorgio Chiellini concedió un penal en el minuto 31, Insigne lo convirtió y el Napoli se replegó para sobrevivir, sin prácticamente producir oportunidades para marcar después del cobro de la pena máxima.

Gattuso ha demostrado capacidad de adaptación en la presente campaña, dominando el balón por un momento y replegándose en el siguiente, dependiendo del rival y el estado del partido. Eligió conceder la posesión a la Juve y esperar. Es cierto que el Napoli tiene un nivel muy superior al de los dos partidos anteriores; sin embargo, un cambio sustancial en la fórmula táctica sería sorpresivo.

Sin embargo, Gattuso no es el técnico a quien prestaremos atención. La visión de Pirlo, basada en un fútbol de posesión perfecta, suena maravillosa; y existen buenas probabilidades de que, si le confieren suficiente tiempo y continuidad, el técnico Bianconero será capaz de consolidar una versión sumamente precisa de sus ideas en Turín. No obstante, la Juve no puede quedar fuera de Champions bajo cualquier circunstancia. Su victoria el miércoles no servirá para calmar los temores; pero la derrota haría sentir que el pesimismo no dista de la realidad.