<
>

Oribe Peralta: Un 'Hermoso traidor'

play
El Guadalajara no encuentra remedio y va contra su propia historia (2:21)

Faitelson hace un fuerte análisis de la toma de decisión del Club de contratar a Oribe Peralta. (2:21)

COLUMNA ‘EL PULSO’

CIUDAD DE MÉXICO -- Oribe Peralta le cambió el sentido a un refrán popular en cuestión de segundos... “Del odio al amor hay solo un paso”... Y del amor al odio, también.

Luego del inesperado anuncio de su mudanza de Coapa a Guadalajara, el histórico delantero mexicano provocó decepción, ira y animadversión de muchos aficionados americanistas, quienes no dan crédito a la decisión de su ahora excapitán.

De “traidor, malagradecido y mercenario” no lo bajaron, además de que de un plumazo ‘borraron’ los grandes momentos del futbolista en cinco años como azulcrema...

“Pudiste ser ídolo y no quisiste”... “No se olvidan tus fallas en la Final contra Tigres”, fueron solo algunas de miles de frases dedicadas a Peralta en redes sociales.

Con la clase y madurez que lo caracteriza, Oribe escribió una carta en la que solo tuvo agradecimiento hacia la afición y el sitio que fue su casa, donde consiguió dos títulos de Liga, dos de Concacaf y una Copa...

“Sonó el silbatazo final” para él en el América... Así de simple o así de complejo. Pero es futbol, hay pasión, emociones de por medio, fanatismo y también mucha ignorancia.

Si de algo no se le puede calificar a Peralta es de desleal, pues a lo largo de una carrera que despuntó tarde pero se convirtió en brillante, ha demostrado un profesionalismo y vergüenza deportiva a prueba de todo.

Si el América le pagaba poco o mucho qué más da, desquitó cada peso en donde tenía que hacerlo, más allá de las fallas que se le quieran reprochar.

Oribe Peralta juega cada partido como si fuera el primero en su vida... O el último. Así lo dicta su historia en Santos, América, Selección Nacional, Jaguares, Monarcas o Rayados.

Gestionar con inteligencia y astucia las cosas que se desean tiene poco de traición y mucho de virtud, y a los 35 años, el goleador tomó una decisión que, popular o no, así conviene a sus intereses y es válida a todas luces, con o sin el dolor de muchos aficionados de uno y otro equipo.

Del otro lado, en el de las Chivas, la llegada del ‘Hermoso’ también dividió opiniones debido a su pasado inmediato y a todas las ocasiones en que activó la rivalidad contra el Rebaño. Sin embargo, poco y nada se analizó respecto al aporte futbolístico que puede tener el veterano.

Hay una realidad a todas luces y tiene que ver con un fichaje que demoró por lo menos 6 o 7 años, pues Oribe tiene 35 ‘primaveras’ y desde hace tiempo que la mejor de sus versiones apareció en un terreno de juego.

Hoy en día Chivas necesita soluciones y Peralta no será una de ellas; aportará liderazgo, entrega y se convertirá en el referente para un vestidor extraviado que necesita una voz de mando, pero en la cancha difícilmente llevará el traje del futbolista que incline la balanza para el lado rojiblanco.

Hace tiempo que el originario de La Partida se alejó del gol, pues invierte demasiado sacrificio y esfuerzo en la recuperación del balón, lo que habla de su vergüenza deportiva, pero también de una mala elección.

En 2018 vivió un torneo en el que solo marcó tres anotaciones y tuvo una sequía de 15 partidos… Ese es Oribe hoy en día, sin que esto signifique que se cuestione su calidad o entrega; Chivas compró experiencia por encima de los goles.

Ahora más que nunca todo indica que este veterano se abrazará a una de sus ‘máximas’: “No intentes ser el mejor de tu equipo, intenta que tu equipo sea el mejor”… A eso llega Peralta al Guadalajara, a intentar mejorarlo.

Así las cosas, este ‘Hermoso traidor’ cambió de tajo el sentido de una frase y de bienamado pasó a repudiado.