<
>

Alexa Moreno, una verdadera guerrera azteca

ESPN

Todo el esfuerzo valió la pena, ahora Alexa Moreno consiguió un histórico cuarto lugar en Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos siempre nos dejan historias para recordar, desde medallas, récords batidos o esos atletas que llegan a la meta dejando el último aliento para cumplir su sueño. Pero si algo ha caracterizado a Tokio 2020 es la resiliencia de cada uno de los integrantes que han hecho posible que la justa veraniega se lleve a cabo.

Después de un año y medio de pandemia, de que los juegos tuvieran que ser retrasados y de la incertidumbre hasta hace unos meses de si se realizarían o no, hoy afortunadamente la plática va mas allá de lo vivido, la plática está dentro de los estadios, y lo que cada uno de los deportistas están dando en sus competencias. Pero una historia que cabe destacar, no importa si no eres mexicano o si no te gusta la gimnasia, es la de Alexa Moreno, la nacida en Mexicali quien acaba de obtener el cuarto lugar en salto de caballo. Pero, ¿por qué es tan especial la historia de la mexicana? ¿Por qué el haber quedado en cuarto lugar es algo de tanta admiración? Aquí te lo cuento.

La mayoría de la gente conoció a Alexa no por lo que deberían, muchos recordarán que en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 la gimnasta fue víctima de cyberbullying debido a su aspecto físico y a pesar de haber quedado en la posición número doce de la justa, no se le reconoció la gran actuación que tuvo en un deporte poco apoyado en México. De ahí, Alexa tenía dos opciones, dejarse llevar por las criticas o dejar atrás lo vivido y seguir con la frente en alto, y la mexicana tomo la decisión más difícil, la de callar a sus detractores y demostrar el por qué es una de las mejores atletas del país.

De ahí la carrera de Alexa Moreno creció como espuma. En el 2018 obtuvo medalla de bronce en el Mundial de Gimnasia Artística celebrado en Doha, solo por detrás de la canadiense Shallon Olsen y la gran favorita, Simone Biles, un hecho histórico al ser la primera mujer mexicana en conseguir una medalla en una competencia así. Un año después, Alexa fue reconocida con el Premio Nacional del Deporte, y terminó en tercer lugar del ranking mundial en los clasificatorios de la Federación de Gimnasia celebrados en Bakú, y cuando estaba lista para realizar su última presentación en la justa veraniega, llegó la pandemia.

El aplazamiento de Tokio 2020 no iba a ser impedimento para una Alexa Moreno que se caracteriza por dar lo mejor de sí en todo lo que hace, no solo en el deporte, pasa lo mismo en los otros aspectos de su vida. La estudiante de arquitectura se encuentra en el penúltimo semestre de la carrera, le faltan dos materias para poder graduarse, algo nada sencillo si tomas en cuenta que el único tiempo que tiene para poder entregar las tareas es durante los espacios libres que tiene de su entrenamiento, los cuales son pocos. Un día normal para Alexa, comenzaba muy temprano en la mañana para ir tres horas y media a entrenar, de ahí se iba a rehabilitación, comía, hacía tareas de la universidad para después regresar a entrenar de 4:30 pm a 8:00 pm, y cerrar el día de nuevo en terapia física, así de lunes a sábado.

Sin embargo, esta rutina se vio afectada por diferentes motivos. Primero, su entrenador Alfredo Hueto y parte de su equipo deportivo tuvieron COVID-19, un mes después es la misma Alexa la que se contagió, afortunadamente todo salió bien y se resumió en un par de días de gripa fuerte. En cuanto se recuperó volvió trabajar, pero en uno de los entrenamientos se lastimó el hombro, y en ese momento tanto ella como su equipo supieron que era una lesión que necesitaría operación, pero la prioridad de llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio era mayor, y por eso Alexa decide retrasar la cirugía.

Dispuesta a seguir con su preparación de la mejor forma posible, Moreno se va a entrenar a Hermosillo, Sonora, con la entrenadora Mary Carmen Valenzuela, una de las piezas fundamentales para su preparación final, sin embargo, al poco tiempo de llegar se enferma de tifoidea y por si fuera poco una nueva lesión, esta vez en el pie.

Los últimos 7 meses no fueron nada sencillos para Alexa, hubo un momento en el que la gimnasta tuvo que lidiar con las lesiones del hombro, del pie, las secuelas de las enfermedades y la escuela, todo al mismo tiempo, sin embargo, en ningún momento quiso tener algún tipo de consideración y si tenía alguna complicación encontraba la forma de salir adelante. Otro claro ejemplo fue el hecho de no contar con los aparatos necesarios para sus entrenamientos y haberlos pagado con lo que ganó cuando le otorgaron el premio nacional del deporte.

Todo ese esfuerzo valió la pena, ahora Alexa Moreno consiguió un histórico cuarto lugar en Juegos Olímpicos en el salto de caballo, solo 17 centésimas por debajo de la Sudcoreana, Seojeong Yeo. Muchos no sabíamos todo lo que tuvo que pasar Alexa previo a Tokio, solo dominábamos que la gimnasta llegaba a la justa veraniega con mucha hambre por una medalla. Pero ahora que sabemos su historia, es increíble el pensar todo lo que hubo detrás de ese cuarto lugar. Empezando por las horas de rehabilitación con su fisioterapeuta, Daniela Cueva, un gran equipo de entrenadores, amigos, familia, representantes y patrocinadores que sabían y acompañaron a la mexicana en todo momento, para que hoy sea una de las más grandes atletas de la historia de nuestro país.