<
>

Serena Williams y la sed de gloria que nunca sacia

play
Serena Williams, entre la frustración de su ¿último? Wimbledon y la ilusión del US Open (1:06)

La exnúmero uno del mundo repasó su vuelta al circuito y develó con ansias su deseo de un Major más. (Fuente/YT Wimbledon). (1:06)

Los regresos al tenis profesional nunca son sencillos, más si se vuelve de una lesión y con una edad avanzada para un deportista de elite. Lo de Serena Williams (1204ª del ranking WTA) era algo que podía pasar. Su derrota en primera ronda de Wimbledon ante Harmony Tan (115ª) solo puso a la vista de todos que la 23 veces campeona de torneos de Grand Slam también es humana.

Casi un año tuvo que pasar para que la ex número uno del mundo vuelva a pisar el verde césped de la cancha central del All England Lawn Tennis. La última vez fue ante Aliaksadra Sasnovich (35ª), recordado partido donde un resbalón le propició una dura lesión.

Sin embargo, con una Serena renovada, su cabeza está puesta en regresar a su mejor nivel tenístico: "Físicamente estuve bien. Me desplacé bien y devolví bastantes bolas. También en los entrenamientos me estoy moviendo bien. No me ha sorprendido (sobre Harmony Tan), porque sabía que estaba haciendo las cosas bien. Mi reacción inmediata es querer ir a las pistas de entrenamiento: no he jugado tan mal y he estado muy cerca de ganar. Es un partido que hace que me diga a mí misma: "Serena, puedes hacerlo si quieres", comentó la norteamericana en conferencia tras la derrota.

Ya habiendo despedido Wimbledon y ya enfocada en lo que será el último tramo de la temporada, la ilusión por hacer una buena performance en el tercer Grand Slam de la temporada la dejó más disconforme de lo esperado: "Hoy lo di todo pero no estoy conforme. Quizás mañana hubiese podido dar más, quizás hace una semana hubiese podido dar más, pero hoy di todo lo que tenía. En algún momento debes hacer las paces con ello. Y eso es todo lo que puedo hacer. No puedo cambiar el tiempo: en el día de hoy, esto es todo lo que podía dar".

Con aquellos recuerdos de la pequeña y soñadora Serena de 17 años que se convirtió en el centro de atención de todo Nueva York, hoy con 40 y madre de una hija, los deseos de levantar una vez más aquel trofeo siguen más vigentes que nunca: "Cuando estás en casa, especialmente en Nueva York, y sabiendo que el US Open es el primer Grand Slam que gané... definitivamente es algo super especial. Tu primera vez siempre es especial. Tengo muchísima motivación por mejorar y por jugar en casa", enfatizó la tenista que está a un sólo Major de igualar a Margaret Court, quien posee 24 en su palmarés.