<
>

Flamengo, a puerta cerrada en el Maracaná por Coronavirus

Los estadios lucen vacíos en los pocos eventos que aún se desarrollan alrededor del mundo. EFE

SAO PAULO -- El Flamengo, actual campeón de la Copa Libertadores y de la liga brasileña, se impuso este sábado por 2-1 en el estadio Maracaná al Portuguesa en un partido a puerta cerrada, donde el habitual abarrotado y ruidoso graderío se quedó completamente vacío debido al COVID-19.

Después de que las autoridades de Río de Janeiro determinaran la suspensión por 15 días de las clases y eventos públicos para frenar la propagación del coronavirus, la Federación de Futbol del estado anunció que todos los partidos bajo su organización serán realizados "sin la presencia de asistentes".

Minutos antes del inicio del partido, el silencio imperaba dentro y fuera del emblemático estadio. En un atípico sábado en la capital fluminense, los alrededores de la imponente construcción amanecieron vacíos y así permanecieron durante todo el día.

La tendencia era que el técnico del "Fla", el portugués Jorge Jesus, ahorrara sus titulares, pero ante el aplazamiento de los partidos de la Copa Libertadores empleó fuerza casi máxima en el terreno de juego, con Rafinha, Bruno Henrique y el uruguayo Giorgian De Arrascaeta.

Sin embargo, el técnico portugués sí prescindió de Gabriel Barbosa 'Gabigol', quien ni siquiera acudió al estadio para el encuentro, que terminó con una victoria por 2-1 de los anfitriones.

El partido marcó el inicio de la determinación de las autoridades de Río de Janeiro de suspender todos los eventos que involucren multitudes, como citas deportivas, espectáculos, ferias, manifestaciones y marchas en lugares abiertos o cerrados, en un intento de frenar la fulminante diseminación del coronavirus en el estado, que ya registra 22 casos confirmados de la enfermedad.

El propio elenco del Flamengo se encuentra bajo alerta, después de que su vicepresidente, Mauricio Gomes de Mattos, diera positivo para COVID-19, por lo que todos los jugadores del club más popular de Brasil fueron sometidos a análisis clínicos para detectar si alguno ha sido infectado por el coronavirus.