Fútbol Americano
Jeff Carlisle | U.S. Soccer corresponsal 152d

Bruce Arena podrá revivir a New England si apoyan su visión

En un intento por cambiar el futuro de la organización, el New England Revolution ha echado una mirada al pasado. Bruce Arena está de vuelta, asumiendo el rol dual de director deportivo y DT del Revoilution.

Es un movimiento que tiene sentido en múltiples niveles. En la NFL, el Kraft Sports Group le ha dado al entrenador de los New England Patriots, Bill Belichick, libertad plena para manejar la organización como le parezca conveniente, lo cual ha resultado en seis títulos del Super Bowl en 18 años. Arena está acostumbrado a operar de forma similar, haciendo que la relación se vea, al menos desde el exterior, como una buena combinación.

Toda la organización del Revolution, al menos en el aspecto técnico, necesita de un reinicio, particularmente en lo que respecta a la asignación de más recursos. Esto va más allá de simplemente desembolsar dinero por otro jugador designado, tal como intentó hacer el Revolution con Paul-Jose M’Poku por la cifra total, según informes, de $14 millones antes de que se cayera el negocio. Con la llegada del dinero destinado a objetivos determinados (TAM, por sus siglas en inglés) necesita producirse un compromiso mayor con el scouting y evaluación de jugadores para así conformar el resto del roster.

Si bien la contratación de Remi Roy como director de scouting en 2018 y la posterior adición de Sergio Neveleff como scout internacional fueron pasos en la dirección positiva, se necesita hacer mucho más para equipararse al resto de la liga.

La inclinación de New England de luchar con los jugadores por contratos lo ha colocado entre los últimos equipos preferidos por los futbolistas como posible destino. Si bien los mecanismos de adquisición de jugadores de la MLS hacen mucho para suprimir las opciones, existen suficientes lagunas en las normas que, al presentarse la oportunidad de salir del equipo, muchos jugadores decidieron hacer maletas, desde Jeff Larentowicz y Michael Parkhurst en los años 2000 hasta Lee Nguyen y Jermaine Jones en la década de 2010. Visto de otra manera, el Revolution no ha firmado un solo jugador utilizando el mecanismo de agentes libres de la MLS desde sui creación en 2015. (Jalil Anibaba fue firmado mediante un mecanismo diferente, ya que los siete años de servicio acumulados por él al momento de su contratación implicaron que no fuera técnicamente considerado como agente libre).

Dado el historial de Arena en la MLS, siendo su más reciente parada el LA Galaxy, cuenta con la experiencia suficiente para saber qué se necesita hacer para resolver estos temas. Luego de dársele libertad en Los Ángeles, Arena no requirió de mucho tiempo para cambiar la situación. El Galaxy terminó en la cima de la Conferencia del Este en la primera temporada completa de Arena a cargo del equipo. El Galaxy se alzó con tres títulos de la MLS Cup en las cuatro campañas siguientes.

En esa oportunidad, Arena mostró capacidad para utilizar las reglas de la MLS sobre rosters a su favor. Dado el estado actual del roster del Revolution, no habrá duda de que eso le será muy útil.

En lo que respecta a Arena, la decisión de incorporarse al New England Revolution no fue sencilla. Su imagen más reciente a un lado de la cancha es la de esa horrible noche en Couva, Trinidad, cuando Estados Unidos no logró clasificar al Mundial 2018. Al menos, esta es una forma de poder escribir un capitulo final diferente en el libro de su carrera como técnico. Arena es apasionado del fútbol y ha estado ansioso por volver a este deporte desde entonces. Fuentes confirman que Arena ha buscado posiciones tanto con el Galaxy como con el Columbus Crew antes de llegar a Nueva Inglaterra. También contará con la misma clase de poder y control del lado técnico que tuvo con el Galaxy.

Sin embargo, no hay garantías de que este movimiento produzca éxito instantáneo. Existe la percepción de que Arena no habría aceptado el puesto sin las promesas de Kraft Sports Group de que se le aportarán los recursos que éste exija. Así son las cosas cuando aún no se ha secado la tinta en el contrato. Los meses por venir revelarán las alturas a las cuales está dispuesta a llegar la organización para mostrar su nivel de compromiso y si será suficiente.

 

El historial de Arena tampoco está libre de mácula. El fracaso de las eliminatorias mundialistas causó una mancha que no se puede limpiar. Y hay más. Su paso de 15 meses con los New York Red Bulls fue, cuando más, aceptable. Si bien los Red Bulls clasificaron en ambos años a los playoffs, fueron eliminados en esas dos ocasiones de los playoffs en primera ronda. Nunca fueron más allá de ser un equipo en los puestos medios de la tabla, terminando en el sexto lugar entre 14 equipos en su primera campaña completa a cargo.

Este fue un club que contaba con dos Jugadores Designados como lo eran Claudio Reyna y Juan Pablo Angel, dándole ventaja sobre la mayoría de los equipos de la MLS en ese momento. Sus dos últimas temporadas con el Galaxy evidenciaron un declive en lo que respecta a la actuación del equipo.

La MLS también ha proseguido su evolución en los últimos dos años y medio. La adquisición e inversión del dinero destinado a objetivos determinados ha cobrado mayor importancia, con la inyección de mayores recursos económicos en el sistema.

También existen las críticas que indican que Arena se ha quedado obsoleto en lo táctico. Sin duda alguna, éste cometió su dosis de errores en su reciente paso con la selección de Estados Unidos, siendo la más notable su insistencia de jugar con un solo volante de contención en el partido contra Trinidad y Tobago. El nivel técnico en la MLS ahora tiene un estilo más internacional y se ha hecho más sofisticado.

Sin embargo, durante el transcurso de su carrera, Arena ha demostrado su capacidad de adaptación en lo que respecta a lidiar con las arcaicas normas que rigen la MLS con respecto a los rosters. Esto no debería ser inconveniente. Habrá que mantenerse pendiente del elemento táctico, aunque la capacidad de Arena para hacer equipos, tanto en lo que respecta a plantel como en relaciones interpersonales, puede ayudar mucho en la cancha a fin de mitigar su supuesta falta de adaptación a los tiempos.

La realidad es que el Revolution corría peligro de quedar rezagado del resto de la liga. Arena cuenta con las herramientas para revivir a esta franquicia, pero esto ocurrirá solo si el resto de la organización se adhiere a su visión.

^ Al Inicio ^