<
>

Cienciano, dueño de un hito único en América

Cienciano derrotó a River en Arequipa y festejó el primer título internacional para Perú. EFE

Cienciano, el humilde equipo de Cusco que volvió a la máxima categoría del fútbol peruano este año, ostenta un récord que ningún poderoso de América ha podido igualar aún. Los Rojos son el único club del continente -y también del mundo- que puede vanagloriarse de haber derrotado en una final a Boca y a River, los más grandes de Argentina. El conjunto cusqueño alcanzó su era de gloria en la primera década de este milenio y es el único de su país con, no uno, sino dos títulos internacionales en su haber.

Luego de su regreso a la Primera División del fútbol peruano en 1984, Cienciano no pudo animar el Torneo Descentralizado y no logró pasar del cuarto puesto hasta la década del 2000. En 2001, el año de su centenario, se consagró campeón del Torneo Apertura y estuvo muy cerca de alcanzar la gloria completa. En la final por el título nacional cayó ante Alianza Lima en los penales, pero la hazaña de haber llegado a la definición era solo un aviso de lo que llegaría después.

Con el regreso de Freddy Ternero al banco, el conjunto cusqueño consiguió clasificar a la Copa Sudamericana tras eliminar a Sporting Cristal en el repechaje. Sin saber aún que ese certamen marcaría para siempre la historia del club, Cienciano se tomó una pequeña revancha de Alianza Lima, a quien superó por un global de 2-0 en la primera ronda.

Sin embargo, el camino de los Rojos no se preveía sencillo. En los octavos de final, aplastó por 4-0 a Universidad Católica en Cusco y la derrota por 3-1 en Santiago de Chile le alcanzó para avanzar a la siguiente fase.

En cuartos de final lo esperaba el Santos, vigente campeón del Brasileirao, subcampeón de América tras caer ante Boca en la final de ese año, y con figuras de la talla de Robinho, Elano y Diego. El equipo de Ternero resistió en Vila Belmiro y gracias a un tanto en contra de Alex, rescató un empate 1-1. Germán Carty fue el héroe en la revancha y con un doblete para el 2-1 en Cusco, le dio el pase a Cienciano a las semifinales.

Otro grande del continente como Atlético Nacional era el siguiente escollo de un equipo que ya había hecho historia. Con un gol de Carty y otro de Maldonado, los Rojos sorprendieron al Verdolaga con un 2-1 a favor en el Atanasio Girardot. En el desquite, otra vez apareció la figura de Carty para el 1-0 y la clasificación a la final.

River fue el rival en la definición y el gran candidato al título. El Millonario dirigido por Manuel Pellegrini tenía como principales figuras a Marcelo Gallardo, Lucho González, Maxi López y Marcelo Salas. En un partidazo en el Monumental por la ida, Cienciano se llevó un valioso 3-3 con un doblete de Portilla y un tanto de Carty. López por duplicado y Salas anotaron los goles del local. El resultado en Buenos Aires entusiasmaba y el sueño parecía posible.

En la vuelta en el Monumental de Arequipa, River fue muy superior a lo largo del primer tiempo pero Óscar Ibáñez brilló para mantener en cero el arco de Cienciano. Sin embargo, al inicio de la segunda parte Juan Carlos La Rosa se fue expulsado por una plancha temeraria a Oscar Ahumada.

El Millonario siguió dominando hasta que un tiro libre de Carlos Lugo, a los 78 minutos, con complicidad de la barrera de la visita, superó a Franco Constanzo para el 1-0 definitivo, el primer título internacional en la historia de Perú y un cuento de Cenicienta. O mejor dicho de "Cienicienta".

Con el título, los Rojos evitaron el Superclásico de Argentina en la Recopa 2004. Dicho certamen fue el último realizado en el exterior y a partido único, en este caso en Fort Lauderdale, Estados Unidos. Boca era, en ese momento, campeón del mundo y subcampeón de América. Si bien Carlos Bianchi había dejado el equipo para la llegada de Miguel Ángel Brindisi, el Xeneize tenía figuras como Abbondanzieri, Schiavi, Tevez y Palermo.

El Apache puso en ventaja a Boca en la primera etapa pero, en el último minuto, un cabezazo de Rodrigo Saraz selló el 1-1 y mandó el partido a los penales. Los Rojos acertaron todos sus tiros y Óscar Ibáñez, al igual que ante River, volvió a ser fundamental para el título al contener los remates de Tevez y Fabián Vargas y darle otro título a Cienciano.

Los Rojos volvieron a llegar a dos finales locales, en 2005 y en 2006, perdiendo en ambas ocasiones ante Sporting Cristal y Alianza Lima respectivamente. Tras el descenso en 2015, volvieron a la máxima categoría este año con el objetivo de saldar esa cuenta pendiente. La gloria internacional nadie se la saca. Y el hito de ser el único en haberle ganado finales a Boca y a River, por ahora, tampoco.