<
>

Representantes, halagos, fama, principales enemigos del Tricolor Sub-17

Después de la atención mediática, los seleccionados regresan a un entorno de formación, donde los desafíos más complejos son decidir lo mejor para su futuro. GettyImages

MÉXICO -- A Julio Gómez se le veía en entrevistas a la misma hora que sus compañeros entrenaban para el siguiente partido. A la Momia hasta el propio Presidente de México, Felipe Calderón, lo apodó el “Niño Héroe” y las promesas, fama, halagos, le llegaron por montones después del campeonato Mundial Sub-17 del 2011.

El canterano del Pachuca actualmente está sin equipo y los clubes de la Liga MX buscan la fórmula para evitar que a la generación de Brasil 2019 le ocurra lo mismo.

“Van a llegar representantes que les van a decir que los pueden llevar a AC Milán o que el Manchester United está interesado en él, o Manchester City lo quiere firmar. Le llenan la cabeza con este tipo de mensajes y luego vienen los papás que les dicen que son los mejores; pero, está la realidad, que es jugar en las divisiones inferiores, en Metepec, en las cancha alternas del Puebla o en Veracruz, a veces no quieren jugar ahí y eso hace complicada la formación”, comenta Jan Westerhof, entrenador de los Tuzos, equipo que aportó a cuatro de los 23 mexicanos que fueron al Mundial de Brasil 2019.

“A veces la atención de la prensa, promesas, hacen que a la cabeza de los chicos lleguen ideas de que son muy buenas, pero se tienen que dar cuentas que son Sub-17 y todavía les falta mucho por aprender. Cuando empiezan a pensar en Europa, dejan de crecer, porque piensan que ya están listos”.

El caso de Julio Gómez, Marco Bueno, y varios de los jugadores que han destacado en los mundiales de límite de edad, son recordados en las sobremesas de varias reuniones de los clubes de la Liga MX, buscan la solución para que ahora Eugenio Pizzuto, Jesús Gómez, Bruce El-mesmari, Eduardo García…, no tengan un destino similar al de sus antecesores.

“Nos pasó con la generación 96, 98, la misma 94, con Marco Bueno y Julio Gómez, que al final no pudimos convertirlos en realidades del futbol. Estamos pensando en qué hacer para que la actual generación pueda destacar a nivel profesional”, dice Marco Garcés, director deportivo de Pachuca.

En el salto de la Sub-17 a Primera División varios caen al abismo, porque de 67 jugadores que fueron finalistas en una Copa del Mundo, antes del 2019, debutaron 43 y sólo 12 consiguieron llegar a la selección absoluta de México. Por eso, ahora, ante otro éxito Mundial, se espera cambiar la estrategia para evitar que de nuevo una generación dorada termine en una fantasía.