<
>

Planes del Inter Miami no peligran, dice alcalde

play
El nuevo Lockhard Stadium (2:08)

Una mirada de la nueva casa del Inter Miami CF (2:08)

El alcalde de Miami, Francis Suárez, dijo que el hallazgo de altos niveles de materiales tóxicos en el sitio propuesto para edificar el estadio de futbol del Inter Miami "no es nada que ponga en peligro el acuerdo de ninguna manera".

Inter Miami, que tiene a David Beckham entre su grupo propietario, se encuentra actualmente en el proceso de negociar un contrato de arrendamiento por 99 años con la ciudad para un proyecto de desarrollo de un billón de dólares denominado Miami Freedom Park, que incluirá un estadio de 25,000 asientos. El proyecto se construirá sobre lo que actualmente es el hogar del Melreese Country Club, el único campo de golf propiedad de la ciudad de Miami.

El lunes, se hizo público un análisis ambiental del sitio, pagado por Inter Miami, que reveló la presencia de niveles de arsénico, bario y plomo que excedieron los límites legales. Esto se debió a los escombros de un viejo incinerador municipal que se cerró hace décadas. Inter Miami conoce desde hace tiempo las preocupaciones ambientales relacionadas con el lugar y se comprometió a pagar el costo total de cualquier reparación que sea necesaria.

El martes, The Miami Herald informó que el administrador de la ciudad de Miami, Emilio González, había ordenado el cierre del campo de golf en espera de un análisis de los hallazgos del informe.

"Es más por la salud y la seguridad de las personas que están usando el sitio en este momento", dijo Suárez a ESPN sobre el cierre del campo de golf. "No hubo tanta preocupación por el acuerdo en sí. Siempre hubo un entendimiento de que el equipo iba a remediar [el sitio]. Entendieron que estaba contaminado. No es nada que ponga en peligro el acuerdo de ninguna manera".

El alcalde Suárez, defensor del proyecto, confirmó que el nuevo análisis significa que el costo de la intervención, inicialmente estimado en $ 35 millones de dólares, ahora es de alrededor de $ 50 millones, pero no le preocupa que esto afecte negativamente los planes del Inter Miami.

"Desde mi punto de vista, en realidad no importa porque [Inter Miami] acordó pagarlo y capitalizarlo", dijo. "Éste es un trato por un billón de dólares; $ 35 millones, $ 50 millones, eso es el 3.5 por ciento o 5 por ciento del trato. No digo que sea insignificante, pero tienen un rango, y se sienten tranquilos de que esté dentro del rango".

Los términos iniciales del acuerdo con Inter Miami, cuyo marco general fue aprobado por los votantes en noviembre pasado, establecen que el equipo realizará pagos anuales de arrendamiento en función del valor justo de mercado del sitio o del 5 por ciento de los ingresos brutos menos la cantidad de "mantenimiento de área común", la cifra que sea mayor. Dos evaluaciones anteriores establecieron los pagos anuales de Inter Miami en $ 3.6 millones por año, lo que lo convierte en el pago mínimo en cualquier contrato de arrendamiento. Se están realizando dos evaluaciones adicionales para determinar el valor justo de mercado del sitio. Si la cifra es mayor, eso es lo que se utilizará en el contrato de arrendamiento.

El comisionado Manolo Reyes, un crítico acérrimo del acuerdo, cuestionó si el cierre del campo de golf era necesario y si se estaba utilizando como palanca en las negociaciones de arrendamiento que podrían hacer que la ciudad dejara dinero sobre la mesa.

"Lo que quiero saber es si es algo que se ha hecho como una táctica para devaluar la tierra", dijo Reyes al Herald. "Entonces pueden afirmar que tendrán que pagar menos".

Suárez respondió que las evaluaciones realizadas antes del anuncio del lunes le dan a la ciudad protección a la baja. También continuó promocionando los beneficios del proyecto, incluida la construcción de un hotel, oficinas, un parque de 58 acres y campos de futbol.

"Hicimos esto como un acuerdo de subsidio cero. Vamos a ganar $ 5 mil millones en ingresos", dijo. "Si puede encontrar un acuerdo que sea mejor que eso, hágamelo saber".

Suárez también dijo que no le preocupaba una resolución de la Comisión de la Ciudad que requería que las negociaciones de arrendamiento se completaran antes del 12 de septiembre.

"Seguimos trabajando", dijo. "Si podemos cumplir ese plazo, maravilloso. Si no podemos, volveremos a la comisión y diremos, 'necesitamos más tiempo'".

Una vez que se completen las negociaciones de arrendamiento, cuatro de los cinco comisionados de la ciudad de Miami deben aprobar el acuerdo para que entre en vigencia. Con el Comisionado Reyes listo para votar "no", el Comisionado Willy Gort, en cuyo distrito se encuentra el sitio, se considera el voto decisivo.