<
>

UFC real o no: ¿La próxima defensa del título de Kamaru Usman será una revancha contra Jorge Masvidal?

play
Usman se mostró dominante ante Burns en el evento principal (0:32)

El peleador nigeriano ahora posee la racha de victorias más larga en la historia del peso wélter de UFC con la victoria sobre Burns en UFC 258. (0:32)

Cuando el presidente de UFC, Dana White, menciona un posible enfrentamiento, crea un efecto dominó de especulación que deja a los fanáticos, los medios e incluso los luchadores tratando de sortear los diversos escenarios.

Después de que Khamzat Chimaev tuvo que retirarse de su pelea del 13 de marzo con Leon Edwards debido a los efectos persistentes del COVID-19, White mencionó a Colby Covington como reemplazo. Entonces, el ganador de Edwards-Covington sería el próximo retador del campeón de peso welter Kamaru Usman.

Pero se pensaba que Covington se encaminaba hacia un enfrentamiento con el amigo convertido en enemigo Jorge Masvidal. Se especuló que los dos serían entrenadores en The Ultimate Fighter y luego se enfrentarían en una pelea de mucho rencor y gran éxito.

¿White mencionó a Edwards-Covington como una forma de indicar que Masvidal estaba fuera de escena por el momento?

Si es así, Masvidal volvió a entrar en la imagen a lo grande el sábado por la noche cuando Usman lo llamó después de detener a Gilbert Burns en la tercera ronda del evento principal de UFC 258. Como era de esperar, Masvidal y su grupo aceptaron con gusto ese desafío por el título.

Entonces, ¿será Masvidal el próximo oponente de Usman?

La división de peso welter no es la única con ese problema. Todavía no hay claridad entre los pesos ligeros, porque White cree que el campeón Khabib Nurmagomedov peleará nuevamente, a pesar de que Nurmagomedov anunció su retiro en octubre. Según White, Nurmagomedov podría arreglar las cosas diciéndole a White que lo dejara en paz. En cambio, White dijo que se volverán a encontrar, lo que le da razones para creer que Nurmagodemov aún no ha terminado.

¿Qué está pasando realmente? Nuestro panel de Brett Okamoto, Marc Raimondi, Jeff Wagenheim y Phil Murphy proporciona algunas respuestas.


¿Masvidal será el próximo oponente de Usman?

Raimondi: Muy real . Antes de UFC 258, habría dicho que no parecía probable. No parecía que sucedería hasta la entrevista posterior a la pelea de Usman con Joe Rogan, cuando Usman realizó una ardiente promoción sobre Masvidal.

Los dos pelearon en UFC 251 en julio pasado, y Masvidal llegó con solo seis días de anticipación después de que Burns se retirara debido a una prueba positiva de coronavirus. Usman ganó por decisión unánime, pero para muchos estaba claro que Masvidal no estaba con toda su fuerza, sin un campo de entrenamiento real.

Usman cree que Masvidal aceptó la pelea porque tenía una excusa incorporada, pero que "no habría excusa" en la revancha. Los dos habían estado intercambiando dardos incluso antes del sábado.

A los pocos minutos de la llamada de Usman, el co-mánager de Masvidal, Malki Kawa, tuiteó que Masvidal aceptaría una oportunidad por el título contra Usman y propuso que los dos entrenarán uno frente al otro en la temporada de regreso de The Ultimate Fighter este verano. White dijo en la conferencia de prensa posterior a la pelea que, si ambas partes lo quieren, UFC estaría interesado.

Y ahí lo tienes. Durante un período de 36 horas, la revancha entre Usman y Masvidal pasó de un segundo plano a algo que parece casi destinado a suceder. Tiene sentido. Luchar contra el extremadamente popular Masvidal fue probablemente el mayor día de pago de la carrera de Usman. Y parece que hay asuntos pendientes.


Colby Covington es un oponente más duro para Leon Edwards, pero le ofrece una mejor oportunidad de pelear por el título.

Murphy: Esto es absolutamente real. Si bien descarrilar el tren de Chimaev habría proporcionado el fuerte retorno que Edwards necesitaba para llamar la atención del público después de una larga ausencia, nadie disponible en la división ofrece el currículum de Covington. El ganador de esta pelea tendría todo el derecho de exigir una oportunidad por el título contra Usman, quien tiene una victoria sobre cada uno de ellos.

Es posible que Chimaev pronto tenga calibre de campeonato, pero como ex campeón interino, Covington ya lo tiene. Covington luchó contra Usman y quizás estuvo más cerca de vencerle que nadie en el UFC --a pesar de la caída temprana que sufrió ante Burns--, ya que el juez Sal D'Amato tenía a Covington por delante en el momento del TKO de Usman en UFC 245. Mientras que la victoria más grande de Chimaev es un nocaut de 17 segundos sobre Gerald Meerschaert, todas las últimas cuatro peleas de Covington, en las que tiene marca de 3-1 con tres victorias dominantes, fueron contra campeones actuales o anteriores de UFC. El peculiar estilo de Covington puede distraer a algunos fanáticos y medios de su increíble talento y trayectoria.

Edwards estuvo entre los nombres más populares de la división luego de su altercado en el pasillo de "tres piezas y un refresco" con Jorge Masvidal el 16 de marzo de 2019, que precedió a su dominante victoria en cinco asaltos sobre Rafael dos Anjos cuatro meses después. Él ha sido olvidado por casi dos años de inacción, provocados por cancelaciones pandémicas y falta de tiempo.

Edwards necesita una victoria sobre un nombre, nuevamente, para exigir la atención que una vez se ganó. Chimaev era eso, absolutamente. Covington también lo es, pero con credenciales adicionales.


White tiene razón: la disposición de Nurmagomedov para reunirse significa que la puerta permanece abierta para su regreso

Okamoto: Quiero decir ... no realmente. No. Esto no es real. El hecho de que Nurmagomedov no niegue la invitación a cenar de White no significa que tenga interés en pelear nuevamente. Todo lo que hemos escuchado del propio Nurmagomedov se ha alineado con una verdad muy simple: lo ha hecho. Logró lo que quería, y no hay nada que le interese en este momento. Aquí es donde diré, sin embargo, creo que la puerta aún está abierta para que Nurmagomedov vuelva a pelear.

Ahora, no creo que sea probable. Apostaría en contra de verlo pelear de nuevo. Pero observe lo que dije antes: no hay nada que le interese a Nurmagomedov en este momento. Si uno de estos pesos ligeros se eleva por encima del resto y comienza a verse imbatible, creo que Nurmagomedov es el tipo de competidor que al menos consideraría regresar y mostrarnos a todos quién es el jefe. E incluso, si surgiera la oportunidad adecuada en peso welter, es posible. Pero debería considerarse una posibilidad remota y nada de que él haya cenado con White a fines de este mes significa que Nurmagomedov regresará pronto.


Jon Jones luchando por el título de peso pesado sería la pelea más grande de 2021

Wagenheim: Real. No puedo pensar en nada que pueda ser más grande. Claro, una pelea de Conor McGregor probablemente vendería más PPV, pero eso de ninguna manera eclipsaría el debut de Jones en el peso pesado, en términos de magnitud competitiva e histórica.

Desde que irrumpió en la escena de las MMA y aplastó a todos en su camino para convertirse en campeón de UFC hace una década, Jones no ha tenido rival. Y a medida que avanzaba como la fuerza más dominante del deporte, y los fanáticos y los expertos intentaban explicar qué lo hacía invencible, surgió una narrativa predominante: Jones, un largo y delgado peleador de 6 pies 4 pulgadas (1.95 metros), era simplemente demasiado grande para otros pesos semipesados. Bueno, estamos a punto de ver cuánto de la destreza de Jones tiene que ver con el tamaño, ahora que está interviniendo con los tipos grandes.

Y Jones no intervendrá con cualquier chico grande. El hombre al que buscará destronar será el mayor peso pesado en la historia de las MMA, Stipe Miocic, o el artista del nocaut más explosivo de la división, Francis Ngannou. Miocic ha hecho más defensas del título que cualquier campeón de peso pesado que haya reinado en UFC, devastando oponentes con un récord de división de 1,525 golpes en el camino. Ngannou no ha aterrizado ni cerca de tantos golpes, porque no ha tenido que hacerlo. Cuando desafíe por el cinturón en el UFC 260, Ngannou entrará en una racha de cuatro victorias consecutivas: nocauts en 45, 26, 71 y 20 segundos. ¿Puede Jones mantenerse fuera del camino de una de esas bolas de demolición?

Agregando a la intriga alucinante de un enfrentamiento entre Jones y Miocic: el último hombre en derrotar a Miocic fue Daniel Cormier, a quien Jones venció dos veces (aunque la segunda victoria fue anulada a un no contest después de que Jones falló en una prueba de drogas). Algo que juega a favor de Jones si se enfrenta a Ngannou: lo que atormentó al camerunés en su primera oportunidad por el título, en 2018, fue su incapacidad para defenderse de los derribos de Miocic, y Jones es un luchador de élite. Esto va a ser muy divertido, sin importar quién se pare al otro lado de la jaula de "Bones" Jones.

La única forma en que los tópicos acumulados sobre el debut de Jones en el peso pesado en 2021 no serían reales es si termina no habiendo una pelea por el título de Jones este año. Él ha marcado en redes sociales que aún no ha llegado a un acuerdo financiero con UFC para regresar al octágono. E incluso, si Jones llega a un acuerdo y está listo para entrar en la jaula, no olvidemos que mientras Ngannou no pierde el tiempo cuando hay una pelea frente a él, Miocic, quien defiende el cinturón el 27 de marzo, solo ha peleado una vez en cada uno de los últimos tres años.


Wonderboy sería el oponente perfecto para el regreso de Nate Díaz

Raimondi: Bueno, eso sería un emparejamiento estilístico interesante, y no solo en el octágono, pero no estoy seguro de que diría "perfecto". Voy a ir "no es real" en este caso. No estoy muy seguro de que "Wonderboy" contra "Stockton Bad Boy" tenga mucho sentido en este momento, a pesar de que Thompson indicó que estaría interesado.

En la entrevista de Díaz con Ariel Helwani la semana pasada, mencionó dos nombres con los que le gustaría pelear: Dustin Poirier y Charles Oliveira. Pero Díaz quiere pelear solo en 165 libras o más, no en la división de peso ligero que ocupan Poirier y Oliveira. Eso parece un poco extraño, ¿verdad? ¿Por qué Díaz querría pelear con dos pesos ligeros en una categoría de peso intermedio o superior? Sí, es extraño. Pero tampoco estoy en contra de que Díaz transmita un mensaje en contra de la reducción de peso. Quizás Díaz se haya adelantado a su tiempo en este punto de la misma forma que lo estuvo con la marihuana, que se ha vuelto cada vez menos estigmatizada en el deporte en los últimos años.

Thompson no estaba en la lista mencionada y Díaz dijo específicamente que no estaba realmente interesado en ninguno de los contendientes de peso welter. Eso no quiere decir que no sea una pelea divertida. No tengo idea de cómo sería eso entre las técnicas basadas en el karate de Thompson y el boxeo de Díaz y el jiu-jitsu brasileño. En su mayor parte, "Wonderboy" es una pesadilla estilísticamente para los oponentes. No suele haber una larga lista de enemigos que quieran competir con él. No es que Díaz sea de los que dejan pasar un desafío fascinante, pero Thompson realmente no es el tipo al que quieres enfrentar después de más de un año de descanso.

Me gusta la idea de que Thompson se enfrente a Michael Chiesa a continuación en una batalla de pesos welter en aumento. En cuanto a Díaz, realmente creo que Oliveira es un golpe brillante. Oliveira dijo que no estaba interesado en Twitter a principios de esta semana. Pero debería reconsiderarlo. Oliveira parece ser el extraño en el peso ligero con Poirier y Conor McGregor vinculados a una trilogía este verano y habla de Justin Gaethje contra Michael Chandler. Una pelea contra Díaz sería la más grande de la carrera de Oliveira con el potencial de conseguirle una victoria contra uno de los nombres más populares de UFC. Eso es una obviedad para Oliveira y todavía un camino hacia el título de peso ligero.