<
>

El sueño mundialista de Siria, la nación que no jugó la eliminatoria en su país

Mientras para algunas naciones ganar un boleto a Rusia 2018 pasa más por una rutina o enfrentar un proceso a modo, pocas naciones se han llegado a colar y cumplir el sueño de disputar una copa del mundo.

Sin embargo, el camino de Siria rumbo a Rusia 2018 merece una mención especial. La nación azotada por una guerra civil se vio obligada a jugar toda la eliminatoria mundialista fuera de su país y aún se aferra a alcanzar su boleto para la justa.

El camino al mundial inició el 11 de junio de 2015 cuando se enfrentaron a Afganistán en el Samen Stadium de Irán, donde el combinado sirio logró una contundente goleada 6-0. Para el 3 de septiembre debutaron con victoria por la mínima diferencia como ‘locales’ ante Singapur en el complejo deportivo Sultan Qaboos en Omán.

Las águilas de Qasioun avanzaron a la ronda de eliminación final del continente como uno de los 4 mejores segundos lugares de la fase 2, producto de victorias ante Singapur, Afganistán y Camboya. En esa misma fase donde disputaron los partidos en el Seeb Stadium también en Omán, los sirios perdieron ambos duelos contra Japón.

Para la fase final, el cuadro que mantenía el sueño vivo se vio emparejado con Uzbekistán y dos habituales mundialistas asiáticos como Irán y Corea del Sur, además de China y Qatar. La selección cambió Omán y su sede fue Malasia, donde disputaron partidos en el Tuanku Abdul Rahman y el Hang Jebat.

En dicha fase logró un empate histórico ante Corea del Sur como ‘local’ y solo ganó un juego de visitante en su viaje a China. Sin embargo las águilas no perdieron un solo juego de local y fueron el único equipo del grupo que no fue derrotado por Irán.

Justamente ante el combinado persa llegó el momento más dulce de la eliminatoria. Con el marcador adverso al minuto 93, apareció Omar Al Soma quien cruzó al arquero para darle a Siria el empate y con ello el pase al repechaje mundialista de Asia donde se enfrenta a Australia por medio boleto a la copa del mundo.

De resultar ganadores, se enfrentarían al cuarto lugar de la CONCACAF en la repesca intercontinental el próximo noviembre. Estados Unidos, Honduras o Panamá podrían ser su último escalón para llegar a Rusia.

En el continente asiático pocas han sido las sorpresas y a las copas del mundo han calificado solo 11 de las 45 naciones que integran la confederación, siendo la última sorpresa la participación de China en el mundial de Corea Japón 2002.