<
>
2004 European Championship, Group Stage 2004
  • Freddie Ljungberg (32')
  • Henrik Larsson (57', 58')
  • Zlatan Ibrahimovic (78' PEN)
  • Marcus Allback (90'+1')

Lo de Suecia fue cinco-mentarios

LISBOA (EFE) -- Henrik Larsson, autor de dos goles, y su compañero Fredrik Ljungberg, que marcó el tercero, se bastaron para comenzar el baño con el que Suecia castigó a una inocente selección de Bulgaria y que concluyeron Zlatan Ibrahimovic y Marcus Allback, con el cuarto y quinto tantos, para darle a su equipo el primer puesto del grupo C de la Eurocopa, después del empate entre Dinamarca e Italia.

Bulgaria resistió como pudo hasta el primer gol de Ljungberg, aunque desnudó sus carencias defensivas, especialmente las de los dos centrales.

Enseguida se pudo apreciar la superioridad sueca y la inexperiencia de Bulgaria, por lo que el tanto era cuestión de minutos.

Suecia sacó petróleo de su velocidad y practicó un fútbol moderno, directo y sin adornos. Sin sobar el balón, los suecos se plantaban en el área de Zdravkov con tres pases, dando una lección de contragolpe y efectividad.

Asi llegó el primer tanto (m. 31), tras una jugada de pizarra. Anders Svensson le sirvió un balón en profundidad por el lado derecho que recorrió toda la banda a Zlatan Ibrahimovic y éste cedió a la izquierda a Ljungberg para que empujase a la red. Un tanto de bella factura, igual que los dos que le sucedieron.

Tras una efímera reacción de Bulgaria, que pudo empatar, se produjo lo más bonito del envite, los dos tantos de Henrik Larsson , que celebró su reencuentro con la selección en partido oficial a lo grande.

Sin duda, los aficionados suecos estaban cargados de razones cuando demandaron su regreso inmediato. Larsson se encargó de demostrarlo.

Un espléndido cabezazo (m.57) y un otro tanto de bonito remate un minuto después, tras un preciso pase desde la derecha, sentenciaron definitivamente el partido y sellaron una magnífica actuación del sueco.

Ibrahimovic, de penal, continuó la fiesta al marcar el cuarto tanto, y Allback, que llevaba poco tiempo en el campo, cerró la fiesta de Suecia, que barrió del campo a una impotente Bulgaria y exhibió un juego espectacular.