<
>

La importancia de México en el plan de Japón para ser campeón del Mundo en el 2050

play
Aún no es tiempo de juzgar al Tata Martino (1:33)

Por ahora, todo se basa encontrar una forma de juego, mantener resultados positivos, llegar bien preparado mental y futbolísticamente al examen final: el Mundial de futbol. (1:33)

Así es el plan de la Selección de Japón para levantar la Copa del Mundo en el 2050, asesorados por un mexicano

MÉXICO -- Jesús Ramírez, técnico mexicano, viaja a Japón, al menos una vez al año, para asesorar a un país que tiene el objetivo de ser Campeón del Mundo en el 2050. El rival de México en Austria se asesora con expertos de todo el mundo, para cumplir con su meta a más tardar en tres décadas.

El entrenador que fue Campeón del Mundo Sub17 con México por primera vez en 2005, es uno de los asesores del balompié de Japón. Según Mitsuru Mura, presidente de la Liga del país asiático, hay un plan para que los nipones sean campeones del Mundo en el 2050 y en el 2030 estén entre las mejores cinco ligas del mundo.

El proyecto inició en 1992, con el cambio de la liga semiprofesional de Japón a una profesional. Con la asesoría de extranjeros, como el mexicano Jesús Ramírez, se invirtió en fuerzas básicas, creando categorías inferiores por equipo, además de torneos, e imponiendo reglas que obligan a los clubes locales a alinear canteranos y menores de 21 años, como antes se hacía en México, además que no se pueden jugar con más de cinco extranjeros en los partidos de la liga nipona.

Los asesores como Jesús Ramírez, que fue contratado desde el 2012 y aprendió en Boca Juniors de Argentina, en los primeros dos años de su trabajo viven más de tres meses en Japón, para capacitar de tiempo completo a los formadores y entrenadores de fuerzas básicas. Después, va dos veces al año a reforzar sus enseñanzas y dar pláticas a los entrenadores, para que aprendan los secretos que lo llevaron a convertir a México en un Campeón del Mundo Sub 17.

La función de los expertos extranjeros que trabajan con Japón también implica en crear vínculos con equipos del país de origen del asesor, como lo hizo Jesús Ramírez al acercar a los nipones con clubes como América, Pumas y Cruz Azul.

De ese plan de Japón, han salido jugadores como Hiroki Abe, que juega en el Barcelona B, y Takefusa Kubo, convocado para el juego contra México, que pertenece al Real Madrid, pero está prestado al Villarreal. El país asiático ya empieza a cosechar la recompensa de su trabajo.

Si la Selección Mexicana proyecta llegar a semifinales en el Mundial de 2026, Japón piensa en ser campeón del Mundo en el 2050 y con la ayuda de un mexicano.