<
>

Las conclusiones de UFC 276: Volkanovski intratable, Adesanya tiene nuevo reto

play
Legaspi: "Un Adesanya estratégico y Volkanovski en su mejor momento" (1:57)

El analista de ESPN Deportes da sus conclusiones sobre lo que dejó UFC 276. (1:57)

La semana de UFC2 276 dejó una sensación del regreso a los grandes eventos. La International Fight Week estuvo llena de actividades para los fans y un lleno en la Arena T Mobile. Dos peleas de campeonato que se fueron de decisión, una para Alexander Volkanovski que aclara las dudas sobre su estatus en la historia de la división pluma y la otra para Israel Adesanya, un escalón más, con otro gran manejo del combate.

Alex Pereira aterroriza, cumplió el pronóstico y en muy poco tiempo ya esta por cumplir la pelea del destino, la trilogía con Izzy.

Las estelares nos dejaron la decepción en el combate entre Sean O’Malley y Pedro Munhoz pues fue detenida por un piquete de ojo accidental para terminar sin resultado.

Los veteranos la pasaron mal, con derrotas dolorosas para los pioneros Robbie Lawler, Donald Cerrone y Jesica Eye. Los últimos dos dejaron los guantes en la lona y anunciaron el retiro del MMA.

Una cartelera que marcó el final de varias etapas y un futuro prometedor en otras. Aquí lo mejor que nos dejó la funicón en la arene T Mobile de Las Vegas.

Adesanya, cada vez más maduro

No fue la pelea que los fans querían, pero si la que Izzy necesitaba para quedarse con el cinturón. Parece sencillo salir a intercambiar con Jared Cannonier, pero en las pocas ocasiones que el estadounidense soltó las manos demostró que podría hacer daño.

Adesanya ajustó bien, defendió los derribos y tuvo escasas situaciones de peligro ante un oponente que amenazaba con la mano derecha y con cambios de guardia constantes para lanzar las patadas. Sigue en su paso de hacer historia en las 185 libras y ahora tiene muy claro que su siguiente rival será el brasileño Alex Pereira, que ya lo venció en dos ocasiones en el kickboxing.

Alexander el ‘Muy Grande’

Volkanovski presentó en UFC 276 uno de los mejores desempeños de toda su carrera y probablemente en la historia del peso pluma, sobre todo si tomamos en cuenta la calidad del rival, Max Holloway, que se vio muy lejos de lo mostrado en las dos peleas anteriores.

Volkanovksi superó, por mucho en volumen a Max, manejó bien su juego de piernas y simplemente mostró la evolución de la que ha venido hablando.

Salió con una fractura en la mano así que la fecha de su regreso se desconoce, aunque ahora tiene control de su destino. Sus opciones más claras: ir por el cinturón de las 155 libras cuando esté definido el campeón o darle la oportunidad a un nuevo retador en el peso pluma.

Josh Emmett y el ganador de la Ortega-Rodríguez aparecen como opciones.

Alex Pereira es el siguiente retador

Se acabaron las dudas, el ex campeón de kickboxing está listo para dejar su huella en el MMA. En solo tres peleas dentro del UFC ha sido capaz de noquear de forma contundente a un top 5 como Sean Strickland.

Si bien el estadounidense no buscó luchar o una pelea de grappling, tampoco pudo ponerlo en aprietos con su golpeo. Un gancho de izquierda bastó para mandarlo a dormir. Como el propio Pereira lo anticipó, su poder, con los guantes de cuatro onzas, se hace todavía más letal.

Un ascenso rápido y lo tenemos en la puerta del campeonato ante el conocido Israel Adesanya.

Bryan Barberena no se tocó el corazón

El peleador de origen colombiano nunca decepciona, gane o pierda sus combates siempre son candidatos a bonos y ahora salió aprovechar una destrucción sobre Robbie Lawler, un ex campeón del peso welter que tampoco escatima.

Bryan Barberena fue implacable con las manos, casi 70 golpes en el primer round y 80 en el segundo para un volumen que terminó provocando la detención de la pelea.

Lawler debe plantear muy bien los pasos finales de su carrera, pues su legado como campeón, con guerras como as de Hendricks, MacDonald y Condit merece una buena despedida.

Una leyenda se va, otra se queda

No estaba planeado así, pero Jim Miller fue el último rival en el octágono para Donald Cerrone. Miller, que camina al octágono con ‘Iron Man’ de Black Sabbath, extiende su talento.

A los 38 años está en racha de tres victorias y puede vencer a prospectos o veteranos.

La sumisión de segundo round ante Cerrone le valió la victoria 24 dentro de su carrera en el UFC, nadie ha ganado más combates que él y ahora la meta de pelear, al menos, hasta UFC 300 -proyectada para el verano de 2024- no parece tan lejana.

Del otro lado, Cerrone, que pasó por todos los escenarios en la historia del deporte, dejó los guantes y el sombrero en la lona. El final de una carrera para el hombre que nunca dudó en tomar una pelea, que se ganó a los fans entrando de última hora, en 155 o en 170 libras, contra kickboxers, luchadores o expertos en jiu-jitsu, Cowboy siempre estuvo dispuesto y ahora se retira para buscar una carrera en el mundo del entretenimiento.

Se le va a extrañar.