<
>

Einstein, cannabis y mucho más: dos días en el 209 con Nate Díaz

play
Área de Combate: un pronóstico audaz sobre Chimaev-Díaz (1:54)

El grupo ofrece sus predicciones sobre el evento estelar de UFC 279, incluyendo una predicción sorpresiva a favor de Nate por uno de los panelistas. (1:54)

Nota del editor: esta historia se publicó antes del cambio de oponente de Nate Díaz para UFC 279.

STOCKTON, Calif. -- GILBERT MELENDEZ, antiguo compañero de equipo de Nate Díaz, estuvo en Stockton con algunos de sus alumnos del Centro de Entrenamiento El Niño en el sur de San Francisco para una sesión de entrenamiento nocturna en la Academia Nick Diaz el 24 de agosto. Meléndez y el equipo llegaron primero al "Trap House", el nombre que le dio Nate Díaz a una pequeña casa de huéspedes de dos habitaciones frente a su propiedad, donde conversaron con el equipo de Díaz y vieron videos de YouTube en la pantalla grande.

La primera pelea de Díaz con Conor McGregor terminó mostrándose, y justo al comienzo del segundo round, Díaz apareció en la casa de huéspedes. Abrió la puerta, miró a su derecha a lo que estaba en el televisor y se rió entre dientes.

"I f---ed him up", dijo Díaz, enfatizando las últimas tres palabras.

Compra UFC 279: Chimaev vs. Díaz por ESPN+ PPV

A pesar del deseo y los intentos de UFC de hacer una trilogía entre Díaz y McGregor, la misma no sucederá pronto. De hecho, cualquier pelea de UFC que involucre a Díaz no está en las cartas en el futuro previsible después de este fin de semana.

El sábado, Díaz peleará contra la estrella emergente Khamzat Chimaev en el evento principal de UFC 279 en Las Vegas (10 p.m. ET en ESPN+ PPV). Será la pelea final en el contrato de UFC de Díaz, quien está listo para hacer algo que nunca antes se había hecho en MMA: dejar la UFC voluntariamente en el apogeo de su fama.

Díaz dijo que este momento es simplemente el "espectáculo de medio tiempo", ahora que tendrá la libertad de hacer lo que quiera después de esta pelea.

Dos semanas antes de UFC 279, el privado Díaz le permitió a ESPN un acceso sin precedentes a su campo de entrenamiento en el norte de California. Díaz, de 37 años, terminó con McGregor, encabezó el Madison Square Garden en una pelea por un título mítico de BMF y fue parte de algunos de los eventos de PPV más importantes en la historia de UFC. Lo que sigue, dijo, superará todo eso.

"La segunda mitad va a ser más grande que cualquier cosa que haya hecho y más grande que cualquier cosa que se espera", dijo Díaz. "Tengo un sinfín de ideas".

Suscríbete y ten acceso a todos los eventos de UFC en exclusiva


DIAZ SE SIENTA en una silla en un escritorio y sonríe. Lleva su atuendo habitual: una camiseta negra, pantalones cortos y zapatos deportivos de skate Vans. La luz ilumina el lado derecho de su rostro desde la ventana delantera.

A través de esa ventana y al otro lado de la calle está la casa donde vive Díaz. En este caso particular, 18 días antes de una pelea decisiva en lo que ya ha sido una legendaria carrera de combate, Díaz se relaja en la sala del ‘Trap House’, un apodo comúnmente usado para los lugares donde se usan o venden drogas.

Sobre el hombro derecho de Díaz hay una computadora de escritorio que reproduce lo más destacado de Mike Tyson por YouTube. Sobre su cabeza hay una obra de arte enmarcada, una ilustración colorida con representaciones de Albert Einstein y el propietario de Amazon, Jeff Bezos, y los logotipos de empresas como Netflix, NASA, Facebook, Uber e Instagram.

"Ideas significan mie---", dice el texto debajo de Einstein. "La ejecución lo es todo".

La pieza no encaja del todo con la estética del ‘Trap House’, que incluye parafernalia de marihuana (un bong, papel Backwoods para enrolar y encendedores) esparcida al azar. Una almohada personalizada adornada con la imagen de un Díaz ensangrentado asfixiando a un oponente con una sumisión triangular mientras levantaba los dos dedos medios se encuentra en la esquina de un desgastado sofá de piel sintética.

En la pared detrás del sofá negro hay un dibujo del pionero del jiu-jitsu brasileño Rickson Gracie. Debajo del televisor, hay una pintura del ícono del reggae Bob Marley, y en el pasillo entre las habitaciones cuelga el arte de Díaz con gafas de sol con su ex oponente Jorge Masvidal (apodado "Street Jesus") detrás de él en un crucifijo.

Díaz eligió el diseño de Einstein él mismo. Para él, es emblemático de cómo usó las artes marciales para salir de las duras calles de Stockton y convertirse en un peleador de élite y cómo se ha convertido en uno de los atletas más populares y mejor pagados de la UFC. Él cree que él, como Einstein y Bezos, vio algo que otros en posiciones de poder no vieron, en el caso de Díaz, su valor de mercado, y lo convirtió en algo lucrativo.

En 2014, antes de una cartelera de pelea encabezada por Conor McGregor en Dublín, Irlanda, el presidente de UFC, Dana White, dijo que Díaz "no es alguien que mueve agujas". En ese momento, el hermano mayor de Nate, Nick, el ex campeón de peso welter de Strikeforce, era considerado la estrella más grande de la familia.

En el 2022, Díaz dice que tal vez peleará contra McGregor mientras no tiene contrato con UFC, y White tendrá que pactar la trilogía con la propia compañía de promoción de Díaz.

"Eso es lo que podría pasar también", dijo Díaz. "¿Quieres que pelee con Conor? Ahora vamos a hacer el trato de Conor contra [Floyd] Mayweather".

Antes de aceptar la pelea con Chimaev, Díaz le dijo a UFC que quería pelear contra el campeón de peso pesado Francis Ngannou o el campeón de peso mediano Israel Adesanya porque son "cool". Ese factor "cool" será algo que jugará la decisión de Díaz sobre el regreso a UFC en el futuro.

"Cuando hay un tipo cool que entra y vence a todos estos tontos y se convierte en campeón, ahí es cuando quiero pelear en el UFC porque en realidad es un tipo cool", dijo Díaz. "Y él no está allí ahora. Pero cuando lo haga [llegue allí], lo sabrás. Porque voy a decir: '¿Qué pasa motherf---er?'

“No quiero no pelear en UFC, porque ahí es donde están todos los mejores peleadores del mundo. Pero no quiero pelear en UFC por un tiempo, porque mientras estoy aquí no estoy haciendo nada o tengo que pelear contra un maldito idiota y prepararlo para que pelee con alguien, para que alguien sea alguien para que yo pelee. ¿Tiene eso sentido, o no? Es completamente lógico, creo".

Díaz dijo que su relación con UFC y White sigue siendo sólida. No hay mala voluntad. Lo único que otros peleadores no entienden, dijo Díaz, es que el UFC representa competencia para ellos tanto como sus oponentes en la jaula. Díaz siempre ha creído que se enfrentaría a UFC para obtener el mejor trato posible para sí mismo, de la misma manera que UFC haría eso también, desde una perspectiva comercial. No tiene que ser emocional o personal.

"A mí me cae bien Dana", dijo Díaz. "Me gusta y lo respeto. Aún así, mi lucha es contigo también. Estamos compitiendo también. Te entiendo. Nadie más lo hace. Nadie se acerca siquiera".

White estará junto a la jaula el sábado por la noche, observando a una de las estrellas de su compañía quizás hacer su último paseo al octágono. Entiende lo que podría significar la partida de Díaz para el UFC.

"Ha peleado en guerras increíbles para nosotros", dijo White el martes. "Ha sido una gran parte de esta compañía durante mucho tiempo. ¿Qué más puedo pedirle a Nate Díaz? Si Nate está listo para hacer de esta su última pelea, le deseo todo lo mejor del mundo. Ha sido divertido. ha sido muy divertido tratar con esos dos [Nate y Nick].

"Si [dejar UFC es] lo que Nate quiere, entonces sí, le deseamos lo mejor".


DIAZ ESTÁ DETRÁS del volante de su Chevy Tahoe negro con su compañero de equipo Luciano Ramos en el asiento del pasajero. Gira rápidamente a la izquierda por una calle residencial en un área de clase trabajadora de Stockton y señala una casa a la derecha donde pasó muchos de sus años de infancia. Díaz modeló la ‘Trap House’ después de esta casa, completa con un saco pesado que colgaba de un árbol en el patio delantero, como el que él y Nick golpeaban cuando eran niños.

La casa de la infancia está a menos de cinco minutos en auto desde donde vive ahora en Morada, entre su residencia y el gimnasio de la Academia Nick Díaz del equipo. La madre y la hermana de Díaz viven a solo una cuadra de esa antigua vivienda, y su padre también vive cerca. Díaz ha ganado millones en su carrera como peleador, pero apenas se ha desviado de sus raíces.

"Todavía hago las mismas carreras que solía hacer cuando tenía 15 años", dice Díaz. "Seguro que esto será la base de operaciones para siempre... El hogar es donde está tu madre".

Stockton, sin embargo, "te volverá loco también", dice. Según U.S. News, la ciudad tiene casi el doble de la tasa de delitos violentos que el promedio nacional. Díaz, su hermano y su equipo son muy conocidos en la zona, lo que tiene sus aspectos positivos y negativos. Díaz dijo que él y su grupo irán a otro lugar para entrenamientos o seminarios para escapar y reiniciarse cada tres semanas.

Al principio de este campamento, Díaz y compañía viajaron a Belgrado, Montana, para entrenar con la realeza del jiu-jitsu brasileño Kron Gracie. A unas tres semanas de la pelea, Díaz, su hermano y sus compañeros de equipo compitieron en un triatlón en Lake Tahoe. A veces, todos van al sur del estado a Los Ángeles para entrenar con el coach Ernie Reyes Jr., un artista marcial de toda la vida con una gran cantidad de créditos de actuación en Hollywood.

Díaz entra con su SUV en el estacionamiento de un centro comercial de camino a Starbucks para tomar un espresso a media tarde. Tres días antes, Leon Edwards, el hombre que fue el oponente más reciente de Díaz en junio de 2021, se convirtió en el campeón de peso welter de UFC con un nocaut en el quinto asalto sobre Kamaru Usman. Díaz ve mucho significado en ese resultado porque cree que reafirma su estatus en el UFC y el mundo de los deportes de combate.

Contra Edwards, Díaz estaba perdiendo la mayor parte de lo que fue una pelea mediocre, pero Díaz atrapó a Edwards con una gran mano izquierda en el quinto asalto, haciéndolo tambalearse. Díaz no pudo terminarlo, sino que optó por señalar con un dedo burlón a un Edwards atónito, pero esa fue la ofensiva más significativa de la pelea de 25 minutos. En Usman vs. Edwards, el escenario fue muy similar. Usman dominó la mayor parte del camino, pero Edwards ganó con menos de un minuto para el final con un KO.

"Es suficiente para mí", dijo Díaz, refiriéndose a su pelea con Edwards. "Si te dan una paliza, eres el perdedor; yo soy el ganador. Lo único que sucedió en esa pelea entre él y yo fue [el gran golpe en el quinto asalto].

"No me importa cómo haya ido la pelea. Esto es una guerra. Estamos luchando por ciudades y familias. Tu ciudad, familia son todos míos. Acabo de matarte. Y ese es el campeón".

En la mente de Díaz, Edwards siguió lo que se había convertido en un patrón. Para tres de los últimos cuatro oponentes de Díaz, su próxima pelea fue por un título: McGregor, Masvidal y Edwards. Díaz cree que UFC está preparando a Chimaev para eso mismo, una oportunidad por el cinturón, si puede vencer a Díaz.

"Tiene mucho sentido, porque quieren que tenga una pelea por el título", dijo Díaz. "Entonces, ¿contra quién lo hacen pelear? Soy el campeón. Cualquiera con quien pelee obtendrá la pelea por el título. Yo soy el tipo".

play
1:04

Georges St-Pierre opina sobre Chimaev vs. Díaz

La leyenda de MMA comparte sus pensamientos sobre Khamzat Chimaev contra Nate Díaz en el evento estelar de UFC 279.

Díaz vs. Chimaev es un enfrentamiento polarizador que los analistas e incluso otros peleadores de UFC han criticado. Chimaev tiene 28 años y es una de las estrellas en ascenso más importantes de la UFC, un luchador dominante de Chechenia vía Suecia con un récord de 5-0 en la UFC y cuatro finalizaciones. Es muy probable que esté en la cúspide de una oportunidad por el título. Mientras tanto, Díaz es nueve años mayor, tiene 14 años más de desgaste profesional de MMA y ha perdido tres de sus últimos cuatro combates.

La razón de UFC para hacer la pelea es transparente: antes de que Díaz se vaya, la promoción quiere usar su poder estelar para construir el perfil de Chimaev. Es una vieja estrategia comercial de lucha libre profesional aplicada cuando los luchadores estaban saliendo de la región: primero se les hizo perder ante la próxima gran estrella de ese territorio. Chimaev es un favorito de apuestas de -1100, mientras que Díaz es un desvalido de +700, según Caesars Sportsbook.

Nada de esto pasa desapercibido para Díaz, quien se refirió a la pelea como una especie de "castigo". Díaz inicialmente rechazó la pelea de Chimaev el invierno pasado, lo que provocó que UFC extendiera su contrato. Pero después de que Chimaev venciera a Gilbert Burns en UFC 273 en abril, el equipo de Díaz le dijo a UFC que Díaz estaba dispuesto a pelear con cualquiera para cumplir con la pelea final de su contrato. UFC volvió a ofrecerle a Chimaev y Díaz aceptó.

"Tengo que entrar allí y pelear con él por ti muy rápido", dice Díaz. "No estoy motivado para eso, pero haré lo que tengo que hacer y nadie me detendrá. Nunca me sentaré y dejaré que nadie me golpee el trasero".

"La forma en que lo han estado presentando y la forma en que se supone que debo perder, será mejor que me mate. Será mejor que me mate", continúa. "Digamos que lo hace, ¿verdad? Es la siguiente mejor opción y ocupa el puesto número 3 [en el ranking oficial de UFC]. El tipo al que vencí [Edwards] es el número 1. Si pierdo, sigo siendo No. 2 o No. 3".

Lea la nota completa en ESPN.com.