<
>

Cero a cero, paso a paso

ESPN

Hay muchos equipos en la Liguilla del fútbol mexicano que han trascendido a partir de no recibir gol, a partir de mantener el cero atrás.

Mucho se criticó la postura del América en el partido de ida frente a los Pumas, se dijo que Solari no entendía de la historia de las Águilas, que no entendía lo que significa dirigir al equipo de Coapa, que era vergonzoso salir con un empate de Ciudad Universitaria.

En este caso, tendríamos que ver el vaso medio lleno o medio vacío. Santiago Solari maniató al equipo local, lo dejo en cero a un equipo que venía de hacerle cuatro goles a Cruz Azul y de ganarle al Toluca 2-0, un equipo que tenía una racha en los últimos partidos de liga con varias victorias y una sola derrota, de eso no se habla, es más fácil recurrir a la “historia” de América y no al presente de este equipo, y debemos tomar en cuenta que falta el juego de vuelta y que en la Liguilla lo importante es pasar a la siguiente fase.

No se puede golear en todos los partidos, no se puede ganar a todos los rivales, pero además lo hemos visto desde que iniciaron las liguillas a principio de los años 70, y pareciera que algunos no habían visto fútbol nunca, no te puedes indignar ni hablar de vergüenza por un resultado de 0-0.

Pasó lo mismo en el Monterrey vs Atlas, todos contra Javier Aguirre, ¿cómo es posible que con ese plantel y con esa inversión apenas puedas empatar? fueron los encabezados en todos los diarios y noticieros deportivos.

Se insiste en que las formas y las formaciones son prioritarias, es mentira, ni las formas ni las formaciones ganan títulos, el 0-0 no es un resultado vergonzoso, de hecho es un logro el dejar tu portería en cero en la Liguilla, es valiosísimo y sobre todo cuando juegas de visitante. El que no lo entienda así tampoco entenderá cómo se consiguen los campeonatos y los títulos los cuales se consiguen paso a paso, partido a partido y sobretodo estratégicamente conociendo el formato de la Liguilla en México.

Es fácil reclamar, agredir verbalmente, ofender, exigir otro tipo de resultados (hágame usted el favor), sentirse indignado por lo que ofrecen los equipos, la realidad es que el análisis tiene que ir más allá y entender que la Liguilla se juega a 180 minutos.

Hay muchos equipos en la Liguilla del fútbol mexicano que han trascendido a partir de no recibir gol, a partir de mantener el cero atrás. Ya veremos dónde terminan el Monterrey y el América, mientras tanto dejemos de exigir cosas que no nos corresponden.

¡Hasta la próxima!