<
>

Despiden a Enriqueta Basilio, símbolo de la liberación femenina y el olimpismo

Enriqueta Basilio fue estandarte del femenismo y la lucha por defender a los atletas mexicanos. Graciela Reséndiz

MÉXICO -- Enriqueta Basilio encendió el pebetero de los Juegos Olímpicos en México 1968 y, con ello, se convirtió en la primera mujer en realizar dicho acto; al mismo tiempo, iniciaba el movimiento femenista en el deporte mexicano, el compromiso por los atletas y el empeño de una deportistas a la que recuerdan como "la pequeña gacela".

Familiares y amigos, como Felipe ‘Tibio’ Muñoz, Daniel Aceves, Pablo Garrido Lugo y Joel Ayala Almeida, recordaron alguna historia compartida con la mujer que presidió una asociación que apoya deportistas, aportan material de entrenamiento.

En la capilla de la funeraria Gayosso, hubo arreglos florales del Comité Olímpico Mexicano, cuyo presidente, Carlos Padilla, se encuentra comisionado en Panamá; así como de Ernesto Zedillo Ponce de León, ex presidente de México y ex compañero de Queta.

El féretro arribó alrededor de las 20 horas y fue hasta pasadas las 22 horas cuando fue colocado en una capilla, donde ya lo esperaban amigos y allegados.

La connotada mexicana hizo historia por ser la primera mujer en el mundo en darle vida al pebetero en un momento en que “el machismo” dominaba en todos los países, a decir de Pablo Garrido Lugo, quien hiciera el juramento deportivo en México 68.

Don Pablo recuerda a Queta con mucho cariño; la consideró su amiga y gran compañera. Cuenta que estuvo muy cerca de ella desde aquellos tiempos.

“Fue una atleta toda entrega; dedicó la mitad de su vida con dignidad para representar el deporte de un país. Era nuestra pequeña gacela”.

Señala que un año antes de esos Olímpicos “me dijeron que ella sería la que prendiera el pebetero. Se pensó en Enriqueta por la liberación femenina, por eso de la globalización”.

Añadió que “fue como un estandarte de los Juegos Olímpicos modernos. En ese momento era nuestra campeona; le había ganado a Mercedes Román Casillas”.

Dijo que después de los Olímpicos “ella y más atletas hicimos la Asociación de Cultura y Deporte. Queríamos dignificara los deportistas de alto rendimiento”, añadió el también actor.

“Enriqueta era la presidenta de esa asociación. Les dábamos material deportivo a varias asociaciones, exento de impuestos”.

Como el titular de Medallistas Olímpicos de México, el ex deportista Daniel Aceves está apoyando a la familia de Queta con todo tipo de trámites.

“Fue un parteagüas en el empoderamiento de la mujer en torno a los Juegos Olímpicos”, manifestó Aceves, quien lamentó el deceso de Basilio. “No podría entenderse la historia del olimpismo mexicano e internacional sin considerar la presencia de Enriqueta Basilio”.

El ex luchador consideró es un ícono permanente, pues está presente en el Museo Olímpico de Lausana, capital mundial del olimpismo.

“Como mexicano me siento muy satisfecho del relieve que le dieron los curadores y que magnifican no solo los Juegos de México sino la participación total de Enriqueta”.

Resaltó la valentía de Basilio, quien sacó adelante a sus hijos después de quedar viuda muy joven por la muerte de quien fuera su esposo, el ex basquetbolista mexicano Mario Álvarez, apodado ‘Yaqui”, fallecido en un accidente aéreo.

La partida de Enriqueta Basilio se da en el marco del 51 aniversario de los Juegos Olímpicos México 1968.