<
>

Gustavo Ferrín: "El ingenio y las ganas de los futbolistas juveniles no se pierden"

El director deportivo de Liverpool comentó los trabajos que se hacen en tiempos de cuarentena. gustavoferrin.com

“Todos estamos respetando las recomendaciones de la salud, cada uno en su casa. Los futbolistas tienen trabajos que debidamente le van pasando semanalmente los profes, y ahí ellos mandan videos, no lo mandan porque debemos controlarlos, sino que lo mandan porque les gustan las correcciones. Vemos una gran avidez de los jóvenes, es algo que hemos aprendido mucho por todo el ímpetu y las ganas que le ponen a trabajar a veces sin tener un espacio adecuado para poder hacerlo, pero el ingenio y las ganas y los sueños no lo pierden”, le comentó a ESPN Gustavo Ferrín.

El actual director deportivo de Liverpool trabaja con los jugadores de Primera a Octava División, y todos en el negriazul siguen trabajando, en su caso realizando continuas video conferencias con jugadores y los cuerpos técnicos: “No es lo mismo, pero los que tenemos esa vocación estamos siempre haciendo cosas aunque no estemos adentro de una cancha”.

Sobre el continuo aprendizaje como entrenador, comentó: “Siempre hay cosas nuevas, incluso cómo nos estamos comunicando con los jugadores a través de estas plataformas para brindar las charlas que se van dando. Las charlas no son sólo de la vida cotidiana, de cómo están los jugadores, sino también de otros aspectos que son técnicos, tácticos. Vamos aprendiendo todos, no es lo ideal ni es lo que deseamos, pero nos toca esto y hay que tratar de superarlo”.

En ese sentido, agregó: “En el fútbol hay momentos en que uno pasa por distintas adversidades y hay que buscarle solución, uno no puede quedarse de brazos cruzados esperando que le traigan las soluciones, en este caso lo mismo”.

En específico, Ferrín conversó con ESPN sobre el trabajo con los juveniles con quienes ya ha tenido alrededor de 20 videoconferencias: “Se trabaja lo táctico porque el futbolista recibe la información por distintos canales, uno de ellos es el visual. Hay detalles que uno puede interpretar de forma teórica que con la dinámica de los entrenamientos a veces no están los lugares adecuados para pasar imágenes, principalmente los jóvenes que tienen un régimen durante todo el año con los estudios, entrenamientos y viajes. Estamos aprovechando lo que muchas veces no podemos hacer en forma diaria, y hay muy buena recepción”.

En Liverpool se aprovecha el tiempo entonces para que los futbolistas entiendan más sobre el juego. Comentó Ferrín: “Están aprendiendo mucho, y aparte nosotros hacemos hincapié en que en los entrenamientos hay un diseño y que ellos tienen que saber por qué realizan las cosas”.

También se les explica a los juveniles cómo pueden llegar a ser evaluados objetivamente mediante la tecnología que por ejemplo con el GPS permite evaluar el tipo de carrera o la calidad de la misma. “Esa información no la detallamos en casa sesión de entrenamiento, sin embargo en estos momentos le brindamos esa información de forma visual en un detalle más detenido y ellos descubren muchas cuestiones, por ejemplo por qué hay determinadas exigencias. Esto lo que hace es hacerles ver de que cada sesión de entrenamientos tiene que haber un aprovechamiento total”.

Ferrín explicó que existe una planificación metodológica, que marca que lo primero que los futbolistas deben tener es un dominio y familiarización con la terminología que se utiliza, dado que a veces se utilizan términos que no comprenden por lo que la comunicación no es fluida.

El exentrenador de la Selección Uruguaya sub 20, de la mayor y de la Selección de Angola entre otros tantos equipos, contó que trabajando en un club de Primera División en el exterior, él ordenó que una vez que se perdiera la pelota, los jugadores debían ‘meterse en la primera línea que está en déficit’ y no recibía ninguna respuesta del plantel, hasta que un futbolista le confesó que no encontraba la relación de déficit dentro del fútbol. “Por suerte preguntó, porque me hubiese ido con un concepto que tal vez yo no haya tenido la capacidad de comunicar en ese contexto. Esto es parte de la educación y de la formación del jugador”.

Desde la dirección deportiva se le explica conceptos tácticos para que los futbolistas aprendan los por qué se hacen determinados movimientos, decisiones, etcétera. A su vez, los jugadores realizan más preguntas y demandan más respuestas.

“Hemos dado charlas y ellos han querido tener otra charla más. Somos 30, 35 personas reunidas y nos estamos mirando todos por la camarita y conversamos, nos une la pasión que tenemos por el fútbol y eso que nos involucra emocionalmente nos atrapa, capaz que si uno le habla de otros temas no se van a comprometer tanto con la asistencia, pero el fútbol tiene eso que nos demuestra un interés permanente y querer saber cada día más de las cosas” comentó Ferrín quien repitió la oportunidad de este desfavorable contexto:

“Tenemos prácticamente unas quince horas semanales de entrenamiento y a veces no tenemos oportunidades de tener este tipo de charlas de forma teórica y de hacerles ver un enfoque diferente mucho más educativo de las exigencias hacia un deportista”.

Ferrín también comentó que los juveniles han estado ‘enganchados’ y entusiasmados con las diferentes charlas, que a veces han superado los cuarenta minutos de duración estipulados previamente.

Por último Ferrín destacó el volver a trabajar con el futbolista Emiliano Alfaro, a quien justamente conoce desde que el delantero era juvenil: “Para mí es una felicidad enorme, es un chiquilín que vale oro, Liverpool tiene una joya acá. Emiliano es líder, inquieto, buen jugador, es competitivo, es un aporte enorme. Tener un futbolista así es de mucho valor, sé que Liverpool valora sus condiciones”.