<
>

Lluvia dejó muy suelta la cancha del Nou Camp

La lluvia fue protagonista en el bajío, pues primero demoró el encuentro y luego condicionó el césped de juego.

La cancha del Estadio León quedó sentida por la intensa lluvia que cayó en la ciudad de León, antes del partido de la jornada dos entre Esmeraldas y Rayados de Monterrey.

En las acciones del encuentro el césped lucía un poco flojo y con el transcurso de los minutos se observaba que se levantaba un poco, aunque el esférico podía rodar sin muchos problemas.

Y como el balón se jugó en gran parte de la primera mitad por el medio campo, esa fue la zona que se percibía con mayor deterioro.

Debido a las lluvias que se presentaron en la ciudad de León, el encuentro entre el conjunto Esmeralda y los Rayados de Monterrey, a disputarse en el estadio Nou Camp, demoró su arranque.

“Debido a una fuerte lluvia el partido entre León y Rayados pospondrá su inicio 50 minutos, mientras se realizan trabajos de mantenimiento en la cancha; ello a espera que las condiciones del clima permitan la realización del juego”, informó la Liga mediante un comunicado.

El cotejo estaba programado para iniciar en punto de las 21:00 horas, pero por las inclemencias del tiempo que generaron encharcamientos en la cancha se determinó retrasarlo.

Trabajadores del estadio ingresaron al terreno de juego con rastrillos y otros aditamentos para tratar de sacar el agua que había en el terreno de juego con el firme objetivo de dejar en buenas condiciones el césped; hicieron lo que pudieron pero igual quedó suelto el césped.

Se debe recordar que este fue el primer compromiso de local del conjunto guanajuatense, luego que en la primera fecha empató como visitante frente a las Chivas de Guadalajara.