<
>
Superliga Argentina 2019-20
  • Agustín Almendra (19')
  • Julio Buffarini (90'+3')

Boca recuperó la sonrisa y sigue líder e invicto

Alfaro pretende vencer a Racing y llegar con mayor confianza al martes ante River. Fotobaires

(Servicios de ESPN.com) - Boca volvió al triunfo: luego de la dura derrota frente a River por 2 a 0 en el Monumental, por la ida de las semifinales de la Libertadores, le ganó 1 a 0 a Defensa y Justicia en Florencio Varela.

Así, con 21 puntos, sigue como líder en soledad de la Superliga. Y le lleva tres unidades a Argentinos, el escolta, y cuatro River, el tercero.
El único gol del partido lo marcó Agustín Almendra, a los 19 minutos del primer tiempo.

Un caso curioso vive este Boca de Alfaro: por lo general juega mal, sufre en defensa, no tiene un gran poder de gol pese a la calidad de sus jugadores, pero en el torneo local le alcanza para ser líder. Sin brillo, está invicto, con 10 goles a favor y apenas uno en contra.

Contra el Halcón, más allá de lo que se le puede exigir desde lo futbolístico, el equipo necesitaba volver al triunfo para dejar atrás el mal trago del martes en el Monumental. Cambiando varios nombres (ingresaron Almendra, Obando, Buffarini -se fue expulsado en el final del partido-, Zárate y Hurtado), logró el resultado. Pero una vez más la deuda desde el juego fue enorme.

El local lo puso en apuros en varios tramos del partido, sobre todo en el segundo tiempo, y estuvo cerca de empatarlo en varias acciones. Una de las acciones más reclamadas fue en la primera mitad, tras un centro al área donde a Fabra se le reclamó mano y penal. No dio la sensación de que el colombiano haya querido cometer la falta, con la mano pegada al cuerpo.

Al rato, el gol de Almendra, tras una buena recuperación de Hurtado en la salida desde el fondo de Defensa, pareció darle tranquilidad al xeneize. Pero sólo por un rato.

El medio, con Marcone, Almendra, Obando y Mas Allister no daba seguridad. Y Defensa, con sus limitaciones tuvo sus chances. Alexis Castro estuvo cerca tras superar a Andrada con un remate no muy fuerte, que Lisandro López sacó sobre la línea. Y Márquez, solo de cabeza, la tiró por arriba del travesaño cuando Andada estaba vencido.

Después, fueron muchas las aproximaciones del local, al que le faltó claridad y serenidad para llegar al gol.
Boca nunca pudo aprovechar las contras, y dejó en claro que por ahora le alcanza con meter, correr y defender como sea su arco, y con marcar en el arco de enfrente lo poco que genera.

Pero no tiene una idea clara de juego, y ante rivales de jerarquía, como River, la termina pasando mal. Pensando en la revancha por la Copa, tendrá que mejorar y mucho si quiere dar vuelta la historia. Parece difícil, pero en fútbol nunca está dicha la última palabra.

Mientras tanto, le alcanza para disfrutar de este presente, que pese a las flojas actuaciones lo tiene como líder e invicto del torneo.