<
>

Para Rapinoe, la polémica ayudó a asegurar el título mundial

play
¿Megan Rapinoe a la presidencia?... 'lo siento, pero estoy muy ocupada' (0:42)

Una encuesta sugirió que Rapinoe vencería a Donald Trump en una carrera a la presidencia y la futbolista aprovechó para bromear al respecto. (0:42)

Megan Rapinoe dijo que, lejos de distraerse, la crítica y la controversia durante la Copa Mundial Femenina desempeñaron un papel importante para impulsar a Estados Unidos al título.

En una entrevista con ESPN FC, Rapinoe dijo que las jugadoras se unieron después de que el presidente Donald Trump tuiteó durante el torneo que la capitana de Estados Unidos debería ganar antes de hablar sobre la visita a la Casa Blanca. Esos tuits siguieron a la publicación de un video en el que Rapinoe dijo que no aceptaría una invitación a la Casa Blanca si Estados Unidos ganaba la Copa del Mundo.

"En todo caso, unió a todos los que nos rodeaban y unió al equipo a sí mismo", dijo Rapinoe a ESPN FC. "Y fue de alguna manera, nos empoderó".

Añadió que no pasó mucho tiempo siguiendo la reacción a la controversia en el momento. También dijo que Estados Unidos ya poseía una amplia motivación para ganar su cuarto título de la Copa Mundial. En la misma semana de los muy esperados cuartos de final en París contra la anfitriona Francia, una de las favoritas en las apuestas para ganar el torneo, ella sostuvo que el episodio reunió a las jugadoras cuando comenzaron la racha en la que jugaron contra los tres mejores oponentes europeos en la carrera por levantar el trofeo.

"Fue una de esas cosas que surgieron en este momento divertido", dijo Rapinoe. "Creo que fue más una cuestión unificadora que cualquier tipo de distracción".

Ali Krieger hizo una demostración pública de apoyo en ese momento con un tuit que criticaba al presidente, pero el partido contra Francia el 28 de junio fue la primera aparición pública para la mayoría de las jugadoras, ya que los tuits del presidente intensificaron la controversia dos días antes.

"Sabíamos exactamente lo que queríamos hacer y lo que íbamos a hacer para ganar", dijo Rapinoe. "En ese momento estábamos todas a bordo, como diciendo, 'OK, esto va a ser más un juego defensivo. Vamos a contraatacar'. Y si nos van a ganar, tendrán que derribar a un equipo muy organizado, comprometido y disciplinado, lo que es realmente difícil de lograr".