<
>

Vuelve el fútbol: ¿qué retos trae para un jugador profesional?

Quique Setién, al frente de los entrenamientos de Barcelona EFE

Lesiones musculares, entrenamientos grupales, viajes, calentamientos, estrategias de juego y cancha rival. El regreso del fútbol es una satisfacción tremenda para los jugadores, pero viene acompañada de una serie de preocupaciones como las que se enumeran inicialmente. Para un jugador profesional, que vuelva el fútbol después de una pausa de esta magnitud no es tan sencillo como parece: se tienen que preparar adecuadamente para evitar lesiones y, por supuesto, para volver a tener un óptimo rendimiento en las canchas. La ansiedad, el miedo y hasta la flojera son los primeros rivales a vencer incluso antes de llegar al vestuario.

Una interrogante que tiene el futbolista es no saber con exactitud cuándo se reanudarán las actividades. Son muchas las dudas que pasan por su cabeza y, extraoficialmente, reconocen que tienen miedo de jugar. Si bien tienen conocimiento que en el transcurso de los días pueden retornar a la normalidad -lo que eso significa a partir de ahora-, tendrán que aprender a manejar el miedo. Y el temor más común hoy en día es no saber en qué momento o de qué forma uno se puede contagiar, pero saben que el show debe continuar y que para volver al nivel de siempre, el estado físico es muy importante.

Otra de las inquietudes del jugador es retornar a la competencia sin público. Es relevante para ellos contar con el apoyo de la hinchada y, seguramente, va a ser difícil acostumbrarse a este nuevo ritmo de partidos sin afición. Según los jugadores, la gente alentando es un factor importante para el equipo y, por el momento, no podrán contar con eso.

Después de una pausa tan larga, los músculos no están trabajando como lo hacen siempre. No es lo mismo entrenar en casa que en un campo de juego, con tus compañeros y con los elementos necesarios para obtener el máximo rendimiento, sino veamos como ejemplo a los alemanes. Los entrenamientos de los equipos de la Bundesliga volvieron los primeros días de abril y la primera fecha del reinicio de la competencia, en mayo, dejó 14 lesionados, incluso aplicando los cinco cambios permitidos.

Más allá del espacio que se necesita, el fútbol es un deporte colectivo y se precisa -también- entrenar en grupo y recuperar el nivel que se tenía antes de la para. No solamente se exige “volver al ruedo” cuanto antes, el entrenamiento va de la mano con evaluaciones y distribuir de forma adecuada las cargas que le van a entregar a cada jugador. Antes de volver a la competencia, es menester tener al menos seis semanas de entrenamiento y un preparador físico sabe que le espera un arduo trabajo: “la improvisación no será aceptada en estos momentos”, comenta el preparador físico del Club Sport Boys, Alfredo Bernal.

Entonces, sí, vuelve el fútbol, pero eso no implica que de inmediato volverá la competencia en su más alto nivel. Lo más importante para ver un buen partido es el rendimiento individual y colectivo. Para esto, el futbolista también debe estar psicológicamente apto. Sabemos que el factor mental influye en el rendimiento y, por ende, en las lesiones. Por eso, no entrenar tanto tiempo en el espacio adecuado puede, además, ocasionar lesiones o confusiones en el jugador. Esto también influye en la confianza y en la capacidad de saber manejar los miedos y presiones. El temor al contagio es otro factor importante y los jugadores -como ya se mencionó- podrán manejar eso con ayuda de un psicólogo deportivo.

Según Marcelo Roffé, ex psicólogo deportivo de las selecciones Argentina y Colombia, escritor y conferencista internacional, la demanda de psicólogos deportivos aumentó debido a la coyuntura mundial porque hoy tienen para aportar mucho más de lo habitual. “La cuarentena desnuda las virtudes y las carencias del ser humano. La ansiedad se potencia, la angustia se potencia, si no tienes objetivos claros, se potencia. Es muy importante la guía y ayuda psicológica para que el deportista no pase el tiempo sin aprovecharlo, así puede entrenar y fortalecer la mente”.

Hasta que encuentren una cura o tratamiento para el COVID-19, tenemos que adecuarnos a esta nueva forma de vivir y los jugadores profesionales no son la excepción. Se han aprobado los protocolos para que el fútbol peruano regrese y, con eso, los clubes empiezan a generar ideas para volver a trabajar lo más pronto posible. “Se está comprobando que ha habido reducción de la capacidad física en general. En países donde ya se está entrenando, las evaluaciones están señalando que así ha sido. Lo cual hace más complejo el diseño de los entrenamientos”, apunta Bernal. Aunque, el preparador físico aclara que esto está sujeto a cuánto se podría extender la situación actual, algo que los más optimistas calculan en 80 días.

La incertidumbre, una vez más, será titular en este partido.