<
>

Excanterano del América recibió consejos de Ansu Fati, posible sucesor de Messi

play
De Arizona a Barcelona, con escala en Coapa (3:11)

Conoce un poco de la trayectoria del juvenil mexicano Samuel Mendoza, quien sueña defender los colores del Barça y la Selección Mexicana. (3:11)

MÉXICO -- Samuel Mendoza entrenó por una semana en La Masía del Barcelona durante el pasado mes de febrero. El mexicano, quien a los ocho años jugó un mundialito con América, se encontró con Gerard Piqué y con Ansu Fati, quien le dio consejos para que creciera como persona y futbolista.

Mendoza comenzó su relación con el futbol mexicano desde sus primeros años de vida, pues su papá, quien es mexicano, es un apasionado al balompié en especial al América, equipo que siguen desde Arizona, donde es parte de Barça Academy, proyecto del que fue elegido para viajar a La Masía.

“Desde chiquito me encantó patear el balón, desde que empecé a caminar. El amor al futbol de mi papá me llevó a que me enamorara más con el futbol antes de que fuera algo competitivo. Él es fanático del América y veía los juegos. Íbamos a los parques a ver a los niños jugar y un día me metió a un equipo aquí, un equipo que le dicen Las Ligas Latinas y es donde empecé mi carrera futbolística”, relató Mendoza a ESPN Digital.

“Nací en Estados Unidos, pero en el 2012 saqué mi doble ciudadanía porque fui con las Águilas del América, ahí a Coapa, me llevaron a Portugal y al Mundial de Clubes y jugué con ellos, entonces saqué mi doble ciudadanía”, recuerda el joven categoría 2004 de padre mexicano y madre estadounidense.

“Hace mucho tiempo, aquí en Arizona, llegó un visor del América, me vieron jugar en un torneo, que se llama la Copa Food City. En ese torneo el señor me miró y habló con mi papá, querían que fuera a hacer pruebas, en este caso tenía ocho años. Fui a Coapa, fuimos al Nido, me hicieron pruebas de fuerzas básicas y me dijeron que me quedara, pero por mi edad no pude quedarme y también mi español no era tan bueno”.

El ‘Chikis’, como le apodan al juvenil, perdió contacto con la gente del América desde el 2014, pero se mantiene al tanto de la Liga MX, incluso tuvo la oportunidad de llegar a las fuerzas básicas de Querétaro, al igual que su hermano Fernando, quien es portero, pero ambos decidieron mantenerse en la Academia del Barcelona.

Durante el pasado febrero sumó otra experiencia a su corta carrera futbolística, pues fue uno de los tres elegidos para ir a entrenar por una semana en La Masía, donde conoció a Gerard Piqué y a Ansu Fati, pero fue con el último con el que pudo platicar además de tomarse una foto.

“Fati me contó lo que él hizo para llegar ahí, los sacrificios, me dio consejos, que lo más difícil no es llegar ahí, porque todos pueden llegar, pero lo difícil es quedarse. Me dijo que siga con lo que estoy haciendo, que me ponga a leer mucho, que vea estrategias, que sepa leer el futbol más rápido y que trabaje en mi primer toque lo más posible, porque el primer toque dirige todo el juego y que tenga una idea de que tipo de jugar quiero ser”.

Mendoza ya ha sido convocado para ser parte de la Selección Mexicana Sub-15 con la que incluso ya marcó en un duelo de preparación en el Centro de Alto Rendimiento

“Encantado con esa experiencia, me tocó jugar con Antonio León de LAFC y anduvimos en las instalaciones, platicando, jugando, increíblemente aprendiendo de todos los jugadores. El último día me tocó jugar medio tiempo porque me tuve que ir, jugué el primer medio tiempo y me tuve que ir de las instalaciones para regresar a Arizona, pero en ese medio tiempo hice un gol en ese partido que jugamos contra Puebla”.

Tanto la Selección Mexicana como los equipos de la Liga MX no pierden pista de la carrera del juvenil que se prepara en la Academia del Barcelona en Arizona, sin embargo, el ‘Chikis’ tiene como objetivo mantenerse con los culés.

“Lo que he entendido es que primero tengo que ser el mejor ser humano que pueda ser, después de ser un buen humano, segundo sería lo futbolístico, sobresalir en todo lo que haga futbolísticamente y regresarle a mi comunidad que me ha dado mucho. Le mandan mensajes a mi papá, de que si quiero ir a México a jugar, pero yo sigo contento en Barcelona”.