<
>

Liga MX Femenil: una piedra en el zapato para algunos clubes

Necaxa logró su primera victoria del campeonato en la jornada 17, después de vencer difíciles condiciones de transporte y alimentación. Imago7

MÉXICO -- Las condiciones en las que viven las jugadoras de la Liga MX Femenil no son las más favorecedoras. El abismo entre lo que los clubes les ofrecen, en comparación con el primer equipo varonil es inmenso. Ante eso, en ESPN Digital te presentamos la realidad de las jugadoras profesionales de los 19 equipos del torneo.

CONDICIONES DE VIAJES Y LOGÍSTICA

Las jugadoras de Necaxa se pusieron en el ojo del huracán hace dos semanas cuando estuvieron a minutos de perder el duelo ante América, debido a que no llegaron minutos antes del comienzo del encuentro al Estadio Azteca. Sin embargo, esto no solo se debió a los cierres de carreteras en el país, sino que las jugadoras viajaron el mismo día del partido desde Aguascalientes a Ciudad de México.

“Era muy difícil porque nos hacían viajar en un camión, tipo furgoneta, súper reducido y sin ventilación. A veces ni llegábamos a comer. Cuando viajábamos llegábamos directamente al partido. Viajábamos el día del partido o a veces durante la madrugada”, dijo una ex jugadora de Necaxa que pidió anonimato.

En el equipo de Aguascalientes, apenas logró su primera victoria en el Apertura 2019 luego de 16 jornadas, al vencer 1-0 a Santos Laguna. A las Centellas les ha tocado problemas como quedar varadas más de tres horas sin comer en el los trayectos a las ciudades sedes de los partidos.

"Nosotros teníamos que buscar la manera de irnos al estadio cuando éramos locales”, remató al narrar la forma en la que eran tratadas.

Incluso, el salario no era suficiente, pues detalló que las jugadoras que era menores de edad no les pagaban y al resto de jugadoras les daban 3 mil pesos. Aunado al bajo salario, las dejaban sin comer porque no daban los resultados que la directiva quería.

“A veces nos quitaban las comidas porque no ganábamos. Nos quitaban la comida después del partido y también entre semana”, añadió la jugadora.

En Querétaro la cuestión no es diferente en el tema de transporte, pues nunca sostuvieron un viaje en autobús y siempre se trasladan el mismo día del partido, además que la directiva no les daba hospedaje en la ciudad que visitaran.

“Nunca hubo viajes en avión, siempre son en autobús y son el mismo día. Los autobuses no son de calidad, son autobuses incómodos. En cuestión de los hoteles, si nos llegábamos a quedar eran básicos, realmente eran para pasar la noche. Si teníamos suerte nos prestaban el autobús de los chavos”, externó una jugadora que pidió no ser identificada.

Incluso, la comida también fue un padecimiento para las queretanas, pues a veces les daban un “boxlunch” para cuando terminan los entrenamientos.

“Te daban una dieta, pero al final te ofrecían una dieta que te cambiaban y nunca seguían. A veces nos llevaban a restaurantes para cenar, pero nos limitaban a que pedir.

“En Querétaro la mayoría de las jugadoras entraron por ser hijas de familia, por lo que no batallaban en cuestión de dinero. (Al equipo) solo lo tenían por mantener la obligación. Si teníamos que ir al Oxxo, lo pagábamos de nuestra bolsa todo lo que queríamos como aguas, barritas, etc. Solo nos subieron una vez el sueldo, pero fueron trescientos a quinientos pesos por quincena. Esta jodido dar resultados así. Nos cobraban multas por no dar resultados”, finalizó.

Incluso, jugadoras de Veracruz han pasado casi un día entero de viaje. “Por línea aérea solamente viajan a Tijuana; viajan en autobús a México y de aquí a Tijuana en avión. Los demás son por vías terrestre en autobuses ADO, con los que tienen convenio. Su viaje más largo ha sido de 21 horas. Llevamos lunch o a veces paramos a comer en carretera”.

CONDICIONES FÍSICAS

El tema de las lesiones siempre fue una preocupación para muchas de las jugadoras, pues no se les cuidaba en el tema médico como al primer equipo varonil o a las fuerzas básicas. Muchas acusan malos diagnósticos.

“En Pumas acusan de negligencia médica, debido a que hay jugadores que tienen lesiones y son mal diagnosticadas. Hay casos de jugadoras que tenían lesiones graves y seguían jugando, porque no las detectó el club y tuvieron que recurrir a un médico privado”, sostuvo una ex integrante del cuadro auriazul a la cual se le dio el anonimato.

Además, Juárez es un equipo que padece del mismo mal. Incluso, les pidieron a las fronterizas que midan la fuerza en los entrenamientos para que no sufran algún golpe. Dicha falta de intensidad repercute directamente en los resultados.

“En el 80 por ciento de los equipos aún nos hacen un poco a lado en las lesiones o en la parte médica, no nos diagnostican a tiempo y más cuando son graves. A veces son muy superficiales en los diagnósticos y termina en algo muy grave. Pasan los días y se complica. El servicio médico es deficiente, pues les piden en los entrenamientos que no sean tan intensas para evitar lesiones y a veces la atención no es deseada. Tienen los mismos servicios que el primer equipo, aunque sus espacios son reducidos”, sostuvo una de las jugadoras.

SUELDOS

Las jugadoras de Veracruz tienen el mismo mal que sus pares del primer equipo; sin embargo, sus sueldos varían y claramente no alcanzan al que menos gana del cuadro varonil.

“Como no hay un presupuesto por parte de directiva o gobierno, es un equipo que no está destinado a ‘campeonar’. No da para contratar y pagar lo que pagan Pachuca, Tigres o América. Nosotros nacimos como un equipo modesto, totalmente amateur. Los salarios de las 25 jugadoras varían; las que tienen más tiempo ganan mejor”, reconoce un integrante del cuerpo técnico de los Tiburones Rojos de Veracruz.

En Pumas tienen un tabulador, en el cual “hay salarios desde 2 mil 800 hasta 15 mil pesos el más alto”.

Las jugadoras de Toluca reconocieron que al principio no fue suficiente el sueldo para vivir, aunque fue aumentando poco a poco.

“No (alcanzaba para vivir), definitivamente no al inicio. Fue mejorando como pasaron los torneos. Además, tuve que hacer otras actividades para compensar esa parte. Hacia la temporada pasada era suficiente para necesidades básicas, pero igual vuelve a crecer y aumenta el apoyo para este torneo. Te puedo decir que ya no era tan necesario tener que estar en otra parte”.

TRATO CON LA DIRECTIVA

De acuerdo con un testimonio de Toluca, en cuatro torneos apenas se tuvo contacto dos veces con la directiva encabezada en su momento por Jaime León, Francisco Suinaga y Antonio Naelson Sinha. Cualquier inquietud se canalizaba siempre con el cuerpo técnico.

“Presidente y director se acercaron dos veces en cuatro torneos. La mayor comunicación era con el cuerpo técnico y siempre fue de maravilla”.

En Querétaro no vieron mejoría con la llegada de Jaime Ordiales, pues consideraron que descuidó al equipo totalmente.

“Con Joaquín Beltrán había más apoyo, cuando entró Ordiales, se dejó el equipo femenil. Alberto Arellano entró con él y bueno desde ahí se empezó a armar la voz de que los técnicos que llegan al femenil es porque los van a correr”.

Con información de: Víctor Álvarez, Karen Peña, Ricardo Cariño, Fernando Villa, Javier Rosas, Graciela Reséndiz, Mac Reséndiz y Omar Flores.