<
>

Chivas: La tormenta que no cesa

play
No deja de llover para Chivas en Guadalajara (0:46)

Cruz Azul venció al equipo rojiblanco 1-0 con anotación de Cauteruccio, dejando al Rebaño sin lograr victoria en casa. (0:46)

COLUMNA ‘EL PULSO’


CIUDAD DE MÉXICO -- Apenas amanece y a Chivas ya le llueve. Dos jornadas del Apertura 2018 parecen suficientes para realizar un diagnóstico: será otro torneo con tintes de pena y sufrimiento para el Guadalajara.

El desastroso manejo directivo encabezado por Jorge Vergara, su hijo Amaury, José Luis Higuera, y en su momento Francisco Gabriel de Anda, ya repercute y golpea en lo deportivo al equipo.

Lo que parecía una gran familia con un líder reconocido y respetado por todos, Matías Almeyda, de la noche a la mañana se disolvió con la salida del entrenador, y las bajas de futbolistas con un peso específico como Rodolfo Pizarro y Rodolfo Cota.

Cierto que con el ‘Pelado’ los dos últimos torneos de Liga fueron un desastre; sin embargo, le apostaron a otros objetivos como la Concacaf, y obtuvieron su boleto al Mundial de Clubes.

José Saturnino Cardozo está ante el reto más importante de su carrera como entrenador, pero enfrenta una realidad brutal: no tiene materia prima de calidad suficiente para llevar a un equipo ‘grande’ a ocupar el protagonismo que demanda su historia.

A Guadalajara le falta desequilibrio, no tiene gol, mucho menos solidez defensiva... Eso sí, Cardozo le ha impregnado su sello basado en la intensidad, pero en dos jornadas quedó en evidencia que con eso no le alcanzará.

Las Chivas tienen una victoria en sus últimos 18 juegos en casa, donde no han ganado en lo que va de 2018, situación que evidentemente no es responsabilidad del cuerpo técnico entrante, pero la herencia ya le pesa.

Los Vergara e Higuera destilan optimismo a través de las redes sociales, en las que manifiestan su apoyo total a Pepe Cardozo y al grupo de jugadores, a la par de confiar en que revertirán el mal arranque con sendas derrotas ante Tijuana y Cruz Azul.

En lo que no reparan los ‘jefes’ del Rebaño es que a la enorme afición rojiblanca no le sirve el optimismo, pues lo que la gente quiere son resultados, que su equipo sea digno y peleé, no solo por clasificar a la Liguilla, si no por ser contendiente al título. Y esto difícilmente pasará con el actual plantel.

La directiva espera resultados a partir de la fe, cuando con sus decisiones lastimó los cimientos de una estructura que le llevó años construir a Matías Almeyda y a sus futbolistas.

Es cierto, el argentino ya no está, y tampoco Pizarro, el jugador que era capaz de darle otra cara al equipo con su desequilibrio, por lo que hay que trabajar con lo que se tiene, aunque con lo que se tiene al parecer no alcanzará para mucho. Al tiempo.

Es una realidad que desde hace un buen rato en Chivas se vive una tormenta que no cesa...

CUADRO DE HONOR

Pumas Reactivo

Luego de debutar con una victoria como visitante ante Veracruz, resultaba engañoso valorar el desempeño universitario ante un equipo muy limitado, más allá de que jugaba como local. En dos jornadas el análisis también es aventurado, pero ante el Necaxa los dirigidos por David Patiño demostraron buenas cosas. De entrada fueron capaces de reaccionar de inmediato en dos ocasiones que estuvieron abajo en el marcador, y posteriormente dejaron constancia de que arriba tienen pegada y algunas variantes. Los chilenos que llegaron de Cruz Azul, Felipe Mora y Martín Rodríguez, han cumplido en este amanecer de torneo, lo mismo que el paraguayo Carlos González. Por si fuera poco aparece un canterano que promete como Alan Mozo, quien marcó un golazo, además de tener un desempeño destacado, haciendo olvidar de inmediato al nada célebre Josecarlos Van Rankin. Es apenas el comienzo, pero Universidad pinta bien.

REPROBADO

Atlas Desangelado

Pasan y pasan los torneos y la historia en Atlas es la misma: se trata de un equipo sin alma, limitado en defensa y ataque, que fuera del Jalisco es prácticamente un cheque al portador, y con un entrenador, que si bien es joven y existen buenas referencias sobre su trabajo, no parece el adecuado para darle un giro a una institución que lleva décadas marcada por la desilusión. El sábado pasado en el Estadio Azteca no fue rival para el América, a lo mucho compitió durante 20 minutos, y tampoco es que los locales hayan tenido un desempeño brillante ni mucho menos. La apuesta en la portería es el novato José Hernández y esto implica riesgos, pues el joven tuvo que ver en los tres goles que recibió. Así el Atlas, un conjunto desangelado.