<
>

Selección Mexicana: Entre la ignorancia y la soberbia hay un solo paso al ridículo

play
Gerardo Torrado: 'Yon de Luisa nos ha pedido un análisis profundo para tomar las medidas necesarias' (1:54)

Torrado señaló que se reunirán con Luis Pérez y su cuerpo técnico después de la eliminación del 'Tri' en el premundial Sub-20. (1:54)

¿Cuántos días, semanas o meses necesitan Gerardo Torrado, Luis Pérez y compañía para realizar un “profundo análisis” de lo sucedido en el Premundial Sub 20 en el que México hizo el ridículo y quedó fuera de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos?

En su calidad de director de Selecciones Nacionales, Torrado salió a decir ayer que Yon (De Luisa) les pidió llevar a cabo ese “profundo análisis para determinar qué pasó ante Guatemala y por qué el equipo firmó uno de los capítulos más tristes en la historia del balompié azteca.

Si a estas alturas no se tiene claro un diagnóstico, no existe autocrítica, no hay la capacidad para de manera inmediata señalar “nos equivocamos en esto, esto, y esto más”, sencillamente no se tendrá nunca.

Dejar que pasen los días para que se “enfríe” la situación es solo caer en el autoengaño, porque no se trató de una mala noche, ni mucho menos faltó fortuna en la tanda de penaltis o el balón se negó a entrar, no, no, no, esta misma selección en ese mismo torneo clasificatorio previo al ridículo ante Guatemala empató 0-0 contra Haití. ¡Contra Haití! Ahí hubo un aviso.

Y seguro hubo muchos otros avisos y errores previos. Por ejemplo, en la elección del cuerpo técnico, porque a estas alturas no está claro bajo qué méritos y argumentos Luis Pérez llegó como entrenador de este equipo. ¿A quién dirigió previamente, que ganó, cuántos futbolistas acabaron una formación bajo su tutela?

Se sabe que el exjugador del Necaxa y Rayados se formó como técnico en España y ¿qué más?, ¿ese es motivo suficiente para designarlo al frente de un representativo nacional? o ¿quién lo recomendó, impuso o de quién es amigo?

De nuevo, muchas interrogantes y ninguna respuesta. Que Torrado ofrezca una conferencia de prensa hueca en la que acepta el “vergonzoso fracaso” no es motivo para aplaudirle, mucho menos si fue incapaz de enumerar un solo factor que provocó el fracaso del Tri Sub 20 que no asistirá al Mundial ni a los Juegos Olímpicos de París en 2024.

Tampoco se trata de que se anuncien despidos masivos o renuncias para ‘calmar las aguas’ y de nuevo anunciar otro plan o proyecto que, supuestamente, rescatará a la generación de futbolistas que protagonizó el bochornoso capítulo. Tampoco.

Si no hay diagnóstico mucho menos cura, y ese es el eterno problema del futbol mexicano, se busca la trascendencia a través de aplicar la misma fórmula que tantos desencantos ha provocado.

No sabemos lo que queremos, pero lo queremos para mañana. Así, a la espera de que la realidad se adapte a las ocurrencias que surgen desde las ingeniosas mentes de quienes mueven los hilos en el balompié azteca.

Como ejemplo basta poner de nueva cuenta sobre la mesa que el mismo Torrado dijo hace unos días con gran ligereza que México va al Mundial con el objetivo de estar en el ‘Top 8’… No explicó cómo se buscará llegar a ese hipotético e histórico sitio, mucho menos cuáles son los argumentos para lograrlo o qué plan de trabajo existe como respaldo para lanzar tal aspiración.

No, no, no, la Selección que lleva un año y medio sin rumbo, sin futbol y envuelta en una pobreza que solo provoca desconfianza, va por ese ‘Top 8’ porque así lo decretan desde las oficinas de la Federación Mexicana de Futbol.

Así las cosas, lo sucedido con la Sub 20 y el presente del Tri mayor no son más que una radiografía que se repite y se repite en el futbol mexicano, un futbol en donde prevalece la ignorancia y la soberbia, las cuales conducen —como quedó demostrado una vez más— al ridículo.