<
>

Raúl Jiménez y 'Tecatito' Corona: ¿una espera infructuosa o necesaria?

play
FMF gestionará que 'Tecatito' siga su rehabilitación en territorio mexicano (2:48)

Mauricio Ymay detalla lo último sobre el panorama del equipo de Gerardo Martino, en la víspera del amistoso contra la Selección Colombia. (2:48)

A menos de tres meses de la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002, en un entrenamiento en Denver antes de disputar un partido amistoso ante Estados Unidos, Claudio Suárez se fracturó el peroné en una acción de rutina con Gabriel Caballero.

Mientras el doctor del Tri le garantizó al histórico defensa que era posible recuperarse en mes y medio si se operaba de inmediato, el entonces técnico Javier Aguirre le dio su palabra de que le respetaría su sitio en la convocatoria final para el Mundial.

A marchas forzadas y evidentemente sin ritmo de competencia, pero el apodado ‘Emperador’ se rehabilitó; sin embargo, el ‘Vasco’ finalmente decidió prescindir de uno de los pilares de la zaga bajo el argumento de que no llegaría en ritmo ni nivel que requiere la máxima competencia.

Injusto o no, pero Aguirre se la jugó con los futbolistas con los que trabajó en la gira previa a la justa, y que de acuerdo con sus exigencias, se ganaron un sitio en la lista final.

Hoy, más de 20 años después, la Selección Mexicana enfrenta la disyuntiva de esperar o no a dos piezas clave del entrenador Gerardo Martino: Jesús Corona (fractura de peroné al igual que Claudio, con el añadido de rotura de ligamentos), y Raúl Jiménez (padece una pubalgia, considerada una de las lesiones más complejas y traicioneras).

En el caso de ‘Tecatito’, a menos que ocurra un milagro, parece imposible que pueda estar a tiempo, pues tras ser operado el pasado 18 de agosto, su club, el Sevilla, dio a conocer que el delantero estaría de cuatro a cinco meses fuera de las canchas.

Sin embargo, en declaraciones recientes, Martino aseguró que la meta es que Jesús empiece a trotar y a tocar el balón en octubre, lo que supondría una recuperación en tiempo récord que contradice el pronóstico inicial del equipo al que pertenece el mexicano.

En el caso de Raúl presenta una lesión en la ingle-aductor, catalogada como pubalgia, y aunque en un principio al parecer se le restó importancia, luego de que el delantero del Wolverhampton viajó a la concentración con la Selección para estos partidos ante Perú y Colombia, se percataron que es más grave de lo pensado, al grado de que su participación en Qatar está en riesgo.

¿ENGAÑO?

¿Es médica y científicamente posible que ‘Tecatito’ esté listo a tiempo para ser incluido entre los viajeros a Qatar?

La duda se despejará en algunas semanas; sin embargo, resulta evidente que el futbolista no va tomar ritmo ni mucho menos su nivel de la noche a la mañana, por lo que la supuesta esperanza para contar con él parece más un engaño o no querer romperle el sueño mundialista, cosa que finalmente ocurrirá.

Sobra decir que el Mundial para selecciones como la azteca es una competencia corta, pues entre el 22 y 30 de noviembre disputará sus tres partidos de Fase de Grupos, con lo que resulta oportuno y necesario cuestionar si vale la pena incluir a jugadores que no lleguen en plenitud física y futbolística.

Si ocurriera la ‘milagrosa’ recuperación de Corona, por supuesto que no estaría ni cerca del 100 por ciento de su capacidad.

INCÓGNITA

En cuanto al caso de Raúl Jiménez hay mayor hermetismo, pues desde el Wolverhampton solo se informó que se perdería el juego ante el Manchester City, antes de la Fecha FIFA, y que viajaría a concentrarse con el Tricolor solo para continuar con su recuperación.

Es evidente que desde la Selección Nacional le pidieron al club valorar de primera mano al goleador y el resultado fue preocupante, tanto que nadie se aventuró a dar un tiempo estimado sobre una posible reaparición.

ESPERA

Por lo pronto ayer lunes el ‘Tata’ anunció que esperará a ambos jugadores hasta el límite, 16 de noviembre, para definir si van o no al Mundial…

De nuevo, ¿vale la pena la espera o sencillamente es aferrarse a lo que no ocurrirá, sobre todo en el caso de ‘Tecatito’?

¿IRREMPLAZABLES?

Es una realidad que ambos estaban llamados a ser titulares en el Mundial, más allá de que Jiménez jamás retomó el nivel que tuvo antes de la conmoción que lo alejó nueve meses de las canchas.

Sin embargo, se le estaba respetando su jerarquía con la esperanza de que pudiera alcanzar un rendimiento cercano a su potencial.

Lo cierto es que en caso de que no llegue, hoy en día el Tri tiene a la mano a dos centros delanteros que pasan por muy buen momento: Santiago Giménez y Henry Martín.

Aunque se sabe que Martino apostará por su consentido Rogelio Funes Mori, con todo y que lleva más de un mes sin jugar por una lesión y que solo le queda la Liguilla que disputará con Rayados para ponerse a punto.

Con respecto a ‘Tecatito’, sí que es un futbolista con un talento especial que no puede sustituirse fácilmente, pero no está de más señalar que la playera nacional jamás explotó ni fue una solución o diferencia en partidos amistosos o competencias ofíciales. En el Tri su talento lo suele entregar a cuentagotas.

Así las cosas, cabe recordar que hace poco más de cuatro años el entonces entrenador nacional, Juan Carlos Osorio, como ahora Martino, se aferró y esperó hasta el último momento a Néstor Araujo, quien sufrió una lesión en la rodilla previó a Rusia 2018, y finalmente el defensa no logró recuperarse.

Sí, son dos piezas clave, pero ¿vale la pena la espera o solo será una pérdida de tiempo alimentar la ilusión de contar con ellos en Qatar 2022?