<
>

Incluido el ex presidente del club, imputan a 11 por incendio en el club Flamengo

play
El juvenil de Flamengo que describió el trágico incendio (0:26)

Samuel, delantero de Flamengo de 16 años, contó cómo fue llegar y encontrarse con el edificio donde se alojaban sus compañeros en llamas. (0:26)

Un total de 11 personas, incluido el ex presidente del club de futbol Flamengo, fueron acusadas formalmente el viernes en relación con la muerte de 10 futbolistas adolescentes en un incendio en 2019, dijeron los fiscales.

Los niños, de entre 14 y 16 años, murieron el 8 de febrero de 2019, cuando un incendio nocturno arrasó el centro de entrenamiento Flamengo en las afueras de Río de Janeiro. Otros tres resultaron gravemente heridos.

Los muchachos estaban entrenando con el club o sometidos a pruebas y se alojaban en contenedores de barco que se habían convertido en alojamiento cuando comenzó el incendio. Se cree que fue causado por un cortocircuito en una unidad de aire acondicionado.

El informe de la fiscalía acusó a los 11, algunos de los cuales trabajaban para el club y otros que proporcionaron, instalaron y mantuvieron el alojamiento, de negligencia que condujo a la muerte y describe una serie de "irregularidades e ilegalidades".

Dijo que los funcionarios de Flamengo ocultaron a las autoridades reguladoras las condiciones reales en las que estaban alojados los jóvenes, no siguieron los estándares correctos para la vivienda, no mantuvieron adecuadamente las instalaciones y no proporcionaron planes de evacuación en caso de incendio.

A Flamengo se le había dicho que cerrara las instalaciones, pero ignoró las órdenes, según el informe. Dijo que el presidente del club, Eduardo Carvalho Bandeira de Mello, "decidió no poner un monitor disponible para cada grupo de 10 jóvenes residentes allí y no proporcionó el espacio reservado para ellos con los estándares mínimos".

En un comunicado, Flamengo dijo que estaba dispuesto a cooperar con las autoridades, pero no tenía comentarios sobre los cargos del viernes.

El club, campeón brasileño y campeón de la Copa Libertadores la temporada pasada, ha enfrentado críticas por las dilatadas negociaciones sobre cómo se compensará a las familias de los chicos.

En diciembre, el club anunció que había llegado a acuerdos con todas menos dos de las 10 familias.