<
>
2009 SuperLiga, Final
  • Patrick Nyarko (10')
  • Batista Itamar (43')

Fiero campeón azteca

CHICAGO (Notimex) -- El brasileño Itamar Batista
rescató a Tigres de la UANL de la derrota para empatar 1-1 en los 90
minutos reglamentarios, y en la ronda de penales hizo el gol de la
diferencia para ganar 4-3 a Chicago Fire en la final del Torneo SuperLiga.

Patrick Nyarko puso adelante al conjunto de casa al minuto diez
e Itamar emparejó al 43, mediante una genial acción y disparo, para
la permanencia del 1-1 hasta los 90 minutos reglamentarios en la
cancha del Toyota Park.

La serie de penales la abrió con anotación Cuauhtémoc Blanco,
pero luego su compañero Mike Banner falló y llegó la oportunidad para
Manuel Viniegra de marcar la ventaja, pero su disparo a media altura
la desvió el arquero.

Luego de que Chris Rolfe anotó al igual que Lucas Ayala, Justin
Mapp falló al volar su disparo, el joven Armando Pulido concretó la
acción, Daniel Woolard hizo lo propio y entonces llegó el turno
decisivo para Itamar, quien lo hizo con jerarquía para erigirse como
la nueva figura del equipo felino.

Además de recibir el trofeo del torneo, el equipo mexicano
obtuvo el premio de un millón de dólares, lo cual les permitió hacer
un gran festejo.

Fue un un lindo primer tiempo para la escuadra local, con un
mexicano Cuauhtémoc Blanco de orquestador, con toque de balón a
placer para comandar la ofensiva de Chicago, que jugó espectacular,
con un buen entendimiento individual y colectivo.

Para Tigres fueron 45 minutos difíciles, porque la gente de
adelante pocas veces pudo retener el balón y se tuvo que multiplicar
en labores defensivas para no recibir más daño.

La anotación de Nyarko evidenció las dificultades defensivas del
cuadro felino, ya que después de una serie de toques y un rebote,
llegó el balón a Gonzalo Segares, quien envió desde izquierda un
preciso centro que aprovechó el delantero para rematar con la cabeza
y anidarlo por la base del primer poste, al minuto diez.

Por lo temprano de la anotación, pareció que el conjunto
mexicano se desfondaría, pero no sucedió y como pudo aguantó el
vendaval y cuando tuvo posibilidad intentó ir adelante, pero sin
tanta fortaleza porque Itamar fue debidamente cuidado por Bakary
Soumare.

Edgar Castillo hizo jugada al minuto 34 y casi sobre la línea de
meta, del lado izquierdo, realizó disparo por abajo pero un defensa
alcanzó a rozar el esférico, que terminó estampándose en la base del
poste.

Después, al 43, Francisco Fonseca ingresó por el centro con
toque a la izquierda para Batista, quien a base de cambio de ritmo
hizo recorte hacia afuera a Soumare, luego uno hacia adentro a Tim
Ward para disparar entre los dos con una comba impresionante para
superar el arquero y anidar la de gajos por el segundo poste.

El segundo tiempo resultó más dinámico en cuanto a ofensiva, con
un potente disparo de Marco Pappa, que Cirilo se recostó a su
izquierda para desviar a tiro de esquina, al 46.

Al minuto 60 hizo Tigres jugada rápida por izquierda con toque
de La Gata Fernández a Itamar, quien en esta ocasión optó por
disparo que salió cruzado por segundo poste, en lugar de pase a un
solitario Kikín Fonseca.

Segares hizo potente disparo de media distancia a Saucedo, quien
sacó por arriba, al minuto 61 y al 77 mandó Baggio Husidic un trazo
raso desde lado derecho y por la media luna empalmó Blanco la de
gajos con más colocación que potencia y otra vez el guardameta estuvo
atento para quedarse ahora con el esférico.

Otra vez Chicago se volcó a la ofensiva ante unos Tigres en
plena labor defensiva para responder al contragolpe y en los últimos
minutos cerró el cuadro felino sin fortuna y se tuvo que definir el
partido con tiros penales.

El árbitro salvadoreño Joel Aguilar sólo mostró una tarjeta
amarilla y fue para Lucas Ayala, al minuto 33, de Tigres.