<
>

La lucha libre mexicana, un deporte sin fecha de caducidad

play
La lucha libre mexicana, un deporte sin fecha de caducidad (3:29)

Además de un deporte que exige un despliegue preciso de atletismo, la lucha libre es un espectáculo que el Consejo Mundial de Lucha Libre ha cimentado como parte de la cultura popular mexicana. (3:29)

Además de un deporte que exige un despliegue amplio y preciso de atletismo, la lucha libre es un espectáculo que forma parte de la cultura popular mexicana. Un espectáculo que está cercano a cumplir un siglo de existencia en México y que, no obstante su clacisismo, ha encontrado los caminos para renovarse y mantenerse vigente, en el gusto de miles de aficionados, locales y extranjeros, que acuden a arenas como la México para vivir una experiencia única.

El Consejo Mundial de Lucha Libre, una de las empresas más sólidas y establecidas en México, asume en cada una de sus funciones el reto de hacer de éste un espectáculo ciento por ciento atractivo para sus aficionados y la oportunidad de tomar partido del momento que vive el espectáculo.

NINGUNO HA INFLUENCIADO LA LUCHA LIBRE COMO MÍSTICO

"Actualmente, la lucha libre vive un momento de transición, entre los aficionados y los luchadores, porque es un cambio total de estilo con respecto a lo que se había venido manejando a lo largo de los años", comenta Miguel Reducindo Zaldívar, responsable de prensa y relaciones públicas del CMLL. "La gente estaba acostumbrada a ver una lucha mucho más técnica, más a ras de lona, quizá más dura. Hoy se está viviendo un momento en el que la lucha libre es mucho más espectacular y eso ha cautivado a toda la gente".

Incluso, a los aficionados más añejos, a los defensores de los estilos más puros y clásicos.

"Es paulatino, pero la misma gente pide el cambio. Es un tipo de lucha que se ha dado poco a poco y el público la ha aceptado muy bien, al notar el cambio, pide más. Los luchadores no volaban tanto antes y al ver la reacción de la gente están intentando hacer más cosas para ganarse el aplauso, el reconocimiento y un lugar en las carteleras. No es necesario convencer a la gente, tal vez, a los aficionados de hueso colorado, pero siempre terminan cautivados por este estilo espectacular", añade.

En la actualidad, la lucha libre en México mantiene el interés de un buen sector de sus aficionados, gracias al revulsivo que en 2004 supuso la irrupción en la escena del caballero de plata y oro, Místico.

"Hago lo que al público le gusta, soy del pueblo y para el pueblo, porque el público me ha hecho un ídolo y una estrella y así seguiré siendo" Carístico

"La clave de ese 'boom' y del cambio que seguimos viviendo, se llama Místico", asegura Miguel Reducindo. "Fue un luchador que marcó esa época y que sigue influenciando a los luchadores actuales. Cuando surge Místico, la atención de todo el mundo va a ese luchador y a la lucha libre en general, pero Místico pasó esas fronteras sociales que tal vez tenía la lucha libre, un espectáculo que se catalogaba solo para gente de bajos recursos y Místico llega a todas partes, le ofrecen historietas, televisión, cine, todo; lo que en su momento pasó con El Santo. Mediaticamente fue muy fuerte y, en el estilo, revolucionó a los luchadores porque todo el mundo quería ser como él, volar y hacer sus movimientos, es el cambio que se ha dado hasta el momento en la lucha libre.

¿La lucha libre vive actualmente ese 'boom' del año 2004?

"No sé si en esa intensidad, pero sí está teniendo una gran afluencia de nuevo público y de turistas, tanto nacionales como extranjeros, que ven en la lucha libre una forma de divertirse, una manera sana de pasar un rato agradable y esa identificación de la gente con los personajes que se pueden ver en un cuadrilátero. Actualmente, la lucha libre está atrayendo mucha gente y está teniendo un público mucho más interesante y mucho más diverso también.

"Ha habido fenómenos de popularidad como el Vampiro Canadiense, Octagón, muchos luchadores que han tenido su 'boom' gracias a los medios de comunicación, pero ninguno ha cambiado ni influenciado tanto la lucha libre como Místico; de aquel 2004 para acá, en el estilo y en la forma de luchar de todas las arenas, todos los jóvenes lo veían de niños, entonces tenían 10 años, ahora tienen más de 20, y quieren hacer lo mismo que hacía su ídolo", explica el encargado de prensa y relaciones públicas del Consejo.

LA FÓRMULA DE COMBINAR LO CLÁSICO Y LO ESPECTACULAR, NO SE ACABA

La aparición del 'Príncipe de Plata y Oro' ha facilitado el camino del CMLL en busca de contar con una oferta siempre atractiva para su público. Sin embargo, la clave para ostentarse como la empresa, quizá, más sólida y seria a nivel nacional, se ha sustenado en la agudeza de entender las necesidades y gustos de sus fanáticos y dirigir en ese sentido la sinergia de esfuerzos.

"La clave ha sido el trabajo constante en el cuadrilátero y en todo lo que lo envuelve. Buscar cosas atractivas para la gente, escuchar qué quiere el público, hacerle caso cuando le llama la atención una rivalidad o algo en particular, dárselo y complacer las necesidades de un público que va cambiando. Lo decíamos, Místico cambió la forma de ver la lucha libre y el CMLL lo aprovechó para seguir con los cambios y trabajar en mantener la lucha libre clásica, con espectacularidad y modernidad, por casi 84 años.

"Esta fórmula de combinar lo clásico con lo espectacular no termina. Cuando viene por primera vez y ve las llaves, la lucha cuerpo a cuerpo, le gusta, pero cuando ve la espectacularidad de los vuelos, los topes, los mortales, lo acaba de atrapar, a viejos y nuevos aficionados, englobamos todo, luchadores para cualquier sector de la población. Eso ha sido el éxito del CMLL, el ring es el lugar más grande del mundo, caben enanitos, mujeres, hombres de mucho peso, musculatura y hasta luchadores exóticos, todo esto envuelve a la lucha libre y atrapa a la gente".

Las redes sociales se han convertido en el mejor aliado para el Consejo Mundial de Lucha Libre, que gracias a plataformas como Twitter e Instagram, se ha dado a conocer en las latitudes más lejanas del globo terráqueo. Sin hablar inglés y, mucho menos español, decenas de foráneos aparecen cada semana por las taquillas de los embudos para adquirir una localidad y experimentar, de primera mano, las emociones que emanan de un cuadrilátero.

"Las redes sociales son una parte muy importante para estar conectados de manera directa con la gente, hay comentarios de todo tipo y todo se toma en cuenta porque es lo que la gente quiere. Nuestro público se manifiesta y si le hacemos caso, tenemos buenos resultados; llegar a todo el mundo a través de una red social es muy importante porque la popularidad de la lucha libre se va expandiendo y, el resultado es tanto, que viene a la Arena México o la Coliseo gente de todas partes del mundo, Irak, Perú, y en muchos casos es porque se enteró en las redes sociales", añade Reducindo.

EVITAR INFLUENCIAS DE OTRAS EMPRESAS EN MÉXICO Y EL EXTRANJERO, LA FILOSOFÍA

En septiembre próximo, el Consejo Mundial de Lucha Libre cumplirá 84 años de existencia en México, lapso en el que una de las aduanas más complicadas de librar ha sido conservar su originalidad y atractivo sin dejarse seducir por la tentación de adoptar ideas de cuadriláteros y funciones del extranjero, sobre todo, con la penetración que empresas como la WWE (World Wrestling Entertainment) han logrado en territorio mexicano.

Traicionar su estilo y abandonar la filosofía que han seguido por más de ocho décadas, no es opción para el CMLL.

"Es muy difícil mantener la esencia de una empresa con 84 años. Sí se busca tener raíces en la lucha libre profesional de los años 30, pero hay conciencia de los cambios generacionales que vienen a lo largo del tiempo y se busca lo que se puede adecuar al estilo y a lo que quiere reflejar el CMLL. Es una labor importante para que la gente identifique la lucha del Consejo, con un estilo serio, pero espectacular, rodeado de toda la parafernalia de las presentaciones, las luces, las edecanes y que no se confuda con otras empresas que, a veces, ya caen en lo bizarro, en los sillazos, en sangrarse, con lo que muchas veces le faltas el respeto a la gente. Aquí se mantiene ese orden, pero es muy difícil porque hay gente a la que sí le gustan otros estilos y nuestra labor es convencerla de que ésta es una de las mejores opciones, si no es que la mejor", recalca Miguel Reducindo.

¿Qué ha importado el CMLL de empresas como la WWE?

"De la lucha libre de otras partes lo que más se ha tomado en cuenta es la espectacularidad de las presentaciones, el sonido, el humo, la forma de presentar a un luchador. Finalmente, tienes que presentar un producto que estás vendiendo y lo tienes que mostrar de una manera muy atractiva para que la gente lo compre. Creo que parte de la parafernalia que envuelve la presentación de un luchador y el manejo fuera del ring en los medios, es algo de lo que podemos aprender de otros lados, no sólo en la lucha libre, también de otros deportes y disciplinas que buscan esa manera de llegar a la gente".

¿Qué ha exportado el CMLL a empresas extranjeras?

"Estados Unidos también busca el talento del CMLL porque saben de la calidad. Se han ido Místico, Dos Caras Jr., La Sombra, Máscara Dorada; eso habla de la calidad que se puede exportar a cualquier parte del mundo".

¿Qué grado de competencia existe entre el Consejo y la Triple A?

"Son públicos muy diferentes de una empresa a otra. Nosotros siempre tratamos de hacer las funciones y nuestra lucha, dependiendo de las necesidades de nuestro público y de la filososfía de la empresa, no de lo que hace la competencia. Llega a haber competencia cuando pretenden llevarse a un luchador, no solo aquí, también empresas del extranjero, es difícil detener a nuestros luchadores por cuestiones económicas que les ofrecen y que a veces quedan en promesas que no se cumplen. La competencia entre empresas es sana, pero el CMLL se preocupa más por presentar lo que quiere que la gente vea de nosotros como empresa a fijarnos en lo que hacen otras".

¿Qué pasa con los luchadores del CMLL que van a probar suerte a la Triple A y después regresan, se les cierran las puertas?

"Ha pasado toda la vida. Desde que surgió la otra empresa, muchos luchadores se fueron llenos de promesas, de planes a futuro que no se cumplieron, lamentablemente. Así tuvimos el caso del Perro Aguayo, de los Hermanos Dinamita, del Satánico, de muchos luchadores; los más recientes, Mr. Niebla, Shocker, que regresaron por esa falta de trabajo que se les había ofrecido y ésa es una seguridad que tiene el CMLL, se van pero sabemos que regresan porque el ritmo de trabajo, la calidad y la forma de arropar al luchador, incluso en el tema de prestaciones sociales, es muy diferente de lo que se puede ofrecer en otras partes".

"El día que caiga mi máscara, me retiro, no me veo en la lucha libre sin máscara, por eso me preparo día a día" Carístico

EL CMLL, CANTERA DE TALENTOS

En el renglón de lo clásico, el Consejo Mundial de Lucha Libre apuntala sus éxitos en nombres de grandes clásicos de los cuadriláteros, como Atlantis, Negro Casas, Blue Panther y el mismo Místico, por mencionar sólo algunos. Estas figuras, colosos consumados, arropan la llegada de jóvenes como Rush, La Máscara, Dragon Lee y Titán, entre otros jóvenes cuyos nombres van cobrando cada vez más notoriedad en las marquesinas. La formación de talentos es una prioridad para el Consejo.

"Desde que inició en 1933, el CMLL tiene una escuela en la Arena México, de ahí surgen la mayoría de los luchadores que van debutando. También está la escuela de Guadalajara, que es una de las más fuertes, donde surgió gente como Los Dinamita, Atlantis, Satánico, una escuela que sigue dando frutos, con Máscara Dorada, Titán, Tritón, Bárbaro Cavernario. Se busca entre las escuelas del mismo CMLL y no se descarta el talento independiente que hace buen trabajo y que está recorriendo todo el territorio nacional".

¿Cuáles son los requisitos para ingresar a la escuela de lucha libre del Consejo?

"Cualquier persona puede entrar a entrenar a partir de los 16 años. Se pide una carta responsiva de los padres, un examen médico y una colegiatura, pero, sobre todo, las ganas de ser luchador y de querer a este deporte como una forma de vida, porque una vez que se es luchador, cambia la perspectiva de vida de cualquier persona, no es como cualquier profesión, envuelve muchas cosas, entrenamientos exhaustivos, la fama que llega en algún momento, el dinero, y muchas cosas que no todo el mundo está preparado para manejar", concluye Miguel Reducindo.

PARA SABER...

- El CMLL organiza giras con sus talentos en Estados Unidos, Europa, Sudamérica y Asia. Desde 2011, se realiza una gira anual por Japón, en enero, llamada 'Fantasticamanía', en la que viajan 16 luchadores mexicanos que participan en distintas funciones con rivales japonenes.

- El concepto de lucha libre del CMLL tiene tanto éxito en Japón que para la 'Fantasticamanía' viaja con el grupo de luchadores un anunciador mexicano; aunque habla en español, la afición nipona lo pide.

- Entre sus actividades, el CMLL creó el concepto 'Turiluchas' con la idea de acercar al aficionado a los luchadores. Se trata de un autobús que cada día de función parte de un centro comercial con destino a la arena; el viaje de los aficionados es encabezado por un gladiador invitado que convive con los fanáticos durante el recorrido.

- El CMLL se hace responsable de cualquier percance sufrido por cualquiera de sus luchadores, ya sea en una función, una firma de autógrafos, etc. Si el luchador sufre una lesión o percance que le impida trabajar por algún tiempo, el Consejo se hace ciento por ciento responsable, desde la primera consulta, hasta el término de cualquier tratamiento necesario u operación, si es el caso, además de una ayuda económica, mientras el luchador esté incapacitado para volver al cuadrilátero.