<
>
2015 Liga MX, Torneo Apertura 2015
  • Ismael Sosa (42')
  • Fidel Martínez (48')
  • Marcos Caicedo (80')

Dorados sumó su tercera derrota de visita a Pumas en CU

Mexsport

MÉXICO (Graciela Reséndiz / ESPN.com.mx) -- Pumas sigue de buenas en el Apertura 2015 y pisando fuerte en el Estadio Olímpico Universitario.

En un cálido domingo, los universitarios hilaron su tercera victoria al vencer 2-0 a Dorados, que va en picada con tres descalabros consecutivos.

Al jugarse la sexta jornada, el equipo que dirige Guillermo Vázquez pudo haber salido de casa con un marcador abultado, pues falló varias oportunidades en la primera parte y en la segunda a Eduardo Herrera le paró un penalti al 73’ el portero Luis Míchel.

Pumas llega a 12 puntos y es nuevo sublíder. Dorados, en cambio, se confirma en el sótano de la tabla de porcentajes y el camino en la liga se le complica más, si además no termina completo los partidos como hoy en que le expulsaron al ecuatoriano Marco Caicedo.

ERA PARA MÁS GOLES

Pumas sigue repitiendo la fórmula que le dio dos victorias consecutivas y que le tiene en zona de calificación. Javier Cortés volvió a hacer pareja en la contención con Alejandro Castro, aunque con tendencia a salir al frente; por la banda derecha Ismael Sosa y por la izquierda Fidel Martínez, y adelante Matías Britos y Eduardo Herrera.

Cuando atacó, sobre todo en los primeros 20 minutos en que Dorados se metió atrás, lo hizo con cuatro adelante, por lo que dominó el juego y creó tres claras oportunidades paras abrir el marcador.

Los visitantes arrancaron con cinco hombres en el fondo (Vidrio, Jesús Chávez, Mauricio Romero, Jonathan Lacerda y Walter Ayoví), situación a la cual no se asentaron rápidamente, pues la línea fue superada varias veces.

Al minuto 15, Britos eludió a Ayoví por el centro y el uruguayo falló ante el achique de Luis Míchel, quien como último hombre vio como el balón pasaba muy cruzado por su portería.

Al minuto, ahora Herrera llegó al área chica a tratar de puntear la pelota al fondo, pero llegó tarde. El mérito de Dorados fue saber aguantar 20 minutos y contar con suerte para no recibir gol; luego, empezó a hacer su juego con líneas más adelantadas, creó algunos contragolpes que sorprendieron a Pumas que había sido el que llevaba la voz cantante.

Al 24, Romero cabeceó al poste un balón tras tiro de esquina, y aunque enseguida se marcó una falta, y al 29’ Martín Bravo, expuma terminó una descolgada y por la derecha remató con potencia, pero el guardameta Alejandro ‘Pikolín’ Palacios desvió su disparo y el contrarremate seguido de Roberto Nurse.

El juego terminó nivelado y muy reñido. Dorados empezó como la víctima, fue atacado, pero supo responder a tiempo para no recibir más de un gol.

A Pumas le anularon un tanto por fuera de lugar, pero volvió a la carga y al 42’ robó un balón en la media cancha, Ismael Sosa avanzó a velocidad por el centro, eludió a un par de defensas, sacó al portero y cruzó parea marcar el 1-0.

Merecido, para irse al descanso. Los universitarios tenían claro que querían todo, por lo que arrancaron el segundo tiempo con todo el pie en el acelerador. Apenas a los 3 minutos de juego, marcaron el segundo, tras una escapada rápida de Sosa, quien centró, remató Britos, pero el balón quedó suelto y Fidel Martínez anotó en contrarremate al 48’.

Dorados volvía a fallar en momentos importantes; ya lo había hecho antes de irse al descanso: todo el trabajo que le costó mantener su portería en cero, lo echó a perder y ahora pasaba lo mismo; aún no se asentaba en el campo y no tuvo los cuidados defensivos.

Poco a poco a se vino abajo. El ánimo para levantarse ya no fue el mismo. Aunque batalló para frenar los embates de los locales, no pudo evitar que Gerardo Alcoba entrara a zona de peligro y le cometió una falta en el área.

Penalti indiscutido casi al 72’; pero Herrera no salió en su día y falló el cobro; Michel le adivinó el disparo por el centro y lo paró al 73’. Dorados seguía en picada. Al 81’, Caicedo recibió la tarjeta roja. Pumas no pudo aumentar el marcador, pero se lleva un triunfo merecido.