<
>

Futbol mexicano: La maestría del fracaso

play
México se queda sin Mundial Sub-20 y Juegos Olímpicos 2024 (2:18)

México cae ante Guatemala y queda eliminado (2:18)

Al futbol mexicano, aparte de un verdadero proyecto deportivo, terminar con los ‘amiguismos’ y dejar de priorizar el tema económico, le hace falta humildad, mucha humildad.

Hoy el gran villano se llama Luis Pérez, quien desde luego carga con una responsabilidad mayúscula tras el histórico ridículo de la Sub 20 al quedar fuera del Mundial de la especialidad y de los Juegos Olímpicos de París 2024; sin embargo, no es el único culpable.

¿Quién lo puso en el cargo?, ¿bajo qué argumentos se le designó como entrenador de una selección con límite de edad?, ¿cuáles eran sus méritos?, ¿a quién o quiénes les rendía cuentas?, ¿Gerardo Martino se interesó siquiera por estar al tanto del proceso de este equipo que firmó un papelón inolvidable?

Son muchas las interrogantes y pocas o nulas las respuestas. Los pasos a seguir luego del grosero fracaso serán los mismos de otras ocasiones: se señalará a responsables, caerán algunas cabezas, habrá una promesa de revisar qué fue lo que pasó y listo, nada más.

En unas semanas o meses quedará todo en el olvido y continuarán los sueños guajiros de que la Selección Mexicana apunta al Top 8 en el Mundial de Qatar (lo declaró Gerardo Torrado), a las Semifinales en 2026 y todos esos cuentos que, con toda certeza, ni los mismos directivos se creen.

Lo sucedido es gravísimo, representa un retroceso no de la Sub 20, sino de todo el futbol nacional. México no asistirá a dos competencias trascendentales en las que aparte, suele tener actuaciones sumamente dignas.

Y no asistirá con todo y que para el Mundial había cuatro boletos en la pobrísima Concacaf, con lo que bastaba avanzar a Semifinales… Y con llegar a la Final se amarraba el pase a París 2024. Así de inmenso es el ridículo.

Esta Selección Mexicana enfrentó a Surinam (goleada), Trinidad y Tobago (goleada), Haití (empate 0-0), Puerto Rico (goleada en Octavos de Final) y Guatemala (derrota en penaltis en Cuartos de Final). Con todo respeto y sin él, los equipos mencionados tienen un futbol si acaso subdesarrollado, semiprofesional, pobre, pobrísimo pues, para que quede más claro.

¡Y México sufrió y perdió contra Guatemala! Vaya golpe de realidad, vaya baño de humildad, vaya tamaño de fracaso.

Nada nuevo, el futbol mexicano tiene una ‘maestría en fracasos’ interminable. Y no ha pasado nada, con lo que ahora tampoco será la excepción.

Si en el Tri mayor que es el que deja la mayor derrama económica, lo deportivo les importa poco y nada, al grado de que tras año y medio de ir de tumbo en tumbo los directivos están encantados con Gerardo Martino, ¿qué se puede esperar de una Sub 20?

Los chavos del equipo que dirige Luis Pérez, cuyos nombres empezarán a sonar conocidos tras lo sucedido, tendrían que ser habituales en sus equipos y contar con un rodaje mayor; sin embargo, prácticamente ninguno tiene presencia en Primera División.

Con todo y eso no se justifica una derrota ante Guatemala. No había forma de llegar a los penaltis y perder los dos boletos, pero este equipo encontró el camino para hacerlo posible.

Y en el país (y futbol) del no pasa nada, la ‘fabulosa’ Liga MX y sus 12 clasificados para pelear por el título, con sus no menos fabulosos clubes repletos de extranjeros y el no descenso, está lista para un nuevo comienzo.

Vaya ironía, México tiene todo para realmente desarrollarse como un futbol competitivo a nivel internacional, y a estas alturas se siguen haciendo las cosas sobre las rodillas, pues mientras fluya el dinero, lo demás es lo de menos. Así lo demás sean un Mundial y unos Juegos Olímpicos.