<
>

McGregor a Kabib: 'Esta guerra no ha terminado'

play
Vergonzoso final en el UFC 229 (0:49)

Khabib Nurmagomedov provocó una pelea con la esquina de Conor McGregor tras retener el campeonato de peso ligero. (0:49)

Conor McGregor habló sobre la notoria pelea que se desató después de su derrota ante el campeón de peso ligero Khabib Nurmagomedov en el UFC 229 en octubre, ofreciendo su perspectiva en detalle por primera vez en una entrevista reciente con el gurú de la autoayuda Tony Robbins.

En la entrevista, que fue grabada a principios de abril, McGregor dijo que sentía que había aterrizado el último golpe de la noche y expresó su deseo de una revancha con Nurmagomedov.

"Al final del día, aterricé el golpe final de la noche, justo en el ojo de su hermano", dijo McGregor en el podcast de Robbins. "Aunque el combate no fue a mi manera, la pelea fue a mi manera. Y confía en mí cuando te lo digo Tony, esta guerra no ha terminado. Si esta pelea no vuelve a suceder, si no se reinicia, es por ellos. Ellos están huyendo. Estoy aquí por la pelea y aquí por la revancha".

Nurmagomedov, de 30 años, venció a McGregor en octubre por sumisión en el cuarto round. Inmediatamente después, la violencia se derramó fuera del octágono. Nurmagomedov, McGregor y su gente de la esquina fueron suspendidos y multados por la Comisión Atlética del Estado de Nevada (NSAC) por sus papeles en la trifulca.

Después de lograr la sumisión de McGregor, Nurmagomedov se involucró en un intercambio verbal con los ayudantes de la esquina de McGregor, luego subió a la jaula y dio un salto hacia ellos. Nurmagomedov y Dillon Danis, un compañero de equipo de McGregor, se lanzaron golpes mientras la seguridad intentaba romper las cosas.

De vuelta dentro de la jaula, McGregor vio lo que estaba pasando, corrió en dirección a Nurmagomedov y saltó sobre la jaula. McGregor fue recibido allí por Abubakar Nurmagomedov, uno de los compañeros de equipo de Khabib a quien McGregor se refirió erróneamente como el hermano de Khabib, quien también estaba tratando de unirse a la lucha fuera del Octágono.

"Lo vi allí, fue como un regalo de Navidad", comentó McGregor. "Estaba justo allí. Simplemente lo golpeé justo en la cavidad del ojo. Comenzamos a pelear en la parte superior de la jaula. Estaba roto".

Una vez abajo de la parte superior de la jaula, McGregor dijo que se colocó de espaldas contra la cerca para ver cualquier peligro potencial que se le presentara. McGregor dijo en ese momento que no sabía quién era la seguridad y quién estaba allí tratando de golpearlo.

"Lo que sucedió fue que dos de sus compañeros de equipo corrieron y saltaron sobre [la jaula]", dijo McGregor. "Justo detrás de mí. Para mí, con mi mentalidad, fue fascinante para mí mirar hacia atrás. Debido a que llegué a un lugar seguro, estaba bien. Llegué a un lugar donde estaba consciente. Podía ver cualquier amenaza que se aproximara y lidiar con eso. Ellos vinieron justo sobre mi espalda. Justo sobre mi espalda".

Los dos compañeros del equipo de Nurmagomedov a los que se refirió McGregor fueron Zubaira Tukhugov, quien se involucró en golpes con McGregor, y Esedulla Emiragaev, quien conectó golpes a la cabeza de McGregor desde atrás. Funcionarios de seguridad y la comisión separaron a los hombres. Entonces Abubakar Nurmagomedov y McGregor se metieron de nuevo en eso.

"El último fue el hermano original que estaba en la parte superior de la jaula", dijo McGregor. "Él se soltó de la seguridad, corrió a 100 millas por hora hacia mí. Lanzó una mano derecha. Cuando lanzó la mano derecha, lancé una mano izquierda. Boom. Hay una imagen, una imagen aérea, de la mano derecha simplemente rozando mi cara y mi mano izquierda simplemente aterrizando en su cara. El golpe final de la noche. Así que eso es. Yo gano".

McGregor, de 30 años, no ha peleado en la UFC desde esa pelea. Fue suspendido por seis meses, retroactivo al día de la pelea, y multado con $50,000 por la comisión de Nevada.

El NSAC suspendió a Khabib Nurmagomedov durante nueve meses y lo multó con $500,000. Se espera que Nurmagomedov regrese en septiembre y defienda su título contra el campeón interino Dustin Poirier.

No hay un calendario para el regreso de McGregor, y él le dijo a Robbins que quiere "lo que merezco" de la UFC: regresar al Octágono.

"Sólo quiero mi valor", le dijo a Robbins. "Hay mucha política en el juego. El juego de lucha está lleno de tiburones. Pero yo soy la ballena de caza, así que quiero lo que es mío, y eso es lo que obtendré: lo que merezco".

McGregor todavía está buscando una revancha. Dijo que se rompió el pie 2 semanas y media antes del UFC 229 cuando pateó a un compañero de entrenamiento que estaba intentando un derribo. McGregor dijo que dos de sus dedos de los pies estaban doblados hacia atrás, y un médico tuvo que entrar en la jaula y recolocarlos. Dijo que su pie se hinchó "como un globo" y que probablemente debería haber reprogramado la pelea de Nurmagomedov, pero decidió no hacerlo.

"Quería competir", dijo McGregor. "Quería entrar allí".

McGregor admitió ante Robbins que tuvo "fallas en el compromiso" para luchar en el camino hacia esa pelea. Y el pie lesionado le hizo más difícil bajar de peso. McGregor dijo que estaba gravemente deshidratado y que no durmió durante 48 horas antes de los pesajes.

McGregor agregó que sentía que su mentalidad era demasiado defensiva en el campo de entrenamiento, lo que va en contra de su estilo de "ataque".

"Le di mi respeto. Felicidades, ganó el combate", apuntó McGregor sobre Nurmagomedov. "Veamos qué pasa la próxima vez. Confío en que lo volveremos a lograr. Vamos de nuevo. Soy humilde en la victoria o la derrota, no importa qué. Es un deporte al final del día. Un deporte espantoso, pero un deporte".