<
>

La pelota sí se mancha... Entre gritos y amenazas 

play
¿Es el mayor culpable de la derrota mexicana? (1:58)

Uno de los señalados como responsable de los goles de Canadá al Tri, fue Guillermo Ochoa. (1:58)

"Si nos lo tomamos demasiado en serio, corremos el riesgo de meter al futbol en la realidad, y jugamos para escaparnos de ella"...

La frase corresponde a Jorge Valdano y sirve para ubicar al futbol en el sitio que tiene, ni más ni menos.

El balompié es un juego que nació en las universidades inglesas del siglo antepasado, y que hoy en día es el consumidor más importante de sobremesas y charlas de café en todo el planeta. Eso, solo eso.

Es parte importante en la vida de millones de personas en formas diversas; sin embargo, la pasión que genera jamás tendría que derivar en violencia o en cualquier otro tipo de manifestaciones que hieran a las personas.

EL GRITO

Desde hace varios años en México, el grito “ehhh, pu...” que nació en Guadalajara como algo “gracioso” para algunos con la intención de molestar al portero rival, está convertido en una pesadilla para la Federación Mexicana de Futbol, que incapaz de ponerle freno, suma multa tras multa de la FIFA, que considera homofóbica esta consigna.

“Es un gran problema porque ciertamente el grito es una salvajada, no es un grito del que se pueda sentir orgullosa la población mexicana, tiene un claro contenido homofóbico; o sea, no se trata de decir una palabra para elogiar a un portero por su orientación sexual, entonces creo que tiene que ver con los complejos y los primitivismos del futbol mexicano y de su afición, con un machismo que ha alentado este tipo de conductas a lo largo de muchísimos años; entonces, es reprobable.

“Ahora, dicho todo esto, se trata de algo incontrolable… El Ayuntamiento de Guadalajara en una época quiso prohibir las malas palabras en los mercados, porque había muchos verduleros groseros…

“Eso no lo puedes cambiar por decreto, son costumbres, entonces el grito tendrá que extinguirse solo, cuando a la gente le dé vergüenza decir eso, y si no le da vergüenza, pues seguirá adelante… Tendrá que extinguirse cuando la gente escoja otro, como ha cambiado de porras y consignas a lo largo del tiempo”, señaló en una entrevista hace algunos meses el escritor mexicano Juan Villoro.

Al tema del grito le queda mucha historia, pues basta recordar que la FMF apeló una reciente sanción que incluyó veto en los próximos dos partidos de eliminatoria mundialista para la Selección Nacional, además de que está latente la amenaza de que el castigo mayor puede ser la marginación de la Copa del Mundo.

Sin embargo, pese a campañas y esfuerzos no hay resultados, y gritarle al portero rival se ha normalizado en México y Estados Unidos, en un comportamiento que tiene que ver con complejos nacionales y hasta con una actitud vandálica.

LAS AMENAZAS

Ya ha pasado en Inglaterra y no hace falta voltear muy atrás, pues fue en la Eurocopa de este año, cuando tras perder la Final ante Italia en penaltis, los futbolistas de ‘El equipo de la Rosa’ que fallaron sus disparos (Marcus Rashford, Bukayo Saka y Jadon Sancho) recibieron insultos racistas y fueron amenazados de muerte.

El tema escaló de nivel y el primer ministro británico Boris Johnson condenó lo sucedido: “Los responsables de estos horribles ataques deberían avergonzarse de sí mismos”, dijo.

En días posteriores la policía británica informó que cuatro personas fueron detenidas como presuntos responsables de los ataques en redes sociales a los jugadores de la selección inglesa.

El abuso ha sido ampliamente condenado y el gobierno se comprometió a tomar medidas contra las empresas de redes sociales si no eliminan el material ofensivo rápidamente.

“Estamos trabajando muy de cerca con las plataformas de redes sociales, que brindan los datos que necesitamos para avanzar en las investigaciones”, dijo el jefe de policía Mark Roberts, oficial responsable de liderar la respuesta policial de Gran Bretaña sobre temas de futbol.

“Si identificamos que usted está detrás de este crimen, lo rastrearemos y enfrentará las graves consecuencias de sus vergonzosas acciones”, advirtió.

Ese nivel de importancia se le dio al tema y la policía trabajó de la mano de Twitter, pues un portavoz de la empresa aseguró en aquel momento que “en las últimas 24 horas, a través de un sistema de inteligencia artificial y de una revisión llevada a cabo por nuestros empleados, hemos eliminado cerca de mil tuits, además de suspender permanentemente un grupo de cuentas por violar nuestras reglas”.

En México acaba de suceder algo similar y no debe ni puede tomarse a la ligera.

Tras las derrotas de la Selección Nacional ante Estados Unidos y Canadá, dos jugadores y sus esposas recibieron amenazas de muerte.

Primero fue Luis ‘Chaka’ Rodríguez, tras el 2-0 frente a la escuadra estadounidense, quien hizo público a través de su cuenta de Instagram los mensajes recibidos en los que fue amenazado con que su esposa, madre e hijos serían violados y matados…

Y luego del tropiezo 2-1 en Canadá en el que el guardameta Guillermo Ochoa fue señalado como responsable de las dos anotaciones, la esposa del futbolista, Karla Mora, también fue amenazada a través de las redes sociales con matarla y violarla a ella y su familia.

En el caso del defensa de los Tigres se supo a través de una versión periodística que la empresa Cemex tomó cartas en el asunto y abrió una investigación; sin embargo, hasta el momento no existe una postura de la Federación Mexicana de Futbol, de la Liga MX, de la Selección Nacional o de los clubes a los que pertenecen los jugadores. Ya no digamos de la Policía.

Hay innumerables ejemplos dentro y fuera del deporte como para no ‘echar en saco roto’ este tipo de amenazas, las cuales no basta que sean condenadas, se tiene que investigar y dar con los responsables… Sucedió en Inglaterra, existe el antecedente de que es posible.

El futbol –ni ningún otro ámbito–, ese consumidor de sobremesas en todo el mundo, no puede tolerar este tipo de actos.

Hoy, tristemente, la pelota sí se mancha, entre gritos y amenazas.