<
>

El Pulso: América ya probó el postre... Sigue el plato fuerte

play
América voló alto en casa (1:01)

A Pumas no le alcanzó ni para igualar a unas Águilas que ya estaban alejadas en el marcador (1:01)

COLUMNA ‘EL PULSO’


CIUDAD DE MÉXICO -- América empezó la Liguilla comiéndose el ‘postre’ antes del ‘plato fuerte’. Un verdadero flan aderezado de vergüenza fueron los Pumas en los Cuartos de Final, y las Águilas se dieron gusto devorándolo.

A Miguel Herrera se le pueden cuestionar muchas cosas, como sus declaraciones de todo tipo de temas, su nula autocrítica, y comportamientos impropios de un entrenador profesional; sin embargo, en sus dos etapas en Coapa ha demostrado que entiende como pocos la importancia que tiene para el club ganar a toda costa los partidos ante rivales ‘odiados’: Pumas, Chivas y Cruz Azul.

El América cerró a la baja el torneo regular, sin un funcionamiento adecuado, con pocas variantes para llegar al gol, pero pese a ello le alcanzó para ser segundo lugar general, y a primeras de cambio se encontró en la Liguilla a un ‘cliente’ que le hizo olvidar todos sus males y, sobre todo, retomar la confianza perdida.

En Ciudad Universitaria las Águilas avasallaron desde el primer minuto a unos Pumas que ni las ‘garras’ metieron, y no conformes con golear y definir la eliminatoria, en el duelo de Vuelta volvieron a imponerse con autoridad, más allá de que no fueron tan contundentes como en la Ida.

Las buenas noticias no paran para los azulcrema, pues Mateus Uribe demostró que está de regreso y puede ser el futbolista que marque diferencia debido a la ida y vuelta que tiene, a la claridad que brinda de mediocampo hacia el frente, y al vínculo tan cercano que maneja con el gol.

El francés Jéremy Menez recién reapareció de una lesión, pero es de gran utilidad en el manejo de los tiempos, en poner la pausa, buscar los espacios, y además, ratificó que es un gran ejecutor de penaltis.

Evidentemente le falta mejoría a la idea colectiva azulcrema, pero le sobran individualidades y voluntad. Oribe no anota pero hace jugar; Cecilio perdió desequilibrio y ganó inteligencia; Marchesín sigue siendo una garantía, y en esta ocasión el equipo tiene una banca poderosa.

La verdadera prueba para el ‘Piojo’ y los suyos viene en semifinales y se llama Santos, que tuvo un gran torneo y ante Tigres demostró por qué lleva el sobrenombre de ‘Guerreros’, ya que con 10 hombres remontó la eliminatoria.

Es tiempo del ‘plato fuerte’, pues ante unos Pumas de vergüenza, el América apenas probó el ‘postre’.