<
>

Wozniacki: "No sé si seguiré jugando; lo pensaré detenidamente"

En seria duda. Así atraviesa estos días Caroline Wozniacki. La danesa, ex-N°1 del mundo y campeona de Grand Slam, aseguró que no sabe si seguirá siendo tenista profesionalmente.

Tras un irregular 2019, estuvo cerca de quedarse afuera del Top 40 del ranking mundial de la WTA. A los 29 años, con su vida amorosa resuelta y la vertiente económica más resuelta todavía, duda sobre su futuro inmediato. Tuvo problemas por una enfermedad y ahora, en una entrevista con local Sport TV2, que reproduce el sitio www.puntodebreak.com, dejó abierta la puerta para el retiro.

Hace poco, su hermano dio a entender que Caroline jugaría en 2020, aunque ella dijo hace casi dos meses que su meta era recuperarse para volver lentamente. Ahora ni se atreve a responder a la pregunta sobre un eventual adiós al circuito. “Todavía no sé si seguirá jugando, es algo que tengo que pensar detenidamente. De momento, quiero pasar un tiempo agradable en familia. Decida lo que decida, fue un viaje asombroso”, confiesa una mujer que siempre dejó claro en su carrera que no se veía jugando más allá de los 30 años.

La gran sorpresa del reportaje llegó cuando le preguntaron por el momento más especial de su carrera. “Está claro que ganar un Grand Slam o ser la número uno del mundo son logros enormes para un tenista pero, personalmente, no creo que existe algo más grande que ser la figura principal de Dinamarca. En este caso, siendo abanderada en los Juegos Olímpicos. Es algo realmente grandioso, algo que siempre recordaré con una sonrisa y mucho orgullo. Algo que algún día espero enseñarle a mis hijos”, rememoró sobre su papel en Río de Janeiro 2016.

Wozniacki será siempre una de las figuras más importante del tenis femenino en estos últimos 15 años. “En 2001 no sabía para qué me estaba preparando. Tampoco sabía lo difícil que sería todo ni la cantidad de baches que encontraría en el camino. Hubo muchas personas que pensaron que estaba un poco loca al decir aquello, decir que algún día sería la número uno del mundo, desde luego no era algo a lo que estábamos acostumbrados en Dinamarca".

La bella jugadora remató: "Siempre hubo personas que me dijeron que era algo imposible, que no lo lograría, pero yo siempre tuve mucha fe en mí misma”. Sin dudas, una luchadora, que ahora lucha, justamente, por definir qué hacer de su futuro...