<
>

Corto, pero al grano

El día de hoy terminó el World Football Summit y una de las pláticas más interesantes fue la de David Villa, Vicente del Bosque, Fernando Hierro y Juan Mata. Los cuatro charlaron sobre el futuro de la selección española y no pude estar más de acuerdo con ellos en cuanto a la conclusión a la que llegaron.

Primero que nada, y es una realidad, muchos equipos y selecciones intentan buscar al mismo jugador en futuras generaciones. Nunca habrá un doble de una persona, nunca veremos nuevamente a un Iker Casillas, a un Iniesta, a un Puyol, a un Xavi sobre la cancha, pensar que eso sucederá es un gravísimo error; gran punto de David Villa.

Tenemos que aplaudir lo que estos jugadores nos dieron, le dieron a sus respectivos equipos y a la selección y no pensar en otra cosa más que reinventarnos, tal vez encontremos a personas con cualidades similares pero nunca alguien exactamente igual.

Y no por eso debemos frustrarnos, habrá generaciones mejores que otras pero nunca podremos replicar una, y ahí está la magia de la diversidad e individualidad. Debemos romper paradigmas y complejos como lo mencionó Del Bosque, salir de la zona de confort para jugar (en el caso de los jugadores) y dirigir (en el caso de los directores técnicos) en el extranjero, es ahí donde se encuentra una de las mayores fortalezas. No debemos tener miedo al futuro, si tienes buenos métodos de entrenamiento y gente preparada, además de jugadores jóvenes que no tienen que envidiarle nada a nadie, las cosas se van acomodando. En las canteras hay grandísimos jugadores, diferentes pero al final grandes.

Es importante señalar que no solo "La Roja" ha caído en esto de buscar replicas exactamente iguales de jugadores que en su momento fueron los más grandes, la misma selección alemana y también la mexicana, no hay secreto, tenemos que reinventarnos. Si hay potencial, solo hay que trabajarlo, perfeccionarlo, no copiarlo.